jueves, 30 de abril de 2009

Hasta siempre, Ismael

Ha muerto Ismael González Lorente. Destacamos todos los medios de comunicación su enorme papel al frente de la Agrupación Sardinera. Ante todo, creo que conviene resaltar que era una gran persona. Eso es lo más importante. Tenía 52 años. No es edad para marcharse. Ninguna edad lo es. De nuevo, la cercanía de la Parca nos coloca donde no queremos, en ese precipicio del dolor ante las ausencias, que suman más pena de la que somos capaces de aceptar.

Muchas son las personas queridas que se nos han ido en los últimos años. Cuando uno se hace mayor también añade, al currículum vital, esa soledad que provocan las despedidas que se nos acumulan.

Duele. Su Dios del Olimpo, quizá todas las deidades, puede que el Plutón que veneró con su grupo, le acogen en alguna parte, en todas probablemente. Echaremos de menos esa mirada tan particular, ese tono sosegado, ese saber estar con su presencia grande y moderada.

Se va un hombre de ingentes cualidades. ¡Larga vida a lo que fue, a lo que es, a lo que nos legó! No olvidemos, como advertimos en él, que la seriedad y el buen humor pueden caminar en una comunión perfecta. Hasta siempre, Ismael.

Juan TOMÁS FRUTOS.

No hace falta vencer

Me cautivas con una honradez que me dispone con la mejor intención. No vencemos, pero tampoco nos hace falta.

Entre fierezas

Nos apuntamos para ganar unas partidas que posteriormente regalamos. No debemos vivir entre fierezas.

Diferir de cautelas

Me adentro en tu nueva visión de una realidad que nos hace diferir de las cautelas que otros nos venden.

Superficialidades

Hemos tomado las riendas de un destino que nos supera con superficialidades.

Otra naturaleza, otras cosas

Sentimos que el amor lo es todo. No podemos refugiarnos en la naturaleza de otras cosas. Varíamos.

En la bella noche

Nos merecemos una realidad cargada de distingos. Hemos sido en la bella noche.

Tónica diversa

Debo ir y volver con una ligereza que nos propone seguir con una tónica diversa, mejorable.

Hoy gana

Destronamos esos recursos que se impusieron a la mejor de las realidades, que hoy nos gana.

Nuevas muestras

Adecúas lo bueno, lo malo, lo que tiene sentido. Hemos servido nuevas muestras.

Espacios que no son

Mueves una ficha que no nos pertenece. Frecuentamos espacios que no son.

Feliz y convencido

Me regalas un caramelo con el que soy feliz. Pienso que nos convencemos.

Visiones de otros instantes

Diseñamos algunos afluentes. No podremos negar las visiones de otros instantes.

Nos aproximamos

Compruebo ese momento que haremos compartido para ser un poco más cercanos. Nos aproximamos.

Amor disimulado

Disimulo mi amor. Lo que es tuyo deber ser mío hasta el final. Nos entendemos.

Frescura y cariño

Vigorizamos un amor o dos. Nos hemos movido hacia una frescura que no es cariño.

Otros tiempos

Temblamos ante todo lo que existe. Somos en la noche de otros tiempos.

Amor eterno

Pienso en esa verdad que hoy exprimimos juntos. Hemos jurado un amor eterno.

Señales que suben y bajan

Ganamos. Hemos tomado las respuestas como bases más auténticas. Nos hemos puesto entre proyecciones que nos ponen con señales que suben y bajan.

No nos abrimos

Hemos reclamado ser entre nuevas caricias que nos quitan lo que es base para acuerdos de suposiciones planificables. No nos abrimos.

Amores no eternos

Rozamos algunas caricias con garantías que nos ponen entre objetivos repetidos. Nos sentamos donde sea menester. Pactamos amores que no serán eternos.

Procesos equivocados

Apostemos ideas en los sitios estratégicos. Exigimos calma. Quizá nos equivocamos ocn los procesos.

Importes nuevos

Prolongamos las caricias con devoluciones que nos ponen en la verdad del compromiso. Sumamos importes nuevos.

Mermamos las noches

Agravamos las posturas de quienes pensaron en regresar. Nos gusta lo que somos. Mermamos las noches.

Demoras insistentes

Vacilamos. Adoptamos las carencias como parte de una verdad que vuelve con insistentes demoras.

Gravedad del desamor

Padecemos soledades que nos dejan sin bondades. Nos animamos. No diremos que vale. Permanecemos en las carencias. La gravedad se llama desamor.

Nos fundamentamos

Tendremos que darnos un poco de fuerza. Lo fundamental nos imprime más carácter. Nos fundamentamos.

Preferencias rescatables

Somos en domingos que se vuelven lunes con todos los días que nos consuelan con preferencias rescatables.

Suavidad con sueños

Complicamos algunos motivos. Hemos sentido que estamos preparados. La suavidad viene con los sueños.

Acceso mayor

Provocamos más normalidad con la que combatimos hasta ser lo que debería ser acceso casi mayor.

Sentimientos molestos

Predecimos una verdad enorme. Nos complicamos algunas noches que son evitables. Nos colapsamos con sentimientos molestos.

Vientos consentidos

Despejamos algunas incógnitas. Nos acercamos a grados que nos promueven para ser entre vientos consentidos.

Certeza de otros instantes

Hemos atemperado la vida con la que nos movimos con negaciones rescatadas de la certeza de otros instantes.

Es lo que es

Vivimos en la verdad que nos propone seguir con un nacimiento que nos pone en la duda que es lo que es.

Noches que son más

Elegimos algunas impaciencias. Nos consentimos. Hemos puesto la verdad entre alertas con noches que son más.

Aplanados

Necesitamos ajustarnos a vivencias de otros momentos. No podremos repartir lo que es. Nos aplanamos cuando vemos que el amor nos huye.

Noticias que regresan

Avanzamos con apuestas. Nos amoldamos con fermentos de besos que se gestan con noticias que regresan.

Cunde el miedo

Nos protegemos con imposiciones que nos hacen pagar deudas de otros. Nos falta amor, pues la acción se queja en exceso y el miedo cunde.

Ambiciones para quedar

Nos protegemos. Hemos sido en la adaptación más permanente. No podremos quedar si no tenemos ambiciones.

Notoriedad anónima

Bajan las preferencias de otros instantes que pueden. No celebraremos las carencias. Nos daremos una cierta notoriedad anónima.

Pequeñas caricias

Caemos mientras nos contamos que somos alcanzables. Nos hemos consentido pequeñas caricias.

No quedaremos

No sé si nos podemos ayudar en la noche. Las fórmulas no recrean los sueños, no como antes. No quedaremos.

Amores más profundos

Nos pasa de todo. Hemos pedido que las conversaciones nos recreen con postulaciones de amores más profundos.

Insistentes desdichas

Cerramos y cercioramos algunos planteamientos que vuelven con resortes que nos pueden con insistentes desdichas.

Tiempos en la nada

Cumplimos con complejidades que nos hacen vivir en la noche de cuatro elementos que son tiempos en la nada.

Más y mejor

Nos debemos dar una cierta eficacia en las razones que compartimos. Nos debemos movilizar más y mejor.

Menos severos

Te aseguro que podremos seguir con regresos intermitentes. Nos conmutamos para ser menos severos en los fracasos.

Miramos más consecuencias

Somos de esos que ven en la medida que la retirada nos golpean con reglas que no comprendemos. Miramos más consecuencias.

Esfuerzos aglutinados

Hemos quedado con unidades que nos resuelven lo mejor. Hemos aglutinado algunos esfuerzos.

Un tanto atrás

Tenemos que proponernos ser. Hemos apostado todo lo fuerte que hemos podido. Nos quedamos un tanto atrás.

No regulamos los sentimientos

Tenemos que exigirnos un poco de más caricias. Nos hacen sentirnos mejor. No regulamos los sentimientos.

Eficientes en el amor

Busco en ti quién eres. Nos sumamos con necesidades que nos proponen continuar. Seremos más eficientes en el amor.

martes, 28 de abril de 2009

Nuevas opciones

Nos damos conocimientos. Hemos expresado lo que nos amamos. Nos ponemos en marcha. Nos regalamos nuevas opciones.

Buenas explicaciones

Recibimos apoyos ingentes. Nos entendemos de muchos modos. Nos damos buenas explicaciones. Nos defendemos. Nos queremos.

Nos acompañamos

Hablaré. Nos pedimos un poco de movilización para tocar ese amor que fue y es momento. Nos acompañamos.

Solicitud de amor

Nos amamos. Las diferencias nos han de servir para unirnos aún más. Nos hemos mostrado una gran solicitud de amor.

Presentimiento grande

Defiendo algunas bases. Nos planificamos para tocar esos momentos que fueron abandonos con el presentimiento más grande.

El escenario que hemos compartido

Reformamos lo que hemos pensado. El amor nos cruza el corazón con tareas que nos aminoran. No veo el escenario que hemos compartido hasta ahora.

Evitar urgencias

Apuntamos muy alto. Hemos conocido que el fin está cerca, si no ha llegado ya. Hemos de evitar urgencias.

Más especialidad

No vamos a aprovechar errores de visión. Subimos y bajamos sin mayores consecuencias. Nos damos malos resortes. Nos hemos dado algo de más especialidad.

Una nueva moda

Nos damos unos resultados que podemos formalizar en la nueva noche. Nos aprovechamos. Hemos digerido una nueva moda.

Lo formal

Impulsamos la ilusión con objetivos fundamentales. No podemos seguir con apresamientos en las nuevas noches. Nos agradecemos lo formal.

Como sea

No podemos llegar a ese vértice que nos ubica con ventajas enormes. Nos vamos como sea.

Nos ponemos en forma

Los puntos iniciales nos llevan con hechos y simulaciones que son fines con controles de todo género. Nos ponemos en forma.

Decidimos

Nos quejamos un poco más. Hemos sido. La noche nos viene con urgencias que no vemos. Decidimos.

Nos damos equivalencias

Te he contado quién soy. Nos aprovechamos de amores densificados. Nos damos equivalencias.

Base de una nueva elección

Queremos llenarnos de espacios nuevos. No proyectamos las ilusiones como base de una nueva elección.

Hasta dónde podemos llegar

No sé si seré. Nos hemos puesto a vivir entre premios que nos consuelan con reglas que nos dirán hasta dónde podemos llegar.

Amor que debe incrementarse

Ponemos de relieve lo que sentimos. Empezamos a vivir. Nos quedamos con la boca abierta. Nos preocupamos por el poco nivel de este amor que debe incrementarse.

En comunión

Reforzamos quiénes somos. No debemos dejar en otra parte lo que hemos de llevar en comunión.

Más confianza

Dirigimos la memoria hacia esa amistad que nos hace contar con lo que no es nuestro. Nos modificamos para otorgarnos más confianza.

Noches menos oscuras

Tenemos causas de fuerza mayor. No sé si somos en esta especie de conexión. Nos reforzamos con noches menos oscuras.

Negaciones claras

Nos observan con resortes nuevos. Iré a conocerte. Nos damos un cierto control. Nos mostramos con negaciones claras.

Las condiciones siguen

Estudiamos algunas caricias que nos podrían dar tranquilidad. No nos recordamos. Las condiciones siguen.

Nos señalamos relatividades

Hemos insistido con problemas mínimos y hasta máximos. Tenemos que cambiar algunos cromos. Nos señalamos relatividades.

Nos rondamos

Ajustamos lo que somos. Hemos tomado la tarea de llegar un poco más allá. Nos hemos podido ver. Nos rondamos.

Amistades que crecerán

Pensamos en ser. Hemos adecuado el discurso que fue nuestra forma de ser con una sombra de amistades que irán creciendo.

Besos en el nuevo comienzo

Abundamos en novedades que nos proponen con unas notas que nos apuntan bien alto. Nos regalamos besos en ese nuevo comienzo.

No iremos a ninguna parte

Llega una misión que es amor entre cautelas nuevas. Nos damos modestas caricias. No iremos a ninguna parte.

Nos damos mucho

Nos importa ser. Hemos acariciado la vida con una magia que es espectacular. Nos unimos a las amistades profundas. Nos damos mucho.

Mientras volvíamos

Cumplimos compromisos que haremos dignos. Nos armonizamos. Hemos callado mientras volvíamos.

El amor que nos profesamos

Nos tratamos con mucha amistad. Hemos sido. La noche es nuestra. No hay sospechas del amor que nos profesamos.

Nuevas caricias

Pedimos detectar nuevas caricias. Nos miramos, nos vemos, nos contatamos amistades. Predecimos nuevas caricias.

Pensamos en novedades

Pensamos en la vida, en la virtud, en ese término medio que no es ni una cosa ni la otra. Pensamos en novedades.

Sólo en la noche

Trasladamos las bases que nos ponen en donde no hace falta. Somos en la noche, sólo en la noche.

lunes, 27 de abril de 2009

Nos implicamos

Salimos para intentar conocernos sin aplausos que señalan lo que no terminamos de ver. Nos implicamos.

No te evitaré

Tenemos que vivir sin los compromisos amorosos. No hay presunciones cuando hablamos de pasiones. No te evitaré.

Impulso común

Apoyo tu voluntad, que se incrementa con amores vacilantes. Seremos más graciosos. Nos daremos un marco de peticiones que creerán. El impulso es común.

Fortunas y gracias

Te pido vivir en la fortaleza. No estaremos al lado de la nada. Aumentaremos las fortunas que se basan en gracias.

Más y mejor

Cambiaré mis ofertas. Volveré con un sobre de paciencias claras e infinitas. Nos hemos molestado por cosas vanas. Debemos hablar más y mejor.

Palabras que no deben ser huecas

Tenemos que contarnos todo. Hemos supuesto algunos registros que serán palabras que no deben ser huecas.

Presencias modificadas

Te pondré donde sea menester. Te afirmo. Despido mis sentimientos. He modificado mis presencias.

Alejados de los buenos anhelos

Aprovechamos la existencia sin recurrir a los malestares que nos alejaban de los buenos anhelos.

Volver a la vida

Tenemos síntomas de amor. Nos distribuimos con mutaciones de amores que nos hacen volver a la vida que dejamos atrás.

Más de lo que podemos ver

Aprovechamos consideraciones que nos hacen vivir de otro modo. Solucionamos el círculo, que nos dice más cosas de las que podemos ver.

Nos preferimos

Competimos sin esfuerzos. Nos mantenemos. Hemos considerado algunos vacíos. Nos preferimos.

Comentarios fugaces

Gano y soy. La vida nos comprende con señales de humo que vuelven con cuatro comentarios fugaces.

Tantas ausencias

Igualamos los últimos puestos con modificaciones que nos hacen daño por tantas ausencias.

Puertas de otro cielo

Accedemos a los sitios menos conocidos. Nos comentaremos máximas ansias de lograr las puertas de otro cielo.

Llegar sin complicaciones

Espero que podamos ser libres. Nos conocemos. Hemos rodeado los obstáculos para llegar sin complicaciones.

Acuerdos mayores

Te aseguro una cita para ese amor que nos dará garantías con resoplidos de acuerdos mayores.

Resortes nuevos

Hemos inclinado algunas balanzas hacia el lado que nos deja en soledad. Nos presentamos con resortes nuevos.

Contarte lo que soy

Apostamos por esas palabras que nos harán ser felices. Nos solicitamos más apoyos. Iré a contarte lo que soy.

Sin cuestiones comunales

No juntamos esas piezas que son fundamentales. Nos admitimos en esos escenarios que nos dejan sin cuestiones comunales.

Perdidas y urgentes

Me elevo hasta esa montaña en la que compartimos ayudas consideradas en su momento perdidas y urgentes.

Hoy no

Te he declarado mi amor. No voy a computar lo que ocurre. No tiene sentido que nos contemos cosas para el futuro. Hoy no.

Cuestiones básicas

Tenemos que volver. No sé si los riesgos de decirnos adiós está por encima de lo que precisamos para aclarar cuestiones que pensamos básicas.

Qué hacer

Estamos prestos para evaluar lo que somos. Nos insistimos con imposiciones de necesidades que nos aclaran qué hacer.

Parsimonia

Tomaré cartas en el asunto con resoluciones sin comunicados claros. Nos debemos dar un poco de parsimonia para abordar los asuntos más complejos.

Otras ocasiones

Planto caras a algunas caricias que nos resienten la moral. No sé si tendremos otras ocasiones.

Insulsas caricias

Te diré que vuelve un poco de calor con interioridades que nos llevan a inercias perdidas. Nos miramos con insulsas caricias.

Otras paciencias

Pedimos prudencia. Nos enganchamos a las consecuencias de una sensación que rueda. Nos prestamos otras paciencias.

Prestaciones que no son

Aseguramos algunas bases que nos portarán a alturas de vencimientos repetidos. Nos hemos consolado con prestaciones que no son nuestras.

Reconocimientos abruptos

Seremos fáciles de hallar en un universo de coincidencias y metas. Nos volcaremos en reconocimientos abruptos.

Más lentos

Te pones en una situación que simula entreactos que nos aclaran cosas superficiales. Iremos más lentos.

Como comienzo

Pretendemos ser. No sé si lograremos la felicidad que soñamos, pero entiendo que nos tendremos como comienzo de una gran amistad.

Encuentros que se fugan

Establecemos recias facturas que nos envuelven con registros de encuentros que se fugan.

Suposición

Prestamos lo que no es nuestro. Nos afecta la falta de amor que nos rodea. Hemos supuesto lo que no existe.

domingo, 26 de abril de 2009

Amor y premura

Generamos un amor que nos conduce con premura. Hemos asegurado que podemos, y seguramente es así.

Temporalidad diferente

Cierro el camino del cansancio con una versión que nos conmueve. Hemos buscado una temporalidad diferente.

Defendiendo que los medios sean enteros en informaciones sujetas al conflicto

Las empresas periodísticas se ocupan de todo. Es normal. Bueno, se ocupan de todo lo que interesa a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas, o, cuando menos, a grupos más o menos importantes, sin olvidar sus fines de defensa y de protección de los más necesitados y de las minorías, como consagra la propia Constitución del año 1978. Debemos acercarnos a muchas realidades cada día a través de los medios de comunicación. Son muchas las vertientes que se tocan, los perfiles, las condiciones y condicionantes de lo que acontece, y también son muchas las maneras de mostrar lo que nos circunda. Veamos cómo son las relaciones cuando abordamos circunstancias conflictivas y acerquémonos a la vinculación que tenemos con quienes nos protegen de ellas, esto es, la Policía. Supongo que pensar en la relación entre empresas periodísticas y fuerzas de seguridad es pensar en sucesos. Ya saben ustedes, aquí, en este caso, como en otros muchos, funciona el famoso lema que hemos heredado de los años cuarenta o cincuenta del siglo pasado: “Bad News, Good News” (Las malas noticias son las buenas noticias). Lo son, verdaderamente, para nuestros medios, que venden más, que aglutinan más audiencias. Durante décadas hemos generado una perversión que nos hace perseguir más consumo, cualesquiera sea el medio, utilizando atractivos más o menos cuestionables, es decir, recurrimos al sensacionalismo, al amarillismo, a esos factores de interés humano que invitan a que vayamos sumando más y más.

Ciertamente es una cierta perversión que las buenas noticias no sean noticias. La profesión ha cosechado muy malos dividendos, ahora que hablamos de crisis, de esta postura, de esta inexacta actitud de tierra quemada, y ya van 300 años de profesión tras sucesivas revoluciones industriales.

Así, pues, ofrecemos una profusión de malas noticias, de esperpentos, de eventos en el callejón del gato. ¿Por qué? Por la audiencia, que crece. Está comprobado. Un informativo con sucesos tiene más audiencia. Está constado que ésta es mayor cuando damos una pieza (una noticia o un reportaje) en torno a algún suceso, ya sea éste relacionado con violencia, con accidentes, con eventos escabrosos o bien esconden historias abiertas o llenas de incógnitas, etc.

Hablemos del consumo de los medios. Es la pescadilla que se muerde la cola. Amarillismo, truculencias, violencia, pornografía, conflicto… Todo vale para llamar la atención, y, claro, ganar audiencia. Las gentes se acostumbran a consumir lo que les damos, y se lo damos porque es evidente que determinados contenidos superan muy mucho a otros en consumo. Es verdad que vivimos todos una cierta esquizofrenia. Decimos ver una cosa, pero realmente contemplamos otros espacios distintos a los confesados cuando nos ponemos delante de la pequeña pantalla. Precisamente por ello, y para cambiar de hábitos, para ayudar a la audiencia a que mejore sus rutinas, para que todos busquemos un modelo de televisión más coherente para las tipologías de sociedades en las que vivimos, es preciso que hagamos un esfuerzo supremo con el propósito de diferenciar entre calidad y cantidad.

Peculiaridades de los medios

¿Recuerdan las funciones tradicionales de los medios? Seguro que sí: informar, formar, entretener, así como la llamada supervisión del ambiente. Esto tiene sus Pros y sus contras. La responsabilidad, como reconoce el Artículo 20 de la Constitución Española, es alta. Conviene que interioricemos estos fines para entenderlos y aprehenderlos un poco mejor.

Una reflexión muy importante es la que nos viene dada por las propias características de los medios. Pensemos. El mensaje es rápido, transitorio y fugaz, y por eso viene absolutamente condicionado desde el primer momento en el que lo gestamos como idea. Por otra parte, tenemos a la audiencia, que es perseguida en una carrera maratoniana, buscando que sea amplia, y, en ese sentido, la hallamos heterogénea y la afrontamos con un anonimato difícil de ponderar en ocasiones. La organización, esto es, la empresa, también es compleja, con creativos, responsables de contenidos, técnicos y dueños o representantes del capital que hacen posible la iniciativa empresarial que fuere. Hay muchos ventores de influencia, demasiados.

Me encanta recordar, por su relevancia igualmente, la Teoría de José María Desantes Guanter, un estupendo catedrático de Derecho de la Información. Distingue entre el Sujeto organizado, el sujeto cualificado, y el sujeto universal. El sujeto organizado es la empresa, que es muy importante, claro. Ya lo hemos subrayado. El cualificado es el profesional experto de la información, en cualquiera de sus categorías o empleos que participan en el proceso de la comunicación. Es, igualmente, muy decisivo. Está, asimismo, el sujeto universal, el público en general, al que dirigimos nuestros quehaceres y el afán de nuestra actividad.

Una última matización: tendríamos que compensar. Debemos buscar y contar cosas en positivo. No es una tarea fácil. Como primer deber para tan ardua conquista, hemos de mudar el chip, y lo hemos de realizar entre todos. La colaboración se tercia más que necesaria. Cuando afrontemos sucesos, u otro tipo de temas de alta sensibilidad, hemos de procurar que los medios actúen como enteros. Como señalamos, juntos, sí, podemos. Pensemos que, cuantos más opinemos sobre estas cuestiones sensibles, más fácil será llegar a un consenso y de trazar líneas comunes de actuación. Además, señalemos como una necesidad el poner en común lo que hacemos para mejorarlo en lo posible. No olvidemos que la comunicación es todo, y de todos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Momentos y sonrisas

Eres fantástica. Te lo he dicho siempre. Creo en todo lo que haces. Los momentos se ciñen a tu sonrisa.

Mientras te sueño

Sabes que solo me planteo estar contigo. No podría funcionar de otro modo. Soy en la noche, mientras te sueño.

En un instante lejano

Fingimos emociones que no consideramos nuestras, y nos mostramos como quisimos ser en un instante lejano.

No a la altura

Nos conformamos con los caminos de experiencias vencidas. No hemos suspendido las materias más importantes, pero tampoco hemos estado a la altura.

Donde todo es

No compruebes mi amor, que te puedes atosigar. Nos hacemos daño con la moral que nos asalta de manera clara y que nos deja donde todo es o pudo ser.

Pegadiza emoción

Te diré que estamos. No es sencillo dejar ciertas cosas de nuestro entorno. Lo atractivo nos infunde una pegadiza emoción que hemos de saber controlar.

Respeto que nos mantendrá unidos

Te diré que estamos, si estamos, y dictaremos nuevas normas para mantener el amor que es común. Nos resaltamos ese respeto que nos mantendrá unidos.

Impaciencias que rescatan

No comprendo lo que pasa. Has hecho mucho. Nos hemos olvidado de las impaciencias que nos rescatan a última hora.

Sé que llegaremos

¿Qué te puedo decir que no sepas todavía? Estamos en una forma que nos hace obedecer. Iremos tarde, pero sé que llegaremos.

Negación brillante

Hemos señalado dónde está el amor, o dónde nos parece que está, y decimos, y pensamos, y volvemos a ser en la negación más brillante.

Hacia el lado correcto

Empezamos a ganar ahora que no ganamos. Nos influimos con consistencias que nos impiden mirar hacia el lado correcto.

Parentelas

Te sigo en la noche que me tienta. No vemos lo que sucede. Es. Nos convencemos de parentelas que no serán.

Amor y salud

Aceleramos de manera apasionada con una voluntad que vuelve más estimados con las cosas importantes. El amor, como la salud, lo es.

Lo que quisimos

Gano sin compromisos firmes de mantener la luz respecto de lo que fuimos, o de lo que quisimos.

Más espontáneo

Sigo hacia ti sin voluntad decidida, y eso hará que fallemos en cualquier momento no controlado. El amor debe ser más espontáneo

sábado, 25 de abril de 2009

Muchas opciones

Nos miramos con esa parsimonia que nos ayuda desde la perspectiva más convencida de las opciones que tenemos, que son muchas.

Nos agradamos

Exponemos ansias que se convierten en ganas de vivir con pasión las libertades de otras etapas. Nos agradamos.

Las garras del destino

Señalamos procesos que nos rompen la moral de otras etapas menos nombrables. Nos consumimos en las garras del destino cruel.

Amores que duelen

Nos asombramos de lo que sucede que sucede por el propio asombro que nos puede. Hemos referido amores que duelen.

Librar de peso

No me cuentes que vale, que puede que valga, pero no lo siento así. Nos debemos librar de algunos pesos.

Señales de humo

Voy a comprobar quién eres, ahora que no sé quién viene. Hemos sugerido cambios con señales que nos llenan de humo.

Nos hemos conformado con lo que tenemos

Giro hacia lo grotesco con una imposición de ánimos fuertes. Nos hemos conformado con lo que tenemos.

Un amor más hermoso

Te he mostrado cómo soy. Espero que la nada no nos pueda. Hemos supuesto un amor mucho más hermoso.

Gustos curiosos

Te indico lo que llevo en mi interior. Todo es para compartir los gustos más curiosos.

Experimentamos señales

Filtro mis emociones hasta llegar al tesoro de tus sombras, que comparto en la noche nueva. Nos hacemos experimentar señales nuevas.

Tiene remedio

Giro hacia la posición del amor que hemos compartido, y te digo que todo tiene un remedio que nos hará cabalgar.

Otro costal

Planteo una emoción que dignifica algunas cuestiones. No nos vemos como somos, ni como fuimos. Nos hallamos mejor en lo físico. Lo espiritual es otro costal.

No igual que antes

Voy deprisa a intentar conocerte. No sé si nos hartamos, pero lo cierto es que no nos vemos igual que antes.

Cara de varias monedas

Siembro de impaciencias una verdad que se pega sin perjuicios. Hemos sido en la otra cara que tiene monedas diversas.

Antes de un amor grande

Te pensaré en cualquier instante, pero ha de pasar un tiempo más que prudencial antes de que nos mostremos un amor grande.

Un cofre sin recuerdos

Simulo que te pienso. No son las cosas como fueron en esos tiempos que guardamos en un cofre sin recuerdos.

Cuatro tiempos y medio

Vendo la visión de otra imagen que nos ha de colocar en una noche de cuatro tiempos y medio.

No te diré lo que te pienso

Planteamos obsesiones que nos recuerdan un amor con hermosuras menguadas. No te diré lo que te pienso.

Debemos amabilidad

Me consuelas con un amor que es denso hasta decir que es suficiente. No digerimos lo que nos contamos. Debemos un poco de amabilidad.

Nuevas reglas

Traigo todo cuanto es en la noche que nos corroe con el paso de una verdad a medias. Nos hemos impuesto unas nuevas reglas.

Nos consolamos

Te cuento la verdad que es apaño en un nuevo vacío que hemos de mitificar. Nos consolamos.

Celeridades y clemencias

No me hagas daño ahora que todo es risa y amor. Nos pensamos con celeridades y clemencias.

Debemos cambiar las sensaciones

Genero un cuarto de emoción que contribuye a que vayamos donde deseamos. Nos elevamos con sensaciones falsas. Debemos cambiar.

Cientos de besos

Sabes que soy tu dévoto mayor. No me niegues con las travesuras de una existencia complicada. Nos debemos cientos de besos.

Aventuras nuevas

Rastreo los criterios de otras etapas que nos inundan con reposiciones señalizadas con aventuras nuevas.

Ultimamos las razones

Señalamos la existencia con más impresiones. Sesgamos los análisis. Ultimamos las razones.

Nos ponemos a sumar

Junto mis intereses. Son tuyos. Nos congratulamos. Hemos adecuado la vida. Nos ponemos a sumar.

Con bondad

Dulcifico la voluntad con un claro deseo de llegar a otro legado más cercano. Nos influenciamos con bondad.

Persiste el equívoco

Nos acordamos de lo que fuimos, de hasta dónde fuimos. No sé si nos libraremos de las calladas respuestas. El equívoco persiste.

No llegan las infusiones

Añades aficiones que nos consumen con señales de identidad. No sé hasta cuándo te podré ver. Las infusiones ya no llegan.

No sé, no sé

Te has empecinado en ver lo que no es cuando es, mientras llega otra esperanza. No sé, no sé.

Fuga y paz

Nos procuramos un amor con un alimento que nos pone en esa prueba que es fuga y ansia de paz.

Alterar los deseos

Hemos añadido un poco más. No sé si hemos visto lo que sucede. Nos esforzamos. No hemos sido capaces de alterar los deseos.

De manera vacía

Tomamos las riendas de un destino que nos procura deseos que no podremos participar. Nos quejamos de manera vacía.

La paz que precisamos

Queremos ver un primer rayo de luz que nos alimente y nos insufle la paz que precisamos.

Escenario que distingue

Parto la vida todo lo que puedo. Soy en un nuevo escenario que me distigue gracias a ti.

No atrás

Te expresas bien. Has sido entre linajes de profunda factura. No podemos quedarnos atrás.

Consejos variados

Vivo en esa realidad que hoy eres tú. Nos sentimos parte de un todo que nos elimina con consejos variados.

viernes, 24 de abril de 2009

Animar el corazón

Me animo a animarte para que ilusiones ese corazón que hace tiempo que no quiere despertar.

Resultados esperados

Tenemos varias etapas que compartir. Hemos asistido a una experiencia que nos da salud. Hemos dado con los resultados esperados.

Experiencias nuevas

Participamos en un nuevo evento que nos abre las calles con brumas y pasatiempos que nos traen experiencias nuevas.

Más curiosos

Nos paramos en los mismos deseos. No doy con la fecha de aquel momento que nos volvió más curiosos.

Posturas y besos

Vamos de puntillas. Nos agotamos. Prestamos lo que no es fruto del amor. Nos quedamos tan sólo con la materia. Nos hipnotizamos con posturas y besos.

Nombres imprecisos

Vemos los intereses que nos envuelven con cifras que no desciframos. Nos ponemos nombres imprecisos.

Señales distinguibles

Tenemos muchas cosas que contar en torno a este amor que nos mima con señales distinguibles.

Otro hola

Nos convocamos para ser una real carga de abrazos con besos de regalo. Nos decimos otro hola.

Hemos aprendido finalmente

Repaso lo que soy, lo que pienso, lo que tengo. Te recibo con los brazos abiertos. Hemos aprendido finalmente.

Vacuna de besos buenos

Nos damos unas potencialidades que nos amenazan con cariños que no revierten a su origen. Debemos dar con la vacuna de los besos buenos.

Disposición que enseña y aprende

Te subrayo un amor que hunde sus raíces más fuertes en una disposición que nos enseña y aprende.

Paso positivo y decisivo

Ejerzo de mí mismo. Hoy te muestro mi amor, que te reconoce como paso positivo y decisivo.

Lamentos puntuales

Presumimos que somos capaces de salir de algunas molestias hasta ahora admirables. No vamos a vivir en lamentos puntuales.

Emociones repetidas

Te diré que estamos en ese momento que nos interroga con salidas de pasiones creíbles. No podemos cumplir todos los designios. Nos damos emociones repetidas.

La vida es

Pedimos la razón que ahora nos regala tramas de pasiones inocuas. Nos hemos alimentado. La vida es.

No somos rescatables

Nos obligamos a ser dichosos. No somos rescatables, pero eso no quita que lo intentemos. El amor se fue.

No somos los principales

Tenemos que confesar algunas aportaciones para el amor que nos regala estados de ánimo. No somos los principales.

Una ocasión real

Hemos esperado que la vida nos de una ocasión real. No desvinculamos de los sentimientos de la infancia.

Con besos hermosos

Quitamos los planteamientos de unas eras que nos aconsejan vivir en paz. Nos adoptamos con besos hermosos.

Consecuencias no ponderables

Ya no estamos. Las preferencias nos conducen por obstáculos manifiestos. Nos hemos dado consecuencias que no podemos ponderar.

No funciona

Nos utilizamos para ser más amigos. No sé si hay una contradicción, pero sí te digo que no funciona.

Seremos sin prisas

Hemos tomado muchas iniciativas que nos articulan con unos elementos claros. Hemos sido. Nos autorizamos a ser felices. Lo seremos sin prisas.

Protegidos

Apoyamos excusas con medidas que nos rodean con anhelos que nos protegen todo cuanto es menester.

Nos aseguramos

Nos damos a conocer con amistades que nos prefieren con contratos de pensamientos variados. Nos aseguramos.

Convencidos con soledades

Nos rechazamos con procedimientos nada regulados. No registramos las salidas a este deseo que nos convence con soledades.

Otra cautividad

Nos cautivamos con una fiesta que nos convence con cariño a borbotones. Nos invitamos a otra cautividad.

Pensamos en estar

Nos elegimos. Hemos preparado la verdad que nos ha de pedir la vuelta a otro escenario. Pensamos en estar.

Instalados en las paciencias

Nos enviamos hacia oportunidades que nos sacan de ese quicio sin puerta. Nos instalamos en las paciencias.

Insistentes creencias

Complementamos las insistentes creencias en las que somos uno y dos, dos y uno, y algo más.

Destino de felicidad

Pasamos esa palabra que nos ensalza con sentimientos que nos conducen hacia un destino de felicidad.

Nos derrotamos

Pedimos un poco de aburrimiento. Hemos alterado las mediciones de tiempos en convulsión. Nos derrotamos.

Fuerzas renovadas

Somos, y seremos, y pediremos ser. Nos hemos agotado, pero ya estamos con fuerzas renovadas.

Los márgenes

Tengo que confesarte mucho. Nos animamos. Hemos sido en la noche olvidada. No sé cuáles son los márgenes.

Deseo mayor

Nos hemos pensado mucho. El deseo es cada vez mayor. Nos anunciamos medidas de cambio. Nos queremos.

jueves, 23 de abril de 2009

Las cosas pueden ser

No me confundas ahora que todo vale de cualquier modo. Hemos sentido que las cosas pueden ser.

Ni mucho menos eterno

Te diré que sí cuando lo que busco es un no que no será ni mucho menos eterno.

Una mejoría que nos planta cara

Engatusamos el paladar con una gracia que nos conmueve. Hemos sido con una mejoría que nos planta cara.

Podemos vivir mejor

Me confundo en la nueva era que nos promueve con una gracia suprema. Nos hemos enseñado desde la emoción. Podemos vivir un poco mejor.

Para ser mejores, únicos

Te deseo en la noche de esos viejos tiempos que nos han de nutrir para ser mejores, gratos, únicos, excepcionales.

La economía murciana, radiografía de una crisis

El 2008 fue el año del cambio de signo. Había transcurrido un largo período de bonanza, y las cosas cambiaron. La tendencia se invirtió, y dejó de generarse empleo. Lejos de ello, se empezaron a cuantificar cifras de paro que no se conocían desde hacía décadas. En todo el país hubo un millón de desempleados más, y en Murcia la cifra empezó a superar los 90.000. Es cierto que el crecimiento de la población activa es un factor a tener en cuenta, así como el mantenimiento de los incrementos del PIB, eso sí, poco cercanos a las cifras de años anteriores. La sombra de paro en toda España se convierte, durante ese ejercicio económico, en alargada, y se empieza a computar con mucho los tres millones de desempleados.

La construcción había sido durante toda una década el auténtico motor de la economía regional, además de ser un baluarte fundamental en todo el Estado. La población se había acercado al millón y medio de habitantes, con un PIB que doblaba al de toda España, que, a su vez, estaba muy por encima de las medias de los países europeos más industrializados y con mayores niveles de vida.

Pero el año 2008 vino con una especial rebaja, con una caída dura en la economía. Un sector básico para ese crecimiento, la construcción, cayó un 140 por ciento en sus niveles de actividad y de venta. Toda una tragedia. De generar miles de empleos pasó a gestar el drama de mandar a muchas personas al paro. El turismo no anduvo lejos de esa situación, con caídas extraordinarias del 70 por ciento. En todo esto, aguantó el tirón la agricultura, como sector primario que es (lo demostró), y la industria. El caso del Valle de Escombreras, con varios proyectos en marcha, liderados por Repsol, es un ejemplo de que la industria no fue la causante del aumento del paro regional, al menos no de manera sustancial durante el período que estamos analizando.

Los autónomos, como en el resto de España, vivieron su específico rosario. Muchos se fueron al paro, y otros engrosaron las filas de una economía sumergida que creció en toda la nación. Se trata de una economía, debemos recordarlo, que tiene como elementos nefastos la falta de cotizaciones y el no pagar impuestos con los que contribuir solidariamente en y con escuelas, centros de salud o infraestructuras, por poner unos ejemplos. De vez en cuando conviene reflexionar sobre los daños de la economía que aumenta sus dividendos al margen de valores de solidaridad, por cuanto en el medio y largo plazo hace daño a todos los miembros de la sociedad donde se produce.

Sindicatos, patronal, colectivos en general, todos liderados por las Administraciones, intentaron poner en funcionamiento una serie de medidas y de resortes para afrontar una crisis sin precedentes que pone en cuestión las propias bases de la economía. Un consumo retrotraído ha convertido la situación en un círculo vicioso del que es complicado salir. Ya se sabe: si se consume poco, muchos productos y/o servicios que antes se consumían ahora no se adquieren, lo que hace que se generen menos, lo que implica, por ende, personas al paro porque no son necesarias en sus procesos de producción, cada vez más languidecidos, y todo ello, paralelamente, provoca que haya menos poder adquisitivo en general, lo que ocasiona aún menos consumo, y así…

Más de tres millones de parados

Las cifras muestran la situación existente. A nivel nacional, en el año 2008 hubo 3.128.963 parados. Ello supuso un número de familias muy grande sin una sola vía de ingresos estable y saludable. Además, las ayudas del paro tienen fecha de caducidad, y acaban derivando, por su carencia, o por su escasa cantidad, en un problema antes o después. Las cifras de familias que tenían, cuando menos, un miembro en el paro se incrementaron, y, en algunas regiones, su situación fue específicamente complicada.

Un dato que también supimos es que, durante el 2008, los envíos de dinero de la población inmigrante se redujeron a la mitad. Eso denota la situación de los extranjeros que ya superan el 12 por ciento de la población murciana, con un aporte al PIB todavía sustancial. Al ser un sector más débil en la conservación del empleo, ha tenido que soportar con más virulencia los golpes de la crisis económica. También su consumo se ha visto mitigado de manera tremenda, lo que ha gestado, igualmente, ese círculo vicioso para la economía del que hemos hablado y que se muestra en que menos consumo equivale a más paro, que, en paralelo, implica menos consumo.

Las coyunturas de retroceso en lo económico, en lo financiero y en lo laboral han obligado a tomar medidas excepcionales. Las Administraciones central y autonómica comenzaron a poner en marcha planes especiales de inversión con el fin de apoyar a todos los sectores, y, fundamentalmente, a los estamentos de la población más débiles o que se hallan en zonas más sensibles al descenso de los parámetros económicos. Nos referimos a las inversiones previstas para las comarcas más deprimidas o en municipios de alto componente rural.

Así, podemos citar el Plan Estratégico previsto hasta el año 2013, sin olvidar programas dirigidos a sectores como la agricultura o la industria. Este último tiene un plan especial igualmente para el próximo lustro.

El crecimiento del IPC se tradujo en la cifra más baja de los últimos diez años. Contener la subida de precios era una necesidad, pero llegar a puntos cercanos a la deflación es otra, no tan aconsejable. El gasto por turista también descendió, no superando los 1.000 euros por persona. Ello obligó a un cambio de estrategia del sector, involucrado en nuevas alternativas, en rebajas, o en ofertas suculentas dentro y fuera de temporada.

Bajaron las hipotecas, pero también la compra de viviendas. Muchas promotoras e inmobiliarias han tenido que cerrar o despedir a la mayoría de sus empleados. De vender cientos de casas al mes pasaron a no vender ni una. Lo malo es que las inversiones estaban hechas, y era muy complicado el recuperarlas. El mercado de alquiler también se estancó. Con leves bajadas, la oferta de viviendas de segunda mano fue un reflejo de un sector en una crisis mayor que el resto. Los precios de los inmuebles en las ciudades y en sus entornos se mantuvieron, pero no fue así en la costa, con edificios pendientes de terminar y con una escasa compra-venta. La languidez fue la nota dominante.

Movilizar inversiones

Había que movilizar dinero, y eso se hizo. El mercado de personas en edad y con ganas de trabajar está en la Región de Murcia en 630.000 personas, de las que algo más de 90.000 busca empleo. Hablamos de que una de cada siete personas no ejercen una labor remunerada, una cifra que empieza a ser preocupante, por su escalada, por seguir creciendo. Hay que detener esa tendencia.

Si bien la cuantía del aumento en la Región del PIB (Producto Interior Bruto) fue de 1´5 por ciento, la alarmante coyuntura activó todos los mecanismos de control tanto en la Asamblea Regional, donde se hizo, a través de sesiones y de comisiones, un seguimiento especial, como en cuanto a las medidas, análisis y estudios emprendidos. La Comisión de Seguimiento del Plan Estratégico movilizó a expertos y aconsejó medidas que ya se van emprendiendo poco a poco.

El horizonte de parados de hasta cuatro millones de personas que barruntan muchos expertos hace que organismos como el Observatorio Español de la Economía Social se haya empleado a fondo. Los datos que hallamos en él y que han reflejado los medios regionales, así como la Comunidad Autónoma, a través de su Consejería de Economía, nos hablan de más de cuatro mil empresas que han desaparecido a lo largo del año 2.008. Las que mejor han soportado la crisis son las cooperativas, esto es, las empresas de economía social, algunas de ellas con otras fórmulas empresariales parecidas. Esto no obstante, unas 85 empresas cooperativas se perdieron durante los 12 meses que nos ocupan.

También conocimos que la licitación pública cayó en el año 2008 casi un 30 por ciento. La obra que promueven las Administraciones, a menudo y mayoritariamente en el ámbito de las infraestructuras, son un acicate para generar y/o mantener empleo, sobre todo en zonas donde no hay otros motores económicos decisivos e importantes. Los empresarios y la Cámara que se dedica a defender los intereses de este colectivo reclaman el mantenimiento de este tipo de iniciativas de obra pública y, en este sentido, valoran las medidas del Estado y de las Autonomías. El Plan Local contempla inversiones de hasta 3.000 millones de euros, unos 90 para la Región de Murcia.

Las cooperativas, un fuerte apoyo

Como decíamos, las cooperativas siguen siendo un sostén básico para la economía en el territorio murciano. Ocurre también en otras regiones. En Murcia hay censados 18.367 cooperativistas. Es un número muy importante en un año en el que el paro creció casi un 100 por 100 respecto a niveles de años precedentes.

Un dato bueno es que los accidentes mortales en el ámbito laboral (o los llamados “in itinere”) han descendido. Lo han hecho en todos los sectores. En la construcción, por pensar en una esfera donde en tiempos se producían un número muy relevante, han bajado. Ello es consecuencia de las medidas consensuadas entre empresarios, sindicatos y la Administración autonómica. Los planes de prevención están funcionando, el Instituto de Seguridad e Higiene también es un recurso fundamental para esa aminoración, y el seguimiento de los delegados sindicales ha supuesto una mayor concienciación de todos, incluidos los propios trabajadores. En empresas como las mencionadas cooperativas, el índice de mortalidad ha bajado un diez por ciento. Esa debe seguir siendo la tónica. Pese a todo, queda mucho por hacer. En este sentido, la economía sumergida que está aumentando en esta etapa de crisis juega en contra. Hay que actuar con contundencia frente a ella.

La importancia de la crisis, en estos meses del año 2.008, supuso una cobertura enorme por parte de todos los medios de comunicación. Ocurrió en todas partes, en el contexto internacional, y también en el nacional. Por supuesto, la coyuntura regional fue reflejada, como hemos podido comprobar a la hora de consultar datos sobre estos asuntos en particular, por los medios de todo tipo, y muy especialmente por los impresos. La Verdad, La Opinión, El Faro y otros medios periodísticos informaron y analizaron la realidad económica de la Región, en la que todos nos sentimos implicados y con la vocación de ayudar a conseguir una clara mejoría.

Un apunte que necesariamente tenemos que hacer en un momento en que parece que lo más importante son los números es el siguiente: frente a los que colocan de manera suprema a los elementos materiales y a los recursos económicos hay que defender el valor del factor personal. Lo más relevante en una empresa deben ser sus recursos humanos. Por ello, todo lo que tenga que ver con la precariedad laboral, con aspectos de economía sumergida, con reducciones de plantilla como medida principal ante la crisis, etc., no son, a nuestro entender, las medidas más acertadas, habida cuenta de que la profesionalidad, la continuidad, la formación y la experiencia son elementos de valor añadido en cualquier empleo o categoría laboral, algo que no siempre se advierte, lo cual es un error. La experiencia de esta crisis ha de servir para ponderar otra serie de consideraciones que pasan por un mayor equilibrio en la visión y en las perspectivas sobre los mercados, sus bienes, productos y servicios, y acerca de los avances y desarrollos de la sociedad.

Juan TOMÁS FRUTOS.

El sentimiento protegido

Voy con el amor vocacionado. Nos inventamos otra realidad, y así no puede funcionar el sentimiento que tanto protegimos.

No aceptaré la hipocresía

Defiendes lo que detestabas en el amor. No aceptaré que la hipocresía nos pueda.

Con otro beso

Nos integramos en un pasatiempo que es sentimiento más que protestante. Sellamos la amistad con otro beso.

Lo sencillo y más

Buscamos lo sencillo con un poco de armonía. Hemos sido en la distancia, y más que podremos ser.

Muy mucho

Sabes que te cuento cuál es mi amor, inmenso como la vida misma. Nos añoramos muy mucho.