sábado, 20 de enero de 2018

Milagro

Me encanta tu mirada,
tu dulzura,
ese regalo que me ensalza
hasta el comienzo del camino,
donde empiezo de cero
y me salvo.
La madre siempre adivina.

He aprendido
de lo que me cuentas,
de lo que sugieres,
de lo que me lleva
a ese ciclo que pregona
solvencias y soluciones
hasta dar con la calma justa.
Aportas plenitud.

Me agrada
lo que dices, que infiero,
lo que callas,
esos anhelos que compartes.
Me honro de aprender de ti
en un escenario multiplicado
desde hace siglos.

Hemos consolidado vivencias,
y con ellas nos somos
en la honra y la honestidad
de saborear cada día
el mejor partido.

Me impulsas cuando te admiro,
y sonrío por el don
de estar juntos,
siempre bien hallados.

Es un milagro,
y me encanta.

Juan Tomás Frutos.

Un poco de todo

Me pones.

...

Damos.

...

Suspiras.

...

Suplicas.

...

Dame un poco de todo.

Juan T.

Nos queremos

Nos recuperamos.

...

Nos nombramos.

...

Pide todo.

...

Hay más.

...

Nos queremos.

Juan T.

Pensemos

Iré.

....

Nos debemos.

...

Ya nos vale.

...

Nos gustamos.

...

Hemos sido.

...

Nos nombramos.

...

Pensemos.

Juan T.

Predicas

Nos involucramos.

...

Nos repartimos.

...

Nos preferimos.

...

Laboramos.

...

Nos somos.

...

Nos esforzamos.

...

Predicas.

Juan T.

A través de ti

Puede que todo
nos conduzca
a un cambio casi perfecto.


Puede que seamos
en ese instante de paz
que nos encumbra
a las posiciones soñadas.


Es posible que ocurra,
y que seamos esa pareja
única, simbiótica,
singularmente empática.


Sabemos, quizás,
que estamos listos,
y lo estamos, decimos, de veras
en este encuentro amistoso
que nos provoca mejorías.
Veremos: es factible.


No quitamos comas,
ni ponemos puntos,
ni nos metemos en enredos
que no aporten.


La mejor actitud
cuando damos con la felicidad
es disfrutarla sin rodeos
y procurando otorgarnos
el beneficio del segundo,
aquí, ahora mismo,
en esta colina
donde se originó el universo
contigo, a través de ti.

Juan Tomás Frutos.

Volver a quedar

No hay nada como mantener una conversación con alguien para olvidarte de estereotipos, de tópicos, que nos pueden alejar de la realidad donde podemos vivir más cómodos.

Les cuento. Coincido con un personaje que fue principal en el contexto taurino. Tuvo una corta pero intensa carrera. Nos expresamos que vamos bien de tiempo, y decidimos tomarnos un café. Nos vamos al local más próximo y ahí derrochamos verbo durante casi una hora, que pasa como una exhalación.

Es increíble, me digo, creo que nos glosamos, la cantidad de puntos en común que tenemos: la familia, los amigos, nuestra visión de la economía, de lo cotidiano, del estudio... Nos recreamos en series de televisión favoritas y arreglamos el universo hasta con algún resultado futbolístico. Agradecemos, porque es verdad, porque debe ser, el estar en este país para poder saborear el mejor café con el tacto y el mimo que regalan quienes nos atienden.

Hablamos de crisis, de penitencias, de tristezas y alegrías, y nos exponemos a ese remate que nos deja ese aroma a poco por un encuentro ocasional con alguien inesperado que aporta esa esencia que nos debe la historia, pero que no siempre pulsamos.

Es un tío noble, cercano, propicio al entendimiento, por el que se esfuerza de una manera natural. Ha sido una suerte dar con él, medito, esta tarde, y lo cierto es que le pido el teléfono por si algún día mi mente tuviera una emergencia fuerte. Constato en él a una persona que sabe salir adelante con la destreza y la melancolía de los viejos sabios.

Como es lógico, no puede evitar utilizar términos taurinos, que son muy expresivos. Lo cierto es que la existencia es una suerte de pugna donde vamos dosificando energías y resultados. Intentamos salir indemnes al final, pero es inevitable que nos quede alguna cicatriz, a veces bien pronunciada. 

Es creyente, y eso me traslada una fe y una voluntad sobre el futuro que me quita mucho peso de encima. Su afabilidad es un milagro que abrazo. Me subrayo que son tantos y tan buenos sentimientos que, aunque solo sea para hablar del espectáculo de la rutina, debemos volver a quedar.


Juan TOMÁS FRUTOS.

Futuro

Comprometemos el futuro
con amor, con mucho,
y sabemos que todo funcionará.

El cariño siempre es el camino,
el mejor, el que nos recoge
en los nefastos momentos
y el que nos impulsa más allá
de la eternidad.

Nos comprometemos al máximo,
y hay futuro.
Siempre.

Juan T.

Tendremos tiempo

Convencemos a los deseos de que pueden esperar, y eso a veces es bueno, pero no siempre debe ser la actitud. Vivamos.

Hemos de compartir las rutas que nos hacen felices, para que aporten aún más dicha. No nos quedemos atrás.

Sepamos que los duendes han de ir por los itinerarios menos vencidos, procurando que las cuestiones fundamentales nos lleven por donde deben.

Hemos de prometer lo que nos aporta desde el estado de la mejor memoria. No abundemos en espacios raros.

Supongamos con la muestra más cariñosa de intenciones de seguir adelante y en paz. Nos hemos prometido tiempo, y tiempo tendremos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Prometes

Replanteas.

...

Resistimos.

...

Nos importamos mucho.

...

Ganas.

...

Prometes.

Juan T.

Volver

Nos reservamos.

...

Nos interesamos.

...

Prefieres.

...

Cuestionas.

...

Buscas.

...

Has dicho.

...

Me ofreces volver.

Juan T.

Actuamos

Nos amamos.

...

Amamantas.

...

Nos congratulamos.

...

Reponemos.

...

Repasamos.

...

Actuamos.

Juan T.

Hay de todo

Nos debemos al deseo.

...

Salimos en paz.

...

Nos convencemos.

...

Rescatamos.

...

Nos ofrecemos.

...

Superamos.

...

Hay de todo.

Juan T.

Hemos llamado

Soltamos.

...

Nos queremos.

...

Vivimos.

...

Nos estudiamos.

...

Hemos llamado.

Juan T.

Peinamos

Resistimos.

...

Nos preñamos.

...

Consideras.

...

Suplicas.

...

Nos torpedeamos.

...

Pensamos.

...

Peinamos.

Juan T.

Nos fundimos

Necesito ir.

...

Nos habitamos.

...

Nos vamos a comprometer.

...

Ensayamos.

...

Nos fundimos.

Juan T.

Pretendes

Nos anochece.

...

Nos embarcamos.

...

Respondes.

...

Nos aspiramos.

...

Pretendes.

Juan T.

En lo máximo

Soñaré.

...

Viviré.

...

Me veré en ti.

...

Ya te cuento.

...

Somos en lo máximo.

Juan T.

Subrayas

Abundamos.

...

Nos prometemos.

...

Hemos reclamado.

...

Nos hemos olvidado.

...

Subrayas.

Juan T.

Has dicho

Me sigues.

...

Me cuentas.

...

Me cuelo.

...

Me labras la fortuna.

...

Has dicho.

Juan T.