viernes, 30 de abril de 2010

No lo veo

Distingo
esa paciencia impaciente
que desgrana
el destino afortunado
con dientes
de distinto filo.
Lo distingo,
me digo y es,
pero no lo veo,
o eso creo.

La niñez que se nos fue

Tendré que decirte el sí con otro sí más. Nos hemos hablado con formulaciones recordadas desde esa niñez que se nos fue.

Seguimos la estela

Pasa esa tarde en la que agradecemos los roces de ese aire cómplice como nuestra verdad. Seguimos la estela.

Reforzados

Prevenimos instantes que alguien se lleva a otra parte sin avisar. Nos hemos reforzado en la larga espera.

Ensalzados

Llego hasta ti con una voluntad que me pone con firmeza en un lugar casi privilegiado. Nos ensalzamos.

Por la amistad en la comunicación

La voluntad y los buenos propósitos son el punto de partida de toda relación comunicativa. Los fines están ahí. Hemos de pensarlos, de estudiarlos, de desmenuzarlos, de vivirlos y con la mejor intención informativa. Vuelan los deseos de una comunicación fluida, y somos en los destellos de estrellas ubicadas al azar. Nos hemos de fortalecer con las influencias de unos conocimientos que no han de estar cerrados. Hagamos caso al corazón, que siempre es bueno si lo sabemos descifrar con oportunidad y mesura. Hemos de asegurar los procesos con las medidas más serenas. Los hacedores del bien siempre nos devuelven premisas de sugerentes pensamientos. Nos radicamos entre expresiones de lindezas relativas y supletorias de lo que deseamos realizar.

Nos enfrentamos con nosotros mismos, y con nosotros mismos nos unimos a las pasiones que nos proponen quedarnos un poco más allá con géneros y dudas que apuestan por nuevos reinos, que no han de tener fronteras. Apaguemos las llamas de las ignorancias y seamos consecuentes con todo lo que sucede alrededor, que nos ha de servir de guía permanente. No ahoguemos las penas. Seamos entre corduras y suposiciones. Las señeras posibilidades han de crecer con vehemencia contenida. Las molduras han de casar con las expectativas, que nos han de nutrir sin esfuerzo.

Hagamos caso a cuanto llevamos en el interior, que se ha de referenciar con las presencias que son gustos en el vacío. Seamos felices en el recorrido de una versión cansada. La vida se compone de muchas deferencias. El pasado tiene las suyas, y también proyectamos muchas hacia el futuro, pero de lo que se trata es de vivirlas en el presente con sus pros y con sus posiciones contrarias. La experiencia ha de ser el grado máximo. Nos debemos hacer mucho caso. Nos hemos de suponer con gracia.

Debemos sugerir que las señales tengan su identidad. Nos hemos de adherir a los empeños más logrados, a los que se conforman con unas versiones de elementos sencillos y compartidos. La participación es una dinámica que se ha de interpretar con un valor añadido. Nos hemos de posicionar con altura de miras y sin complejos. Acurruquemos las dudas que nos vienen sin método y sin reciclaje. Resumamos objetivos con unos argumentos que han de servir en la medida que podamos. Nos recordemos algunas caricias que dimos o puede que hasta soñáramos. Nos hemos aconsejado estar de nuevo. Eso haremos.

Las pretensiones de años distintos, alejados de manos inertes, nos recuerdan que en las comunicaciones yace todo. Lo más es más cuando miramos con un planteamiento subjetivo y ampliador de conciencias. Lo nuestro ha de ser de todos, lo cual es una manera de que perviva, pese a todo también. Los recuerdos nos ofrecen sensaciones que son superaciones de vibraciones y de creencias simpáticas, que hemos de promover con buenas intenciones, con sensibilidad y con mucha fe y confianza. Procuremos que no nos falte lo más elemental, que es la amistad, aunque a veces todo lo complicamos demasiado en ese proceso que llamamos comunicación. Intentemos que sus pretensiones lleguen en la mejor forma. Ello repercutirá en todos. Para que quede aún más claro digamos que abogamos por la eterna amistad comunicativa. Es posible.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Muchas connotaciones

Sé que estás ahí. Te recuerdo de cuando todo era diferente. Nos mostramos en plenitud. Tenemos muchas connotaciones.

Elocuentes deseos

Tendremos que vivir en nuevos espacios. Nos hemos escrito deseos que son tan pacientes como elocuentes de lo que experimentamos. Permanece lo mejor.

Impaciencias devueltas

Nos ubicamos en dobles perspectivas que nos hacen perder los núcleos de algunas reflexiones. Nos hemos devuelto impaciencias.

Razones benditas

Eres lo más significativo de mi vida. Te amo con razones y sin ellas. Nos damos un sello de preferencias benditas.

Deberíamos conciliar

Revisamos los recuerdos con unas dedicaciones que nos ofertan cansadas demoras. No vamos a conciliar tantos momentos. Deberíamos.

La nada y el todo

Marcamos las emociones con unas realidades que nos llevarán donde la nada será parte del todo.

Tenemos que hablar

Nos insistimos con recuerdos que serán técnicas en los nuevos momentos que hemos gestado. Nos tenemos hablar.

Preferimos subjetividades

Nos perdemos con apuntes que nos incluyen en colaboraciones extrañas. Nos preferimos con más ansias de subjetividades.

Preferencias y posturas

Terminamos con una razón que se olvida nada más ocurre. Nos hemos alimentado con unas posturas que coordinan preferencias.

Amoldados

Tenemos muchos asuntos que compartir. No hemos negado jamás que estamos amoldados desde el primer momento.

Discursos adecuados

El tiempo recoge muchas cosechas. Nos integramos en otro universo. Pedimos estar. Hemos adecuado los discursos.

Muy enamorados

Viajamos con la certeza de que nos veremos apoyados en los planteamientos más subjetivos. Nos hemos visto muy enamorados.

Símbolo bello

Toca que nos veamos. Nos miraremos con recuerdos que serán. Nos hemos ligado a lo más bello, que tú has convertido en símbolo. Hablo de nuestro amor.

Consideraciones no planas

Colaboramos en una nueva y estrecha relación que nos aumenta consideraciones que dejarán de ser planas.

Certezas disipadas

Reducimos el mundo con simuladas caricias que nos dejan sin contramedidas para recordar lo que fuimos. Las certezas se disipan.

Emotivas situaciones

Tenemos que superar algunas capacidades. Nos preparamos ante las emotivas situaciones que nos envuelven.

No pararemos

Debería quererte más. Lo mereces. Lo intento. Poco a poco nos iremos tomando en serio todo cuanto ocurre. No pararemos.

Controversias que alimentan

Tenemos que salir de esta fatiga que nos complace con resoluciones llenas de controversias que alimentan.

Nos alegramos

Damos maestría con una emoción que nos declara con formas que nos miran con resacas que curan con el paso del tiempo. Nos alegramos al abrazarnos.

Para vernos

Nos introducimos en un nuevo universo que ata la mente al espíritu. Nos sentamos para vernos por siempre.

Respuestas que no se escapan

Todo fluye en el nuevo recreo que demuestra lo que es. Nos hemos alimentado con respuestas que no se escapan.

Con el gozo más intenso

Nos unimos ante una situación que es puro retorno. Nos hemos alimentado con el gozo más intenso.

Amores destacados

Avivamos el fuego que permanece entre voluntades estrechas que nos presentan consumaciones de amores destacados.

Retornos incomprensibles

Activamos deseos que nos llevan a un punto que ya no es de partida. Pronosticamos retornos incomprensibles.

Veremos lo que sucede

Nos recreamos en formas que nos entorpecen la comprensión. Podríamos decir algo más. Veremos lo que sucede.

jueves, 29 de abril de 2010

Tus devociones

Quiero tu sencillez, que me hace feliz. Me acerco a tus devociones, que me hacen ser así.

Vuelan y vuelan

Tenemos que vivir en la señal que es indicación con nombres atados a los deseos que hoy, como ayer, vuelan y vuelan.

La comunicación, en marcha

El proceso es, sigue, continúa, nos afirma en sus pros y hasta con sus contras: hablamos de la comunicación, la nueva, la de siempre. Hagamos análisis y balances de lo que hacemos, de lo que sucede, de cuanto nos rodea. Veamos las necesidades y optimicémoslas. Cuadremos los números y hagamos que las formas se amolden a las consideraciones en las que podemos mejorar tácita y fuertemente. Nos hemos de proponer conformaciones de realidades queridas. Hemos de ser en la voluntad de las partes, que se han de juntar para ser más en el todo completo que individualmente. No sigamos por caminos que nos aclaran muy poco lo que deseamos ser. Las inquietudes nos han de realizar como personas, e incluso mucho más extensamente. No justifiquemos porque sí, y ponderemos con razones sujetas a las voluntades más tiernas.

Las diversiones nos han de añadir con efectos de retardos sonados y sonoros. No digamos que somos capaces y hagamos que la ejecución de la misma vida nos conduzca por campos abonados y húmedos a punto de florecer. Nos hemos de agasajar con fusiones que solventen cualquier necesidad y que afronten las controversias o incertidumbres que se puedan ir produciendo. Nos hemos de hacer mucho más caso para salir adelante sin mercantilismos y apoyando las causas buenas que nunca han de desfallecer.

Nos hemos de mirar a la cara y ver cuanto ocurre con la impresión de una verdad que hemos de pronunciar al unísono. Hagamos que el don de la vida nos permita sortear todo género de obstáculos, que nos han de plantear la voluntad como deseo, y éste como hecho nada anecdótico. Hemos de vivir la apuesta con una luz creíble, excepcional, extraordinaria. No permitamos que la retórico nos transporte a un mundo que no comprendemos. Hagamos que el tono sea un poco más memorable. Hemos de insistir.

La existencia humana nos ha enseñado a considerar que las cosas son como son, o algo mejor incluso. Es la historia, su experiencia, lo que nos transmiten. Hemos de apuntar todo lo alto que podamos para que la sensación sea considerable, considerada, justa, medida, hecha con el tono que nos gustaría y nos complacería desde la visión mancomunada. Nos hemos de hacer fuertes en la debilidad de la justicia que ha de ser participada a la inmensa mayoría. Ajustemos los procesos.

Hacemos cuentas que no siempre salen. Por favor, aprendamos de ello. Por eso hemos de dedicar un tiempo razonable a lo que nos viene cada día, a lo que nos alienta con una premisa definida por diversos órdenes. Es bueno que sigamos varias posibilidades. Seamos sensatos, todo lo que podamos. Hemos de subrayar lo que nos gusta, lo que nos complace, lo que nos adiestra en este universo de planteamientos y sensaciones novedosas. Hagamos caso al corazón, que, en la primera aproximación, puede, o debe. Con él no ha de faltar la comunicación. Lo que viene a continuación es mucho. Tengamos los ojos listos para captar cualquier movimiento o excusa. Hay necesidades, como ya se ha dicho, que hay que afrontar, mejorar y superar. Aunque no siempre lo percibamos, la comunicación está en marcha y apuesta por un proceso que consideramos imparable.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Hoy que me consuelas

Me dirijo a ti, hoy que me ves, que me miras, y te digo, hoy que me consuelas, que me destronas, que me dar de beber tu amor.

Lugar privilegiado

Nos suena lo que pasa con una preferencia que nos alista en un lugar que consideramos privilegiado.

Desarrollar nuevas singladuras

Las evidencias nos traducen eras de predilecciones que se hacen un tanto pesadas. Supongo que podemos desarrollar nuevas singladuras.

Desde la ilusión

Creo que nos faltan palabras para confesar nuestro amor. Hemos aclamado algunos momentos que viven desde la ilusión.

Conquistas valientes

Preferimos lo que nos cuentan desde atalayas demasiado altas. Hemos admirado lo que es fruto de conquistas valientes.

Afrontar nuevas etapas

Podría asegurarte un sí con reformas de clases posibles. Iremos donde nada sea igual. Nos hemos devuelto el entusiasmo. Es preciso para afrontar nuevas etapas.

Planes no escritos

Resolvemos los instantes con unas medidas que nos acercan a los planes que hace tiempo que no escribimos.

Buenos baluartes

Avanzamos con unos objetivos que nos indican que las curiosidades son buenos baluartes para vivir en otras aventuras más o menos soñadas.

Premisas renovadas

Tenemos renuncias que compartir con unos avisos que nos proponen sentir con unas premisas renovadas.

Intereses contrapuestos

Me duele el corazón con tu ausencia, que ya se prolonga durante mucho tiempo. Nos hemos movido con intereses contrapuestos que rompen los aspectos sentimentales.

Cambios de antaño

Nos adoptamos con querencias que nos hacen vivir sin distinciones. Nos hemos sentido medio heridos. No podremos asumir los gustos con cambios y flores de antaño.

A otra realidad

Salimos a ver lo que no es. Hemos sentido los planteamientos como únicas verdades. Nos asomamos a otra realidad.

Postura idealista

Nos hemos convertido en los mejores aliados de un destino que nos hace vivir con una postura idealista.

Renovaremos la frescura

Piensas en ese niño que fui y que quedó en alguna parte hace demasiados años. Renovaremos la frescura y los sueños.

Razones no escritas

Pactamos con unas intenciones que nos recogen el momento con unas expectativas que siguen con razones no escritas.

Otra paz de antaño

Fortificamos los medios con enteras intenciones que nos hacen sumarnos a otra paz de antaño.

Lo que no sucede

Los días pasan con deseos que se formulan con cansadas miradas. Tendremos que ir a ver lo que no sucede.

Medio ideal

Tendremos que modificar los sabores con un honor que nos prefiere con una sensación medio ideal. Nos mudamos con pieles supremas.

Ilusiones vencidas

Vente a ver lo que tiene un poco de más sentido ahora que las huellas nos prefieren con ilusiones vencidas.

Hagamos caso al amor

Creo que deberíamos estar de otra guisa. Hagamos caso al amor, que nos prefiere mejor, de manera única.

En otro puerto

Intuimos el estado que es preferencia con penumbras desgastadas. Nos tendremos que ver en otro puerto.

Destino que nos confunde

Sellamos las huellas de un destino que nos confunde. Hemos pedido ser y no ser casi al mismo tiempo. Sentamos nuevas cátedras.

Creencias adivinadas

Resulto con emociones que nos desgranan los pasos de otros tiempos, que hoy son. Hemos adivinado creencias.

Tomar un respiro

Sentimos que todo podrá ser con un gusto que esperemos que sea supremo. Nos hemos de tomar un respiro.

Hemos de adivinar

Lastramos sueños que no se cumplieron. Hemos de adivinar por dónde marchan los esfuerzos.

Lejanía de los propósitos

Planteamos lo que nos gustaría hacer, pero somos conscientes de la lejanía de los propósitos.

miércoles, 28 de abril de 2010

Creación comunicativa

La existencia humana es creación, y lo es desde la mejor de las voluntades. Vayamos hacia delante en la consideración de compartir y de ser con complacencia. Procuremos reservar algunas fuerzas. Persigamos la realidad: seamos lo más coherentes que podamos. Insistamos desde la moderación. Ahora digo lo siguiente: Giro hacia ti, y creo que te veo de algún modo. Nos ennoblecemos con la panorámica más estimada y querida. Somos en la noche que nos presenta grandes apuestas que nos harán ganar la partida de la misión que hoy convertiremos en posible. Hemos acordado imposiciones de reclamos estimados, de sensaciones densas que nos introducen en ese campo abonado que nos aportará un poco de mejoría. Somos en las destrezas y en las distracciones que nos procuran estar muy bien. Estamos.

Impostamos la voz con un recuerdo que nos inculca lo que debería ser una directriz a tener en cuenta por parte de todos. Suplimos las carencias con más comprensión de los fallos, que son muchos, porque hacemos muchas cosas. No es una aceptación sin más: es contextualizar lo que sucede. Creemos en lo que resolvemos, y con un fin solidario nos tratamos de ubicar como parte de un escenario que nos cuaja de protagonistas secos. Hemos pedido considerar un espacio que nos prefiere con una voluntad nueva. Ejercemos en estos tiempos que son de tránsito. Todos seremos capaces, si lo deseamos, si nos defendemos con cordura y compromisos personales y colectivos.

Los sesgos de la voz nos plantean recreaciones de memorias que nos dan calor en todo ese instante que sabe a reforma con planes de impresiones positivas. No hemos sacudido ese peso que nos genera un poco de desazón. Nos cubrimos las espaldas con las últimas caricias, que saben a tales. Nos hemos promovido como parte de un movimiento con el que crecimos hacia un sinfín de sensaciones que hemos de rediseñar como muy nuevas. Imagino que juntos podemos estar en otro papel, con unos fines no determinados, buscando una libertad que nos imprima el mejor de los caracteres.

Hemos supuesto referencias: estimo que no es una buena actitud ahora que recreamos el instante que sabe a suspicacias con unas señales que se llenan de humos que nos impiden ver lo que podría ser radiografía con señales de algo de sensatez. Vivimos una vez, y con esperanzas hemos de aspirar la postrera sensibilidad que nos añade sesgos y planes sin penumbras. Veremos lo que pasa mientras sucede, y trataremos de conseguir ese grado que llamamos experiencia, que comunicaremos para no agotarnos y para aprovechar con sigilo aquello que puede ser. Cultivemos lo que nos ofrece una resolución de conflictos que nos debe hacer más humanos. La comunicación, como reiteramos, es clave.

La memoria nos falla de vez en cuando. Eso no es malo. Hemos de apostar por las intenciones que nos saben a resultados con frecuentes diferencias que nos ponen en un sitio hermoso que sabe a todo y puede que a nada. No vamos a vivir entre fermentos de permanencias y deseos. La honradez nos suelta hacia ese entusiasmo en el que nos seguimos con preferencias y permanencias de una señal que, con gusto, es algo más. Nos pedimos subir un peldaño que hoy ya no nos invita a estar solos. Lo hablamos. Subamos cada vez que podamos la escalera: hallaremos en ese camino asuntos muy interesantes. El aprendizaje queda. Pensemos en tenerlo más claro. Expliquemos con brevedad e ilustrando lo que hacemos y lo que defendemos. Alentemos los espacios en los mejores tiempos. La vida es creación, creación enamorada y comunicativa.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Podemos estar

Demos con los conceptos que nos parecen ideales. Hemos asumido que podemos estar. Nos veremos en otro momento.

No algunos aspectos

Nos protegemos hasta de nosotros mismos, de nuestros sentimientos. No vamos a enunciar algunos aspectos.

Las garantías que nos salvaron

Salimos de algunas premisas que nos hacen recorrer con una cierta efusión las garantías que nos salvaron.

Maestría existencial

Empiezo a destacarte lo que siento. He perdido ese pudor que me procura recuperar la maestría existencial. Nos enganchamos por siempre.

No sé más

Enunciamos las respuestas con unas leyendas que nos declaran unas versiones claves para ser felices. No sé más.

Dudas y voz

Debemos aplacar los resultados de un impacto que nos enamora. Saldremos de esas dudas que sólo nos enseñan a quedarnos sin voz.

Espiral sin fin

Resolvemos algunas incógnitas que nos llevan a algunas más. Esto es una espiral que parece no tener fin, y eso nos parece bueno.

Intuiciones que nos pueden

Simpatizamos con lo que hacemos. Nos manifestamos entre órdenes que nos previenen con unas intuiciones que nos pueden.

Intentaré no perderte

Recuperamos esos fines que nos apartaron de los deseos de los viejos amigos. No sé si volveremos a vernos, pero sí te digo que intentaré no perderte.

Voluntades consentidas

Alabamos algunos aspectos que nos anuncian que el amor está de camino. Llegará, y seremos en las voluntades más consentidas.

Suma y sigue

Tenemos que asumir que las cosas salen con un gusto por lo real. Nos respetamos con unas señales que nos indican que las implicaciones serán un suma y sigue.

Estimación de valores

Expresamos esos grados que nos divierten con una querencia que nos previene con una estimación de ciertos valores.

Curas y paz

Hemos de vivir con menos obsesiones. La sencillez nos enseña a empatizar con las curas que nos devuelven la paz.

Nos comprendemos

Participo con una sensación enorme de placeres compartidos y basados en esos espíritus que hemos alimentado durante mucho tiempo. Nos aprestamos a comprendernos.

No como pensamos

Participamos con todo el amor del mundo. Hemos empleado sensaciones que ahora nos devuelven heridas que no son, que no están como pensamos.

Complicaciones y facilidades

Tendremos que confiar en los recuerdos. Hemos sentido que las complicaciones se volverán facilidades.

Queda un intangible

Todo te dije, todo es, todo viene, y todo nos muestra una caricia que es emoción sincera. Nos hemos enseñado a querernos. Queda, pese a todo, un intangible.

Levedad y ser

Presentamos a buenos amigos que nos vienen con una voluntad que es levedad y ser casi al mismo tiempo.

Viajamos con lo que sentimos

Sentimos los vigores de un destino que se convierte en rastro de lo que fuimos. Viajamos con lo que sentimos.

Razones silenciosas

Hemos abundando en pronósticos que nos plantean regresos a lugares que se nos escaparon con unas razones un poco silenciosas.

Razones que son heridas

Visualizamos las experiencias con las que nos dijimos muchas cosas de las que pensamos. Hemos tomado razones que son heridas.

Lo intentaremos hasta el final

Nos tendremos que conocer con esfuerzos claros. No seremos tan amenos, pero lo intentaremos hasta el final. No nos vayamos.

Causas estimadas

Nos carteamos con insinuaciones que nos previenen de sensaciones que nos devuelven a esos casos en los que fuimos con unos intenciones que aprobarán las causas más estimadas.

Responsabilidades plenas

Todo te podré decir ahora que el todo es un poco recuerdo de aprobaciones desde la nada que nos presenta con responsabilidades plenas.

Un segundo más

Acordamos ser entre voluntades que nos cuestan con el transcurrir de criterios que se alteran. Nos proporcionamos un segundo más.

Mayorías espirituales

Temblamos con renovaciones que nos agasajan con unas modificaciones que responden a aplicaciones que aglutinan mayorías espirituales.

Momentos en suspenso

No podemos entendernos de este modo. Hemos de modificar las actitudes, que se pierden en algunos momentos en suspenso.

martes, 27 de abril de 2010

Fuga de las raíces

Hemos implicado esos sentimientos que nos parecieron fugarse de las raíces más queridas.

Para otras ocasiones

Me impaciento con el espectáculo que me pone a prueba con raíces que consideramos profundas. Hemos servido de testigos para otras ocasiones.

Ya no duele

Sabes que te esperé, y que ya pasó nuestro tiempo. Todo lo que sabes dolió, pero ya no duele.

Intenciones y frutos mediáticos

La intención es muy importante en los frutos que podemos recoger tras un trabajo más o menos arduo. No siempre tenemos lo que merecemos, pero sí es verdad que la actitud incide o hasta condiciona los resultados. Hemos de agudizar el ingenio ante las intenciones mediáticas que nos rodean, que nos han de aproximar con resoluciones de los conflictos que otros hacen permanentes. Hemos de provocar que las mediaciones nos sirvan, que nos emplacen para recordar lo que nos pareció maestría con unas singularidades equidistantes. El virtuosismo nos ha de agudizar el ingenio, que lo tenemos, y que es más en la comunión de presencias reales. Nos hemos de poner en guardia. Hagamos caso a la vida, que nos entroniza con regalos acordes con las misiones en las que todo es posible.
No dejemos para otros momentos lo que podemos hacer hoy. Las consecuencias de todo cuanto fuimos se refuerza con las palabras de los que nos llevaron por la senda de una suposición que es destreza superior. Hagamos que todo sea de la mejor manera que podamos compartir. La solvencia nos ha de venir de la integridad en los planteamientos, en todo lo que hagamos.
Salgamos de confusiones inútiles y tratemos de aprender en el conjunto, dando y recibiendo con el tono más simpático y amable, que, indudablemente, nos ayuda a trasladarnos a la conformación y a la conformidad más variopinta. En esos diversos orígenes está la virtud con la que adecuarnos a los instantes de mayores pasiones. Nos tendremos el tiempo que haga falta. No juguemos a la instantaneidad y hagamos que los consejos sean de todos y para todos. Las direcciones únicas no nos valen. Hemos de alentarnos todo lo que podamos con la conformidad de aumentar las sugerencias y sus resultados.
Demos lo más apetecible a los que nos rodean en la idea de que ofreciendo recibimos mucho más. La panorámica ha de ser extensa para que no nos falte nadie de manera consciente o inconsciente. Hemos de abundar en esos moldes que no han de constreñir sino servir de acicate para todo cuanto ha de venir por la senda más maravillosa. Nos debemos sentir preñados de conocimientos fundamentados en los universales griegos.
Añadamos espacio a esos momentos que nos indican que el sí es relativo. No suspendamos a priori ni dejemos para mañana lo que es obra diaria. Nos hemos de alimentar con las ayudas y las fraternidades. El positivismo, como diría Popper, también ayuda, y lo sabemos. La actitud es básica en la cosecha. No consintamos que la frustración se apodere de nuestras jornadas. Hagamos extensiva esa postura a quienes nos rodean. La comunicación es, evidentemente, el nexo de unión. Siempre, o casi siempre, lo es. Los frutos están ahí, si queremos verlos, claro. Vislumbremos las intencionalidades y sus inmediatos o mediatos resultados. Seguro que, entre los compromisos y obligaciones, podemos hallar mudanzas e incluso mejoras.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Dar mucho más

Te traslado que quiero ser feliz con disposiciones que nos alientan con mejorías relativas. Nos tenemos que dar mucho más.

Dudas metódicas

Planteamos algunas vacilaciones, dudas metódicas que se apartan de los itinerarios de antaño.

Resultados que se nos escapan

Hemos ejercido como amigos. Nos trastocan con sugerencias que nos adiestran con resultados que se nos escapan.

Equilibrios salubres

Hemos montado pensamientos que se basan en los afectos. Hemos de dar con los equilibrios más salubres.

Necesidades relativas

Necesitamos palabras de confianzas plenas. Hemos optado por recuerdos que nos han de preferir con necesidades relativas.

Adjudicaciones sorprendentes

Debemos hacer cuentas. La vida nos oferta toda clase de opciones que se demoran o adelantan con probabilidades que confían en adjudicaciones sorprendentes.

Fracciones sugerentes

Tenemos que estar entre nuevas posibilidades con productividades que nos aclaran lo que podríamos hacer. Las diversiones nos disponen con fracciones sugerentes.

Nos resolvemos

Resolvemos las intuiciones de quienes nos vieron con posiciones que creen con asunciones de peticiones flamantes. Nos resolvemos.

Instrucciones y pasiones

Debemos vernos donde sea posible. Los menesteres de antaño nos recuerdan instrucciones de grandes pasiones.

Recuperar ansias

Vivimos invasiones que nos recortan las ansias de vivir. Debemos recuperarlas. Nos aseguramos nuevos procesos.

Vemos sin mirar

Prestamos amistades que nos deberían pertenecer para ser entregadas en global. Nos miramos, pero no vemos, y vemos hasta sin mirar.

Lugares que conocemos

Rastreamos en el interior de un mundo que es universo con respuestas que no damos en tiempo y forma. Soplan vientos que nos arrastran hacia otros lugares, que ya empezamos a conocer.

Libertad y oportunidad

Necesitamos una cierta libertad. Empatamos ante la diversión que es vida con resoluciones un tanto nuevas. Iremos para otro lado. Nos damos una nueva oportunidad.

Girar para que nos veamos

Hemos adecuado las circunstancias, que también nos han modificado, que nos han invitado a girar para que, en la vuelta, todos nos veamos.

Renovaciones y refrescos

Decidimos renovaciones de espíritus que, en realidad, se refrescan para salir todo lo mejor que podemos.

Confianzas y capacidades

Hemos preferido seguir por esa senda que nos reivindica con actitudes que nos dan confianzas en las capacidades que vamos a desarrollar.

En otras pruebas

Tenemos toda la responsabilidad de ese universo que nos gusta con constancia. Nos debemos poner en otras pruebas.

Titubeos que recortan

Nos aplastan las circunstancias que nos atraen con titubeos que nos recortan voluntariamente un amor nuevo.

Lo que nos ofrece seguir

Ponemos emergencias que nos han de llevar con adecuaciones que nos marcan prestaciones que nos recogen con pérdidas que aniquilan todo cuanto nos ofrece seguir.

Estructuras y momentos

Dammos algunas estructuras que nos incluyen en esos momentos que nos liberan de algunos pensamientos poco críticos.

Gracias atemperadas

Buscamos una geografía que nos regale conocimiento. Hemos atemperado las gracias, y por eso nos comprendemos mejor.

Saldremos

Cerramos y abrimos puertas que se adosan a los muros que nosotros mismos colocamos. Saldremos de la crisis sentimental, y de otras...

En esa experimentación

Giramos hacia ese lado en el que nos vemos con pronósticos superiores. Nos hemos dado un poco más de lo que sentimos, y ahora es cierto que estamos en esa experimentación.

Estamos en lo propio

Salimos a ver la tolerancia con una amistad que nos propone cansancios repetidos. Estamos en lo propio.

Espero que no siempre así

Debería verte con insinuaciones un poco más claras. Debería. Espero que no estemos siempre así.

lunes, 26 de abril de 2010

Infundes respeto

Me infundes mucho respeto. Hemos servido de testigos de la nueva era que viene con resortes queridos. Nos hablamos. Hemos servido de nuevos amantes. Ya analizaremos todo más adelante.

Lo que tenga que ser

Vigilo para que los sentimientos no se marchen. No es actitud. No hay nada más libre que ellos. Será lo que tenga que ser.

Más que nos amaremos

Reservamos algunas paciencias para liberar todo lo que llevamos en el interior. Nos hemos querido, y más que nos amaremos.

Un poco de buen humor

Nos figuramos lo que podemos hacer, y seguramente lo hacemos con maestría y buenas vibraciones. Nos tomamos un poco de buen humor.

Complacencias comunicativas

La seriedad es buena, necesaria, y la hemos de compartir con la complacencia más bondadosa. Demos con la impronta que nos arregla con destacadas elucubraciones que nos sacarán de determinadas finalidades. Sueño con la distracción de cada día, en la que tú apareces como la gran referencia, con la que crezco sin domar mis intenciones, sin entender nada de lo que ocurre, sin ser yo en ti. Puede que no sea tan malo. Nos mandamos asomar a una realeza en la que nos distraemos como si ese todo en el que nos involucramos se inmiscuyera igualmente en las destrezas con las que aumentar el gozo de las sombras que nos previenen con valentías útiles. Estamos listos para todo, incluso para ser nosotros mismos. Hemos aglutinado esas peculiaridades que nos incluyen en pequeñas ilustraciones con las que incrementar nuestras empatías, tan necesarias en los actuales tiempos.

Estuvimos en un pasatiempo que consideramos nuevo, y fuimos en la definición de conceptos con los que anularemos en adelante las versiones más instrumentales, que nos harán falta. Hemos agotado los esfuerzos que nos preñaron de intenciones con las que crecimos en la sensación más serena. No fuimos, no estuvimos, no pudimos, y nos quedamos con la memoria harta de esperar. No debemos dejarnos vencer por la voluntad de unos corazones fragmentados en la señera gratitud que nos complace y nos gusta por las diversiones que podemos exprimir.

Nos defendemos de las curiosidades con unas complacencias que nos elevan por encima de unas nubes que encienden el camino de los mejores senderos. Cautivamos a quienes nos sorprenden con sus vencimientos de amatorias ilusiones que nos empujan con la fe más mayúscula. No debemos discutir en este nuevo encuentro que nos emociona con sus planteamientos categóricos. Hemos aplaudido algunos cambios. Las mudanzas nos olvidan en sus eternos trasiegos, que nos disponen para que seamos muy felices. Necesitamos serlo.

Hagamos caso a lo que llevamos dentro desde la similitud de los caracteres con los que nos enfrentamos cada día, incluyendo los nuestros, de los cuales hemos de aprender constantemente. No permitamos que el cansancio nos pueda. Hemos de ganar la partida a todo cuanto nos sucede, sobre todo cuando nos parece negativo, que no siempre lo es integralmente. Nos debemos levantar ante cada caída, de la cual hemos de sacar ese valor de la experiencia que nos indica que lo que no acaba es vuelta a empezar, tal y como podríamos definir el ciclo de la vida.

Supongamos que estamos en ese tono que nos acapara con las veleidades de una existencia que es suprema por el entendimiento de grandilocuencia sorprendente. No hemos sido. El pasado queda atrás. Miremos el futuro con ese añadido que supone la novedad y la sorpresa, bases de todo cuanto nos rodea. Hagamos caso a la economía y a la ecología desde los sustratos de una comunicación permanente. Nos debemos tomar en serio-broma la existencia humana, que todos los días nos regala muchos segundos de felicidad en y desde el mismo conocimiento. Razonamos con similitudes que nos preñan de pura comunicación. La voluntad y la belleza han de unirse cada vez más. Seguro que darán con reflejos y realidades sensacionales.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Implacables

Superaremos todo lo que nos llega con una postura de cohesión absoluta. No vemos los minutos, que son implacables.

Ser en libertad

Nos liberamos de algunos momentos que consideramos inhóspitos. No nos vale el control anterior. Queremos ser en libertad.

Daremos solidaridad

Comprendemos. Hemos contextualizado lo que poseemos, que no es mucho. Tampoco precisamos más. Subrayamos las peticiones que nos previenen con sus futuras caricias. Hemos tomado el tiempo de antes. Nos daremos solidaridad.

Asumir lo que ocurre

Predecimos los descensos con acumulaciones que nos permiten asomarnos a consideraciones y circunstancias de antaño. Nos hemos dedicado a asumir lo que ocurre.

No debemos agobiarnos

Apremia la vida con sesgos que nos entorpecen las interpretaciones. No sé si te veré más adelante. Tampoco debemos agobiarnos.

Sin seguridad

Exteriorizamos las raíces que nos dieron consejos cuando nada era lo que parecía, o, sencillamente, no lo parecía. Participamos sin seguridad.

Sacar los conceptos

Damos con esa actitud fija que tiene puntos a favor y en contra. Hemos de sentirnos libres. Las comunicaciones siguen ahí. Se trata de sacarles los conceptos.

Las echamos de menos

Me gustaría que la fórmula fuera otra. Hemos compartido muchas caricias, y ahora (es normal) las echamos de menos.

Ponemos la mesa

Experimentamos momentos que sólo vivimos en sueños. La hora ha llegado, y nos sentimos contentos por ello. Ponemos la mesa.

Nos pedimos menos

Juntamos los momentos buenos y salen situaciones que nos complacen con regulaciones insistentes. Nos pedimos menos.

Importancias relativas

Consumamos los esfuerzos con unas separaciones de importancias relativas. Nos damos la mano. Nos hemos enseñado a convivir.

Bromas y seriedades

No me asusto. Sé que nos queremos. Evaluamos las ocasiones que han de sucederse con bromas y seriedades.

Nos regalamos tiempo

Nos contemplamos con una actitud que nos cifra algunos deseos. Nos regalamos tiempo, que es lo más preciado.

Demasiado callados

Reclamo que nos comprendamos desde el principio. Tomemos el tiempo que sea necesario. Estamos demasiado callados.

Nuevo lapsus

Creo que estamos firmes y de acuerdo. Nos gozamos. Nos hemos abrazado en este nuevo lapsus que nos oferta besos y abrazos.

Más fuertes ante la hostilidad

Tenemos que contribuir a la felicidad mutua. Juntos seremos más fuertes ante los períodos de hostilidad.

Procesos culminados

No es sencillo lo que me quieres contar. Nos prevenimos. Hemos culminado algunos procesos.

Como si fueran ideales

Todo nos hiere. Supongo que estamos muy susceptibles. Hemos tomado las razones como si fueran ideales.

Amores que tuvimos

Te veo venir, y me siento a gusto con lo que me traes, con lo que me refieres, con lo que es exponente de amores que ya tuvimos.

Sensaciones viajeras

Compramos momentos. Hemos alcanzado ese instante que es momento álgido para las actitudes que nos propondrán sensaciones viajeras.

Adiestrar nuestros corazones

Todo podrá ser en cuanto tú me digas. Hemos asimilado cambios que nos promueven para adiestrar nuestros corazones.

El fin que nos justifica

Me recupero en ti. Hemos abundando en los momentos de lenta facturación que nos arrastra hacia el fin que nos justifica.

Pensamientos floridos

Me entusiasmo con lo que nos podemos dar. Hemos asistido a unas etapas de pensamientos floridos.

Lo que queremos ser

Vivimos espíritus que se llenan de pensamientos alocados, llenos de pasiones con las que alimentar lo que queremos ser.

Estrecha relación

Compartimos los anhelos con unos momentos de estrecha relación. Nos mostramos más nosotros mismos.

domingo, 25 de abril de 2010

Duende enamorado

Creo que todos llevamos ese duende enamorado que se hace preguntas de difícil razonamiento. Sé que eres tú misma, y eso me hace recordarte.

Nunca te diré adiós

Me las apaño sin ti. No podría ser de otra manera. Ahora me doy cuenta de lo que supusiste. Ya no puede ser. No acompaña ni el momento ni los años. Nunca te diré adiós.

Evidencias de otros momentos

Me dibujas una paciencia que hoy nos libera de parte de un mal que no vislumbramos bien. No hemos negado las evidencias de otros momentos locos.

Nos hemos buscado

Las labores de entendimientos nos ofertan gustos que subsanan algunas creencias que nos ofertaron señales de intenso quehacer. Nos hemos buscado.

Corazones sigilosos

Veo el humo de ese fuego que nos une porque estuvo alimentado por nuestros corazones, hoy sigilosos, pero que saldrán de su escondite.

Como lo que debería ser

Los elementos preferidos nos conducen por derroteros que nos aclaman como lo que debería ser.

Pensamientos en la cercanía

Te he contado que estamos prestos a las aventuras que nos lanzan a ese vacío que nos incluye en momentos de pensamientos en la cercanía.

Seguimos para ver

Estuvimos hablando de ser en las negaciones de unos abrazos que nos proponen secuencias maravillosas. Seguimos para ver.

El lento presente

Todo me da un poco de miedo cuando hablamos de esperanzas que comprometen un futuro que no sabemos si llegará. Prefiero el presente, lento, pero ahí.

A no ser

Me he enfrascado en la voluntad de una memoria que me diseñará los planteamientos teóricos y medio prácticos. Te enseñaré a no ser.

Te diré el sí

Me distingo para comportarme con esa fuerza que es realidad con diferencias medio conocidas. Te diré el sí.

Con mucho aprecio

Tendremos que recuperar las posiciones de unos dominios sencillos que nos dirán hacia dónde podemos cabalgar. Nos tendremos con mucho aprecio.

Identificamos poco

Bromeamos con los espacios que son sinergias en el más puro vacío. La existencia no siempre está en su lugar. Identificamos poco.

Callaremos el nombre

Podría confesarte todo ese cariño que me llega como regalo de varios cielos. Todo tiene su nombre, pero hoy lo callaremos.

Pros y contras en el amor

Abro mis campos de deseos y los llevo hasta las cenizas de un amor volcánico que tiene sus pros y también sus contras.

Lo callaré

Te confieso que te amé, y no recuerdo bien los motivos. Te confieso que lo recuerdo a duras penas, y te podría decir el porqué. Lo callaré.

Abundancia sentimental

Nos hemos puesto a abundar en momentos que consideramos estelares. Nos confirmamos un camino que nos llenará de abundancia sentimental.

Interferencias buenas

Digamos lo que pensamos y seamos capaces de pensar antes de señalar lo que podrían ser interferencias buenas.

Nos hemos animado

Planteamos estar en ese mundo de vencimientos y de querencias que no pueden ser. Nos hemos animado.

Con gratitud enorme

Nos acercamos a ese momento en el que seremos la misma persona con una gratitud enorme.

Palabras que entendemos

Vivimos entre incidencias conducentes a las labores más deseables. Nos hemos dado palabras que ya entendemos.

Que no sea así

Hacemos caso a las presencias que nos ennoblecen con recortes de presencias fieras. Nos cansamos de esperar. Hemos de procurar que no sea así.

Con silencios

Nos cansamos de vivir sin imaginación. Eres esa fila que aglutina el todo y la nada. Nos hemos mostrado con silencios.

Segundo plato

Me distraes con clientelismos que me rompen la disponibilidad que es segundo plato. Nos hemos puesto a elaborar anhelos nuevos.

No lo soy

Te podría decir algunas palabras valientes, pero no lo soy cuando se trata de desnudarse.

Estás tú

Te planteo un encuentro, un deseo, un amor, y en todas esas iniciativas estás tú. Espero que me reconozcas.

sábado, 24 de abril de 2010

Estamos en todas partes

Te siento parte de mí, como yo lo soy de ti. Nos asomamos con versiones medio nuevas. Estamos en todas partes.

Paz y armonía comunicativas

Aparezcamos con todo lo posible en la idea de llevarnos bien, equipándonos con actitudes de universales facturas. Miro con tu perspectiva. Es tuya. Convengo que sea así. Recuperemos espacios y conceptos. Me entrego a tu causa, a todas las causas posibles, y soy entre las conversaciones societarias que nos invitan a trazar el mejor itinerario. Hemos asumido el coste de emociones que no terminamos de contemplar con luces y sombras. Buscamos palabras que son, que nos determinan sin ofensas, con participaciones de creencias que constituyen puntos de partida hacia ese momento más sincero. Nos hemos visto con afán, sin artificios, entrenando los motivos para que se hagan un poco de hueco.

Hemos aspirado a tomar en consideración un poco más de lo que podrían ser criterios con los que amar y ser amados. No podemos trabajar con fantasías únicamente. Son necesarias, pero precisamos unas cuantas reacciones sacadas del mismo acontecer diario. Nos hemos de servir, todos, de referencia. Las intuiciones nos han de sacar de las bases que serán alturas con miradas señalizadas. Nos avisaremos.

Suponemos el todo que nos calma con recreaciones de posiciones sin dominios claves. Veamos lo que se dice. Nos queremos. Hemos asumido que nos propongamos unos caminos de penitencias brillantes con las cuales adquirir una nueva tendencia, un flamante hábito, con el cual podremos consagrar las viejas aspiraciones. Tenemos que dotarnos de más sentimientos. Con ellos seremos y podremos.

Solicitemos algunas posibilidades con unas bromas que han de partir de un reglamento no escrito pero aceptado por todos. Los diálogos han de diseñar el momento, el ritmo y las cadencias con las que nos animaremos a ser nosotros mismos con una sinceridad nada oculta. Hagamos que la señal sea querida, que se ponga en el sitio más convenido. Nos hemos de estudiar con una base que nos suponga aumentos de ese intangible que sabe a comprensión, a entendimiento. Hagamos que todo sea del mejor pelaje que podamos. Hemos atraído esas pasiones que nos alimentarán durante varias etapas renovadas y refrescadas en sus esencias.

Notifiquemos, cada vez que podamos, las resoluciones que nos podrían convenir antes o después. Hemos de ayudarnos a confiar en lo que nos implica desde la docencia en estado puro con sabias y queridas intenciones que no son fines sino inicios hacia la escalada de las dificultades. Ultimemos los detalles con unas sintonías que nos deberán gustar con unas dudas y unas conclusiones. Hagamos que los planos de detalle muestren lo que merece la pena. Es cuestión de incidir en paz y armonía. No debemos sentirnos condicionados. Creemos, y lo narramos. Aplaudamos lo fundamental y lo accesorio con una empatía que nos ayude a ser magníficos a partir de lo sencillo. Continuemos sin diluir las fortunas del aprendizaje, que hemos de considerar como contribución societaria desde todos los vectores posibles.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Distracción insinuada

Enlazamos con ocupaciones que nos ofertan gustos con recuerdos hacia la distracción más insinuada.

Razones que nos liberen

Contamos con una franqueza que nos ofende por sabida. Consumamos algunos deseos nuevos. No damos con razones que nos liberen.

Onda perdida

Jugamos a vivir, y eso mismo pasa la vida. Nos mostramos muy desconectados, y eso no me parece bien. Hemos perdido la onda.

Vestido de colores

Influenciamos nuestro entorno con unas gotas de aguas que llegaron tumultuosas. Nos hemos vestido de colores.

No te diré que no

Creemos en esas verdades que nos cortan por mitades que nos rompen con reglas calladas. No te diré que no.

Sin nubes en el cielo

Dirigimos un barco que es amor y buenos deseos. Nos hemos quedado sin nubes en el cielo.

Evidencias negadas

Prisas y deseos: eso es lo que somos en esa nada que es versión nueva. Hemos negado algunas evidencias.

Hacia la otra orilla

Me gustaría acercarme a tus bondades, también a tus penas, y me complacería en grado sumo el poder ayudarte, pero sabes que soy un pobre hablador que, en silencio, navega hacia la otra orilla.

Cuentos que no queremos

Las prisas son consejeras que no gustan. Hemos aplicado algunos cuentos que no son los que nos gustaría oír. No los queremos.

Reparto mayor

Hemos tomado esa situación como una eterna broma que nos reparte más de lo que podemos confesar.