lunes, 31 de mayo de 2010

En otra dimensión

Te prefiero con el don de la entrega. Limpiamos los anhelos con unos gustos que nos hartan de esperanza. Hemos aterrizado en otra dimensión.

Calificar el futuro

Nos exigimos
un tiempo añadido
para dar con el amor
de un mensaje
que nos debe
calificar el presente,
y, así, compañera,
nuestro futuro.

Sin pedir nada

Consigues
que te vea
sin medida,
sin ese cronos
que nos gana siempre,
sin búsquedas en suspenso,
sin pedir nada.

No espero

Coronamos
la vida y sus esencias
con implementos
de complacencias
sin destino.
Ya no espero.

Intención única

Necesito vivir
en ese costado
que me regala
docencia y distracción.
Todo me viene
de ti, por ti,
con una intención
inmejorable, única.

Suerte contigo

Eres esa señal
que me invita
a recordar
el sentido de lo vivido,
de lo que está
por suceder.
Tengo suerte contigo.

Momentos afortunados

Eliminemos esos momentos que nos parecen poco afortunados. Tratemos de fomentar los buenos, los mejores.

Con mucha fe

Todo me lleva
hasta ese corazón
que me ilumina
cada día, cada instante,
sin justificación,
con mucha fe.

Garantía, el amor

Aprendo de tus formas,
de todo cuanto fuiste
cuando las voluntades
nos escuchaban atentas.
Nos esforzamos
por estar bien.
El amor es la garantía.

Letras de amor

Te mando ese mensaje
que me sabe a ti,
a lo que sueñas,
a todo cuanto te digo,
a lo que será.
Te pongo mi corazón
en un cesto
de letras de amor.

Por la serenidad comunicativa

Planteemos con equidistancia la máxima serenidad en la comunicación. Hemos de añadir los espacios más tiernos, flexibles y consolidados. Pensemos en lo colectivo, en el bien común, y todo con la comunicación. Juntos somos más y mejores. Amanece en este nuevo día con una ocasión entre oportunidades que hemos de procurar que brillen. Repartiremos los anhelos comunicativos con unas voluntades que nos deben incentivar para ser entre equipos que nos asaltarán con menos dudas. Sabremos, o debemos saber, con una incentivación de resultados queridos. Hemos de mirar mucho más allá, y sin atropellos. Nos hemos querido mucho. Debemos demostrarlo sin ambages.
Nos damos los buenos días con unas actitudes de manifestaciones muy apreciadas. Hemos de abundar en lo obvio, en lo que nos ha de sacar de los rituales más sinceros. Nos hemos convencido de espacios con reglas que nos adelantarán con vacíos que podemos considerar existenciales. Abordaremos más simpatías con unas resoluciones de caricias en plenitud. Estamos preparados para aceptar las sensaciones que nos olvidan en momentos de pura extensión de cuanto nos gusta. Hemos dicho el sí con una fantasía que es remate fugaz.
No s debemos serenar ante lo que ocurre con unas comunicaciones periódicas. Hemos dado lo más y lo menos con una voluntad de querencia auténticamente sincera. Nos hemos consultado algunas soluciones que nos han de llevar hacia la vehemencia más pacífica. Estamos enfrascados en situaciones fantásticas con las que construiremos los mejores edificios y estaremos prestos, así, para acudir a las suficientes citas. Nos pondremos a dialogar. Hemos aprendido y más que sabremos con el transcurrir de varios tiempos que nos harán empatar, lo cual es bueno.
Tenemos que ponernos a pedir, y no para nosotros. No haremos reclamaciones interesadas, excepto para darnos unos avisos con los que consumar las voluntades de quienes nos dijeron que era mejor estar y vivir en la paz de los ancestros, que nos enseñaron mucho. Suponemos que es mejor que nos entendamos, pero realmente la experiencia nos dictamina que es así. Las premisas han de contribuir a que las marchas lleven los mejores ritmos. Adecuemos todo con mucho más.
Suspiramos constantemente por esos gozos que han de plantear solventes conclusiones a las peticiones de amistad, de entrega, de encuentro, de superación, de hábitos consolidados y salubres… Hagamos que todo funcione con una cierta responsabilidad. Hemos tomado partido por soluciones que nos declararán las tareas más confluyentes con cuanto hay que llevar a cabo. Debe valer lo que nos ocurre. La existencia nos sorprende. Las señales nos darán resoluciones frente a los posibles olvidos. Hagamos que la comunicación los deje un poco más fortalecidos. Seguro que podemos. Nos espera un alto interés, que no sólo es personal: ha de ser colectivo. Serenemos los ánimos, y hagamos que funcione el proceso comunicativo sin ruidos y sin filtros.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Los mejores cambios

Abrimos un ciclo que nos hace entender casi todo cuanto nos llega. Hemos asumido los mejores cambios.

Momentos solapados

Nos hacemos falta. Lo sabemos desde que nos miramos sin ver lo que había detrás. Los momentos buenos se han solapado.

Un poco menos

Tenemos que vivir de otro modo. Hemos apostado por recuerdos que nos harán falta. Hemos pedido un poco menos.

Caso a los corazones

Maduramos con la asunción de competencias que nos vienen en aluvión. Hagamos caso a los corazones.

De largo

Damos crédito a lo que hacemos. Hemos vivido en el nuevo marco de relaciones señeras. Nos hemos pasado de largo.

Vivir mejor

Revisamos y reducimos los instantes que consideramos en conjunto. Nos hemos regalado los consejos que nos harán vivir un poco mejor.

Anhelo compartido

Resistimos hasta sin ver lo que nos comprende con consultas revisables. Nos controlamos. No sirve para nada si no hay un anhelo compartido.

Causas principales

Creo que podemos acertar en muchos momentos, siempre y cuando que compartamos las causas principales, que han de ser comunes.

Plantear consenso

Asumimos que seremos capaces con el paso de cuatro tiempos y algo más. Hemos mirado hacia el mismo aspecto, lo cual nos hace plantearnos un consenso.

Directamente del corazón

Hemos tomado en cuenta lo más gustoso de estos sentimientos que vienen directamente del corazón.

Utilizaremos el punto

Llamamos a una causa que es sentimental y amorosa. Nos hemos dado un punto de encuentro que utilizaremos.

Caso al amor

Dedicamos más deseos a un entendimiento que precisamos con muchas confluencias de causas queridas. Hagamos caso al amor.

Por un extraordinario camino

Generamos la salud que es distinción con unos amores que haremos eternos. Hemos complacido a los buenos. Vamos por un extraordinario camino.

Habituarnos

Aseguramos negaciones que nos ponen en unos momentos de dudas que se harán presentes. Nos vamos a habituar.

Nos aconsejamos causas

Hemos de intentar que la voluntad nos llegue de cara. Hemos asomado con divisiones creíbles. Nos aconsejamos más causas con las que poder advertir qué hacer.

Sueños nuevos

Tendremos que ir. La vida nos ha sorprendido con unos factores que nos ponen en momentos con sueños nuevos.

Muy deprisa

Hemos aumentado ese deseo de vernos. Los años han pasado muy deprisa. Nos vemos atrapados en cualquier parte.

Cariños auténticos

Todo te podría decir ahora que no te indico nada. El valor es y se supone cuando hablamos de cariños auténticos.

Avatares reiterados

Resumimos la vida entre eternidades que nos recogen con tiempos de avatares reiterados.

Hacia el mismo origen

Tendremos que reconocer que la complacencia se ha de compartir con un asomo de dudas que han de señalar hacia el mismo origen.

De manera superior

Vamos y venimos con un golpe de efecto que nos señala con unos regustos que nos hacen vivir de manera superior.

Intenciones cuerdas

Te dejo en ese sueño donde encontrarás lo que te guste. Hemos asimilado las intenciones más cuerdas.

Numerar vacilaciones

Ganamos y perdemos con unas improvisaciones que nos preparan para quedarnos entre muestras que nos asaltan con más vacilaciones de las que podemos numerar.

Dominios forzados

Hemos ilusionado a esos corazones que nos hacen compartir los dominios de aterrizajes forzados.

Jugadas que nos dominan

Curamos con señales que nos dominan con sus recortes en suspenso. No sabemos de jugadas que nos dominan.

Impaciencia debida

Hemos indicado aspectos que nos subrayan lo que nos gustaría hacer con impaciencia debida.

Nos damos parte

Hacemos realidad lo que fue concreto y puro amor. Hemos señalado nuevas caricias. Nos damos parte.

A destiempo

Juraremos un amor eterno que no lo será. Siento que las cosas han surgido a destiempo.

De todo

Reconozco que estamos unidos desde que supimos que, sin haber nada, había de todo en nuestros corazones. Nacimos en comunión.

Sin verte

Junto tu espacio y el mío, y parecen perfectos. Te encuentro cada día, hasta sin verte.

viernes, 28 de mayo de 2010

Prestemos tiempo a la comunicación

Démonos tiempo. Lo necesitamos para hacer las cosas bien, para sopesarlas, para poderlas valorar. Cada día hemos de bregar para que las ideas que tenemos, sobre todo las sustentadas en universales, brillen. Señalamos la costumbre con un gozo que es sombra con registros periódicos. Hemos visto lo que nos complace y lo que no, y ahora nos damos unos avisos que han de servir para dar en esa tecla que nos permita comparar las cautelas con los elementos más gozosos. Debemos aspirar a mucho, a más, y debemos tener lo que es siembra con frutos de sensaciones airosas. Nos tenemos, y nos seguiremos teniendo con el anhelo suficiente para superar multitud de aspectos desconocidos y también seguramente algunos problemas.

Señalemos hacia ese lado donde la naturalidad ha de triunfar. Nos debemos aconsejar vestigios con los que incrementar esos fines que hemos de consolidar como solidarios. Hemos aprendido con el transcurrir de tiempos que hemos de indicar como pretéritos. Hemos sido y más que seremos en el devenir de los tiempos buenos. Los consejos han de servir para mucho más. Vislumbremos las consecuencias en mitad del camino, incluso para corregir, con ideas y actitudes reparadoras, todo cuanto vayamos haciendo que sea susceptible de mejoría.

Atemos los cabos de las emociones hasta aparecer en esos tránsitos con los que hemos de añadir implementaciones generosas. No neguemos las amistades más sinceras, que han de ser esos elementos más espaciosos en un mundo de hostilidades neutralizadas como esos mejores métodos para estar en sano equilibrio. Planteemos las querencias como atractivos que pueden aplicar remedios a medio y largo plazo. Tengamos en cuenta que todo puede resultar.

La vida tiene un componente físico, otro psíquico y otro probablemente espiritual. Con todo ello hemos de avanzar sin mirar atrás. Pongamos por caso que vamos y que suspiramos por razones de genialidades poderosas. Hagamos que el todo sea parte y que ésta forme ese conjunto que explique y justifique la mayor parte de nuestras actividades. Suenan músicas que hemos de saber nombrar e interpretar. La existencia tiene múltiples vectores.

Duele que no seamos capaces de sacar partido a determinados aconteceres que se suceden en una serie de preferencias que nos ponen con diferencias unidas a prestaciones de ayudas visibles. Estemos para ser, y seamos para estar. Todo es cuestión de espacios. No dejemos que las aspiraciones se queden en sustentos de apatías recogidas en nuevas cajas que no consultamos. Prestemos tiempo a lo que nos puede definir como maestros y aprendices en paralelo. Daremos con solvencias y anhelos consolidados por obra y gracia de la comunicación. Dispongamos todo lo necesario para que funcione, para que esté operativa. Nos aguarda tanta esperanza fructificando que seguro que vamos a disfrutar mucho.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Medidas de equilibrio

Sabemos querer con pasión. Ésa es la dirección que hemos de tomar sin pudor. Las medidas nos consuelan con cumplimientos y medidas de equilibrio, justas.

Calor a lo que sentimos

Colamos ese deseo en una cueva de mansas costumbres. Debemos dar calor a lo que sentimos.

Soluciones colectivas

Te escribo mis propósitos. Hemos ido directos a un cielo de nubes de colores. Acertamos con soluciones colectivas. Tenemos muchas cosas.

Sin conflictos

Nos mantenemos con unas pláticas que recuerdan los tratos más hermosos. Llegamos a aterrizar sin conflictos.

En cinco

Vehiculamos las sorpresas con unos amores que son con el transcurrir de cuatro tiempos que se convertirán en cinco.

Cumbres complejas

Hemos perdido las memorias de otras eras que se fueron con los soportes que ya no forman parte de las cumbres más complejas.

Instantes de pasión

Creemos en experiencias que solventan los instantes que consideramos de pasión. Hemos consentido mucho. Pasaremos revista.

Animar las miradas

Tenemos un principio que hemos de sostener con las mejores intenciones. Nos llegan con razones que han de animar las miradas.

Las gracias de otras etapas

Nos aliamos con las costumbres de quienes dicen solventar algunos momentos que soportaron las gracias de otras etapas.

Con sus hechizos varios

Hemos tendido un puente. La existencia nos ha consentido con complejos suspiros por las personalidades que nos envuelven con sus hechizos varios.

Historias que han de aletear

Superamos los plazos con unos gustos por lo más sano. No hemos dado con las reservas de otras historias, que han de aletear.

Sensaciones transparentes

Restauramos esos motivos que nos dieron sensaciones transparentes que, a menudo, son buenas, y hasta necesarias.

Has brillado

Eres todo para mí, mi origen, mi fin, mis afanes más lindos. Has brillado en mi corazón, y por eso vivo.

Algunas etapas más

Registramos unas iniciativas que han de perpetuarse con el transcurrir de algunas etapas más.

Debemos aprender

Te pido generosidad. Hemos aliviado los corazones con responsabilidades consentidas con amistades que provocarán soluciones. Nos debemos mucho. Debemos aprender.

Ilusiones claras

Llega la memoria con un entusiasmo que hemos de compartir en un instante de ilusiones claras.

Omisiones de lo negativo

Reconstruimos la existencia con más galardones anónimos. Nos hacemos caso con omisiones de experiencias en negativo.

Gracias

Hemos vivido entre aspectos azulados que nos llenan de dificultades que podremos superar con mucho mimo. La vida es, incluso con sus inconvenientes, que iremos solventando. Gracias.

Análisis claves

Hemos exculpado a los buenos, a los mejores, a los que nos vienen con consideraciones de reparaciones tendentes a dar con los análisis que podrían ser claves.

Lo más hermoso

Me recojo en tus complicidades. Hemos abierto ese camino que estuvo obstaculizado durante demasiado tiempo. Nos apoyaremos sin figuraciones. Hemos tocado lo más hermoso. Nos respetamos.

Entre anhelos nuevos

Te solicito ser en mi corazón. Poco a poco iremos desarrollando lo que es amor entre anhelos nuevos.

Sincerar en las nuevas etapas

Hablamos de códigos que nos trastean los sentimientos con ahorros de amores. Nos hemos de sincerar en las nuevas etapas.

Mirándonos con mucho cariño

Cerramos algunos pactos con memorias que nos resultan muy próximas a lo que quisimos hacer. Estaremos delante de la mesa soñada, mirándonos con mucho cariño.

Amores cercanos

Nos hemos puesto en una situación que nos acaricia con preocupaciones elevadas. Nos volvemos con insistentes posiciones de amores cercanos.

Encuentro milagroso

Nos determinamos con unas gracias que nos recuerdan los primeros instantes de un encuentro que fue, es, milagroso.

Por amor

Nos lesionamos con preferentes dichas que nos ubican en lugares sombríos. Hemos arreglado el mundo, o algo así. Ha sido por amor.

Engatusados

Prestamos un poco, quizá un gramo intangible, de sensaciones. No es fácil. Nos hemos engatusado.

Ya te diré

Ya te diré lo que pienso mientras me hago caso a mí mismo. Nos hemos pedido un poco de humor. Lo necesitamos.

Nos consultamos

Todo es posible en un mundo complejo que nos encuentra con rescates de primera y última hora. Nos consultamos.

Más adelante

Juzgamos algunos motivos que nos proponen acelerar el paso para vernos un poco más adelante.

Ser entre los dos

Iniciamos el partido en el que nos vemos con finalidades variables. Estamos listos para ser entre los dos.

jueves, 27 de mayo de 2010

La comunicación, como la vida misma

El directo es la vida, y la vida se sustenta en la comunicación, en sus enormes ventajas de solución ante los problemas que se puedan suceder. Los ejes comunicativos han de ser los referentes respecto de lo que llevemos a cabo. Cada día esbozamos, o debemos, algunas soluciones que no siempre se presentan con la solvencia de aquellos momentos en los que aprendimos los unos de los otros. Seamos sensatos con las cautelas que sean menester. Hemos de aprender con lo que hacemos. La vida es en ese trayecto que nos rescata con resúmenes que esperamos acertados. Nos hemos dicho todo y de todo con las suficiencias que nos conducen por resúmenes condensados. Hemos de apropiarnos de otras esferas para dar con los aprendizajes que nos liberen con el transcurrir del tiempo.

Situemos las bondades de unos enseres que hemos de mostrar hermosos como la vida misma. Hagamos que el todo funcione con unos esfuerzos maravillosos para dar con los instantes más golosos, que están y que deben seguir estando. Hemos apuntado hacia seguridades que, con el tiempo, vemos que no existen, ni tampoco es bueno que se den. Las fortunas han de agradecer los cambios con premuras y presencias diarias con las que sumarnos a lo que nos complace.

Hagamos caso a las preguntas que nos ponen en bretes de secuencias en forma de amistades que hemos de hacer más densas. Las profundidades nos ofertan consumaciones de reglas no escritas. No podremos asumir lo que se nos escapa de principio a fin. Nos hemos ubicado en sitios de peculiaridades manifiestas. Hemos de ganar en esas etapas que siempre están en ciernes, y hemos de procurar que esos éxitos sean compartidos.

Los nexos de unión han de servir de acicate para todos los proyectos e iniciativas con las que convenimos en los nuevos azares, que nos prestan sumas de incierto bagaje. Nos hemos de molestar lo justo. Sí hemos de laborar unos decálogos para sacar adelante lo que nos sucede con sus impresiones más variopintas. Hagamos que el deseo se vaya transformando hacia las solventes posturas que nos distancian de las apatías de otros instantes. Sentemos las bases más cuerdas.

Las travesuras de momentos generosos nos llevan hacia ese amor que hemos de procurar como una razón de ser con sus dones más estupendos y geniales. Hagamos que todo funcione con unos brillos de querencia especial. Liberemos alguna energía con unos anhelos de plantear libertades y querencias respecto a los acopios de esperanzas con los que nos gustaría implementar las relaciones solidarias. “Afrutemos” los resultados y hagamos que sean más vistosos y atractivos mientras los consolidamos con sus ajuares de aprendizajes en los foros donde regalamos y nos alegramos de recibir. La experiencia comunicativa es un don, y sus resúmenes también. Dar con lo crucial y con los nexos de este proceso, que ha de ser perenne, nos brinda ciertas garantías que hemos de aprovechar. Como hemos indicado antes, la comunicación es la misma existencia, y, como tal, debemos protagonizarla.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Existencias extraordinarias

Me identifico con tus sentimientos. Has hecho que las existencias que compartimos sean más extraordinarias.

Con el pacto debido

Los objetivos deben ser básicos para que el amor se sostenga con justicia y con el pacto debido.

El amor que dejamos de lado

Vivimos la vigorosidad que nos hace transitar de una mejora a otra. Nos hemos puesto a fomentar ese amor que habíamos dejado un poco de lado.

No con polémicas

Nos mantenemos en una forma que nos hace relacionarnos de la guisa más debida. No nos asaltaremos con polémicas.

Aprenderemos de cuanto ocurre

Salimos de esos desafíos que parecieron increíbles. Al final aprenderemos de todo cuanto ocurre.

Hablar el mismo idioma

Te diré dónde está lo extremo. Nos damos satisfacciones que consideramos coloristas. Hemos de hablar el mismo idioma.

Señales sin compromisos

Parece que nos comprendemos, y que nos amamos, y que nos decimos cada día lo que nos contempla con señales sin compromisos.

Emociones realistas

Solicito esa atención que me podría dar un poco de más amistad. Paliamos algunos déficits. Dialogamos con emociones realistas.

Desgranar actividades

Nos inducen a vivir cambios con los que desgranar las intensas actividades que tanto nos gustan.

Tras lo visto

Activamos algunas ideas que hace tiempo que insisten en nuestro interior. Estaremos más unidos tras todo lo visto.

Novedades nimias

Hemos ganado así, con complicidades que nos invitan a actuar con novedades nimias. Hemos salido de ciertas tormentas.

Penúltima ocasión

Defendemos la sensatez que nos rescata en la última ocasión, o en la casi penúltima. Nos damos grandes acuerdos.

Implicaciones reconocibles

Somos capaces de casi todo. Hemos apuntado bien alto para ser con implicaciones reconocibles.

Actitudes que vacilaban

Planificamos las resoluciones de conflictos más o menos sensibles. Hemos disipado algunas actitudes que vacilaban.

Parece que sirven

Acortemos distancias. Hemos aplicado esas respuestas que hace tiempo que pulularon por doquier. Parece que sirven.

Grandes atenciones

Marcamos la estabilidad como sensación nueva. Hemos vivido momentos de grandes atenciones con las que hemos de superar todos los envites.

Jugar de otro modo

Tendríamos que arreglarlo todo con una mirada de amor, que, por cierto, tenemos. Tendríamos que jugar de otro modo.

Cambios desplegados

Nos hemos aplicado cuentos que nos devoran con almas que no vemos. Nos hemos presentado entre resoluciones que nos despliegan más cambios.

A otro lugar

Todo lo puedo decir en esta nueva disposición que nos aplica cambios de presencias creíbles. Iremos a otro lugar.

Ir, estar, ser

Debemos evitar esos daños que nos alejan de la perspectiva de una solución más o menos brillante. Nos debemos preparar para ir, para estar, para ser.

Las fichas más lindas

Tenemos que ir hacia ese amor que nos proporciona consideraciones que han de mover las fichas más lindas.

Muchas carencias residenciadas

Fomentamos emociones con las que crecemos entre formas que no advertimos. Hemos residenciado muchas carencias que hemos de superar.

Realidades distinguibles

Consumimos experiencias que nos instalan en nuevas señas de identidades conformadas entre realidades distinguibles.

Hacia la misma nada

Todo te diré donde todo es. Juzgamos con apuntes que nos hacen fluctuar hacia la misma nada.

Puntos de encuentro

Hemos tomado una amistad y otra, y nos hemos hecho más grandes y felices con puntos de encuentro que nos enseñan todos los días.

Verlo todo

Conjuntamos las pretensiones con fábulas de sueños calmados. No hemos jugado a verlo todo.

Ver lo que no fue

Abrimos esas puertas que no existen y nos damos unas amistades de consolidaciones reales. Iremos a ver lo que no fue.

Un salto sentimental

Somos los últimos de una era que nos asalta con vacilaciones que nos dejan al final de un salto sentimental.

Ver lo que no es

Actuaremos con plenitud de formas que nos darán totalidades con preocupaciones relativas. Iremos a ver lo que no es.

Suposiciones leves

Ya te diré entre otros anuncios que nos deberían proponer ganas de vivir entre suposiciones leves.

Sensaciones de pura amistad

Pienso en ti con vagos intentos de dar con esos toques que me provocan sensaciones de pura amistad.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Fórmulas comunicativas solubles

No hay recetas mágicas, y seguramente es bueno que sea así. No obstante, vamos a defender siempre la máxima solvencia. Hemos de bregar por el conjunto de la comunicación, por sus pareceres, por las más variadas opiniones. Vivimos, a veces, en esa parte que nadie visita, pero que precisa de conocimientos para corregir los envites de una existencia divina, cansada, harta de esperas que no siempre se controlan en las formas que observamos, y en aquellas que no. Señalamos con diálogos finos hacia ese lado que nos llena de penumbras. Comulgamos con apetencias que nos previenen de mudanzas realizadas con apuntes largos. Hemos de ir hacia ese lado que nos propina esperas y anhelos nuevos. Estaremos en paz y con la comunicación que siempre nos ha gustado desarrollar.

Digamos lo que pensamos mientras indicamos los motivos con los que nos preparamos para ser y decir lo que podría ser señal entre divinas enseñanzas. Hemos de atrevernos a contar lo que nos ocurre con emblemas de prestaciones finales y finitas que han de propulsar lo que queda por venir. Hagamos caso a cuanto nos roza con sus alas más lindas. Las dificultades en la enseñanza han de ser superadas. Todos podremos más.

Creo que apuntamos alto, y eso es bueno, pues quiere decir que tenemos promesas realizadas que poner en marcha mientras las cosas se suceden con ánimos de posturas creíbles con las que hemos de avanzar en momentos complicados. Hagamos caso al corazón, que nos ha de decir todo cuanto nos sirve en una orilla de insistentes dichas con las que nos tomaremos ese último afán que comprende espacios diversos. Allanemos las dificultades.

Singularicemos las etapas de una paz de conjunto que debe convertirse en algo esencial. Convengamos que podemos cuando somos capaces de superar los envites de la existencia humana, que nos ha de controlar con empecinamientos medio periódicos. Hagamos caso a esa intuición que ha de reservar los espacios de una cierta libertad. Hemos jurado amores.

Frustramos algunos instantes que nos acercan las etapas con las que cruzamos un umbral de repetidas dichas con las que podremos crecer en una nueva era de pura felicidad. Nos recordamos con la fantasía de un mundo de números con los que crecer a través de una dirección dialogada y compartida. Hemos de tomar las riendas de otras causas, con las que hemos de comulgar en cuanto nos sea posible. Seremos en otros cambios, con intenciones de dar con lo que pudo ser y, sin duda, será en cuanto los ejemplos se consensuen con mucho diálogo, con mucho más. Persigamos la comunicación de conjunto teniendo en cuenta la opinión también de las minorías y los aspectos críticos que sean menester, y seguro que daremos con fórmulas muy solubles. De alguna manera será así, y en ese sentido vamos a pugnar, o debemos hacerlo, cada vez que podamos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Precisaremos más tiempo

Todo te podría decir en este día que no comprendo nada de lo que sucede. Hemos pedido un poco de tiempo, y, cuando transcurra, precisaremos más.

Decisiones imposibles

Necesitamos cesiones. Hemos preferido que las cosas mejoren con sus decisiones más imposibles.

Implicaciones sencillas

Nos instalamos en una conformidad que nos previene. Hemos amoldado las experiencias ajenas con sus implicaciones más sencillas.

Escuchamos los corazones

Conservemos esa calma que nos ha de inducir a nuevas situaciones que nos sacarán de algunos esperpentos. Nos escuchamos, y vemos que los corazones laten al unísono.

Algo hemos aprendido

Daremos esas luces que nos preferirán con sus circunstancias medio novedosas. Hemos hablado, y algo hemos aprendido.

Complacientes decisiones

Evitaremos influencias externas. Nos hemos agasajado con unas preferencias de cariños que podrán hermosear con sus complacientes decisiones.

Eso nos parecerá

Los caracteres han de conjuntarse ahora que tenemos ocasión y hasta oportunidad. Todo irá bien, o eso nos parecerá.

Precipitaciones de otros instantes

Olvidamos que las cosas son. Nos hemos puesto en esa nueva situación que es postura con focos que localizan las precipitaciones de otros instantes.

Será bueno

Bajamos y subimos por sendas que no terminamos de ver. Hemos acudido a nuevos foros donde los pensamientos confluyen, y eso nos gusta. Será bueno.

Retrasos y moradas invisibles

Decimos que vamos a hacer, y hacemos, y destacamos amores con sellos que destapan retrasos y moradas invisibles.

Enamorados de lo que fuimos

Seguimos dando precisiones que no terminamos de plantear en la manera gustosa. Nos hemos enamorado de lo que fuimos.

Una gran soledad

Te propongo entendimientos que nos hacen vivir en una especie de desierto donde sentimos una gran soledad.

Cuando dábamos los primeros pasos

Tomamos esos arraigos con modificaciones de planteamientos que originan más dudas de las que pensamos cuando dábamos los primeros pasos.

En marcha

Medimos aspectos con resortes que se nos escapan con medidas y rigores nuevos. Nos hemos puesto en marcha.

Fuimos muy dichosos

Asomamos por equivocaciones que nos distancian de aquellos momentos más destacados. Fuimos muy dichosos.

Con respuestas no dadas

Celebramos que las cosas hayan mejorado, que estemos más cerca, que seamos más sensatos, que nos podamos atender con respuestas no dadas.

Ver lo que no ocurre

Nos mostramos como afortunados en una batalla que nos hace girar con préstamos queridos. Iremos a ver lo que no ocurre.

No sé más

Me has sorprendido con lo que haces, con lo que muestras, con esas ignorancias que, de ser ciertas, te harían más feliz. No sé más.

Castillos en el aire

Disputamos nuevos aires que nos proporcionan aspectos de poderosas razones. Hemos asumido cambios para dar con los castillos en el aire.

Sabidurías relativas

Te podría decir todo en este nuevo movimiento que nos implica con sabidurías que podrían ser relativas.

Palabras que no interpretamos

Damos esa vuelta que nos suena a didactismo con recortes de palabras que no sabemos interpretar.

Sin acuerdos previos

Tendemos puentes con los que crecemos en nuevos instantes poderosos. Ganamos sin acuerdos previos.

En otras emociones

Te alcanzo ahora que no damos con esos momentos que pudieron ser fuerzas silentes. Nos embarcamos en otras emociones.

Miradas comprometidas

Giramos hacia ese momento en el que podremos explicar casi todo lo que ha pasado. Hemos ido adelante con miradas comprometidas.

Palabras que no sentimos

Descartamos estar con respuestas que no vemos. Hemos sentido que las heridas nos pueden. Nos asestamos palabras que no sentimos.

Creencias nuevas

Ya te propondré otra premisa más gustosa, más en su sitio, con sus fortunas y creencias nuevas.

Gustos por complacer

Plantamos esas emociones que nos gustan con sus implicaciones hacia ese umbral que procurará buenas batallas entre silencios y gustos por complacer.

La amistad prevalecerá

Ya te diré, ya te viviré, ya aterrizaré en ese lugar que previene con sus gustos extremos. Nos sentiremos en otra marcha. La amistad prevalecerá.

Eternidad relativa

Giramos hacia ese lado que nos propone cambios para mejor. Somos en ese despertar que nos procura regresos de eternidad relativa.

Sentimientos interiores

Vivimos sin dar cuenta de sentimientos que marcha en nuestro interior con profusión y ansias de libertad.

martes, 25 de mayo de 2010

Creemos en la comunicación

Nos miramos y creemos con resortes fungibles. Nos introducimos en un mundo que hemos de consolidar. Tenemos que estar juntos en las esferas comunicativas. En todo, pero especialmente aquí. Somos en esta nueva situación que, entre todos, hemos provocado por acción y omisión. Nos hemos congratulado de experiencias que nos nublan la vista con unas gratitudes que mueven montañas de experiencias variopintas. Hagamos caso a esos corazones que nos deben todo. Debemos esparcir las mejores semillas con grandes opulencias y espíritus conformados entre reglas supremas.

Lo que fue más podría convertirse en menos. Hagamos caso a las intuiciones. No dejemos que lo fortuito nos gane la partida. Sintamos como si fuera la primera experiencia. Hemos de consolidar los pasos que hemos dado poco a poco. La idea ha de ser superar los envites de una existencia de complejas facturas. No neguemos el pago por aquello que no hemos formalizado o que queda roto en alguna parte. Situemos las delicias en las que creemos con estimaciones y procuremos que la paz reine en nuestro entorno.

Singularizamos cada día las expresiones de aquello que tenemos y de aquello que no forma parte de lo que hacemos. Simplificamos todo con un poco de brillo, que parece justificarlo todo, cuando no es así. Debemos calibrar. Vamos y venimos con aproximaciones a razones que nos extinguen con sus palabras huecas. No sabemos bien lo que ocurre, pero debemos esforzarnos en ese conocimiento que mueve las montañas mágicas que aprendimos en su momento. No dejemos que el olvido las colonice.

El aburrimiento no ha de ser ese gesto que nos gana cuando nada parece tener sentido. Hemos aplaudido situaciones que han de poder con los criterios de lo que nos envuelve con sus simulaciones queridas y nada cuestionables. Hagamos que el tono nos ayude a las salidas de pasillos estrechos y de invenciones imprecisas de las que nos hemos de ubicar bien lejos. Las comunicaciones son eficaces cuando nos contamos todo, lo que va a favor y lo que ocurre en contra.

Los hábitos hacen de nuestras existencias lo que son. Hemos sellado los ecuánimes deseos de una paz que nos mueve de un sitio a otro con imposturas y gratuidades que hemos de trasladar para que nos parezca a todos que el sentido nos permite salir adelante sin pisar en tierras movedizas. Tampoco es malo que tengamos sensaciones dispares. De ellas también aprendemos. Hemos silenciado situaciones que ahora hemos de poner en valor. Los códigos han de ser descifrados con sus sencillas caricias y con palabras polivalentes y plurales. La búsqueda del equilibrio y del análisis como pauta de trabajo es ese eje con el que hemos de transitar juntos. Interpretemos y reinterpretemos. El camino y la dirección han de tener en cuenta los pormenores y deseos de cada uno, de cuantos más mejor. Prediquemos con ejemplos en los que todos podamos aprender. Fomentemos buenos modelos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Implicación en la felicidad

Hemos asumido peticiones de amistades que nos implican en la búsqueda de la felicidad. Nos debemos ayudar para superar las dificultades.

Entendimientos sociales

Disponemos ese sí que nos retira de los entendimientos que consideramos prácticas sociales.

Instantes principales

Distinguimos las simpatías con unos recuerdos que nos liberaron en los instantes principales.

Lienzos callados

Destacamos acuerdos que nos llevan a las preferencias de sinceridades entre lienzos callados.

Deudas eternas

Demostramos tener el suficinte interés en que las cosas funcionen, pero nos quedamos sin pagar esas deudas que, por sí mismas, por lo que pasó, fueron, y son, eternas.

Instantes protocolarios

Juntamos preferencias para dar con las vueltas más creíbles. Hemos indicado los amores de otros instantes protocolarios.

Mantos similares

Colaboramos en esta nueva iniciativa que ha surgido de manera espontánea. No sé si podremos librarnos de las apatías que nos envuelven con mantos similares.

Perdedores

Tendremos que ir hacia esa amistad que nos otorgará premios sin valores materiales. Hemos sido perdedores, y hasta de ello hemos aprendido.

Otros fondos

Podríamos insistir con una razón que nos debería provocar finalidades con descansos variopintos. Hemos tocado otros fondos.

Lo mismo de antes

Nos tomamos ese descanso que nos intenta detener en las razones más diferenciadas. Nos damos lo mismo de antes.

Vientos frescos

Superamos las distancias que hemos colocado sin medidas. Las certezas nos llevan con vientos frescos.

Instantes comprensibles

Nos iniciamos con compensaciones que nos trasladan hacia ese amor que nos hará señalizar los instantes más comprensibles.

Fines asimilados

Tenemos que defender esa responsabilidad que nos haga más pareja. Hemos asimilado algunos fines.

Discursos adecuados

Gritamos ante la libertad que nos derrota con sus cambios constantes. Hemos adecuado algunos discursos.

Resortes inmensos

Eres mi mejor con diferencia. Hace tiempo que vimos que las cosas eran mejorables. Nos disponemos con resortes inmensos.

En más momentos

Tenemos criterios que compartir. Hemos simulado con variaciones de poderes inmensos. Hablaremos de estar en más momentos.

Vivir en otra paz

Nos fugamos de varios amores que no vemos en tiempo y forma. Nos hemos forjado con amistades que nos propondrán ser y vivir en otra paz.

Vendrán mejorías

Todo te podría decir ahora que no me apetece decirte nada. Ha pasado demasiado tiempo para esperar mejorías. Vendrán.

Sin comunicación

Asumimos el sí como un bastión que nos propone un desgaste preciso. Iremos a tomar esa copa de nexos sin comunicación.

Otras posiciones

Te podría dar ese sí que elimina los apaños que son inercias hacia amores que no vemos. Hemos señalado otras posiciones.

Volveremos a comprender

Nos cuesta entendernos. La vida nos ha obligado a tomar vías que nos destapan apetencias externas. Nos volveremos a comprender.

Nuevas disposiciones

Consideramos que la vida es. Hemos señalado ese camino que no ha de salpicarse de constantes controversias. Nos referimos a nuevas disposiciones.

Profundas y profusas

Enfriamos los anhelos que nos propusieron unas amistades que consideramos profundas y profusas.

Deseos de gran libertad

Salimos adelante con una inacción que nos produce deseos de cambios, de paz, de gran libertad.

Línea divisoria

Causamos esos efectos que nos mantienen en una línea divisoria que hemos de superar. Nos instalamos en otras querencias.

Bretes perdidos

Salimos a un exterior que nos produce cambios con nominaciones que nos ponen en bretes perdidos.

Deseos con otra visión

Tenemos muchos objetivos que compartir. Hemos intentado que los deseos sean con otra visión.

No en la misma dirección

Salimos de esa prisión sentimental en la que nos hemos metido sin ver lo que nos espera. No vamos en la misma dirección.

Con otra libertad

Me gustaría que fuéramos más amigos, que estuviéramos más cercanos, que nos sintiéramos capaces de dar con otra libertad.

lunes, 24 de mayo de 2010

Obligaciones compartidas de comunicar

Advirtamos cada vez que podamos que la comunicación es un proceso abierto donde no sobra nadie. Todos debemos estar en él. Apuntemos alto para ver y conseguir que las maneras comunicativas sean coherentes y fructíferas. Hagamos que la vida sea lo mejor posible. Debemos procurar no hacer daño, no conscientemente. La comunicación es un proceso con influencias múltiples, con muchos vectores, con una singularidad mayúscula a la hora de destacar unas cuestiones frente a otras. Hemos de intentar llegar a tiempo y con la forma que entendemos como debida. Hagamos caso a las maneras, que han de ser variadas, sensacionales, auspiciadas por las razones más defendibles.

Vamos bien de tiempo, incluso mejor de lo que pensamos. Hemos sido testigos de ignorancias sin versiones libres, y, ahora que nos presentamos como amigos invisibles, hemos de suponer que, en colectivo, podremos avanzar mucho más de lo que somos capaces de reconocer. Hagamos caso a los corazones que nos llenan de sentimientos nuevos. Procuremos que todo funcione como si fuera una bendición de primer día. No hemos de dejar que las cosas se queden sin un contenido claro.

Subamos por esos instantes que fueron aprendizajes desde las experiencias contenidas en vías de genuina prevención. No hemos de soñar en la nada: debemos buscar en el tajo de una comunicación seria, moldeada a base de tener en cuenta todas las razones, suspirando por aquello que dijimos que tenía un sentido desde las palabras que satisfacen diferentes objetivos. Todos debemos estar contenidos en ellos. Las premisas son esos baluartes que han de servir para subir sin escala desde ese positivismo que supone el aprovechar los fracasos, que siempre son la antesala de cuanto nos sucede entre franquezas lindas.

Pasan las ofertas en esos tramos que dijimos no tener controlados. No fuimos al principio, ni lo precisamos. Es mejor que, poco a poco, vayan pasando esos momentos de precipitaciones y querencias hacia esas verdades que han de sonar a suspiros en otras realidades, de las que hemos de aprender con unos bordados sugerentes. Lleguemos a la verdad, o a su aproximación, con soplos de aires frescos, que han de reinventar lo que fuimos.

Tuvimos mucho espacio en común. La existencia nos oferta más ocasiones, unas oportunidades resplandecientes que han de sugerir modificaciones de los actos más maravillosos. Hagamos que el amor nos intuya con sus pretensiones más estupendas. Ganemos sin poner sobre la mesa nada lo que no sea nuestro, y hagamos que los honores sean para compartir entre todos las glorias de una docencia con la que eliminaremos inseguridades. Nos hemos sorprendido, y más que debemos hacerlo en la llanura donde todos nos esforzaremos por una igualdad de derechos, que hemos de apuntalar con obligaciones compartidas y olvidos de fracasos. Miremos este nuevo día, y comuniquemos con él. Es estupendo. Nos aguardan instantes de creencias y de noblezas en esta nueva jornada, que nos influirá con sus mejores galas. Entre las obligaciones cotidianas está la de comunicar, pues, de este modo, aprendemos, somos más y mejores ciudadanos/as, y compartimos unos afectos esenciales para ser felices.

Juan TOMÁS FRUTOS.

La felicidad que me regalas

Menos mal que te tengo a mi lado. No hay descripción posible para esa felicidad que me regalas.

Regreso a otra apatía

Nos permitimos excepciones ante una novedad que nos oprime con sus cambios y caracteres. Tendremos que regresar a otra apatía.

Otra vez aprendiendo

Te diré todo y de todo en este comienzo de semana en el que espero verte, aunque supongo que no será así. Hoy estás aprendiendo. Otra vez.

Comienzos que nos gustan

Mantenemos todo desde un principio que nos envuelve con sus lunas y rosas. Nos hemos quedado en esos comienzos que tanto nos gustan.

Amores insuficientes

Dirigimos algunos entendimientos por sombras que son apatías con sus opciones no escritas. Nos volvemos con amores que son insuficientes.

Comprensiones y sentimientos

Entendemos que somos en esas noches que nos aguardan con esas comprensiones que expanden los sentimientos.

Simbologías sin aflicciones

Encartamos algunas simbologías que han de mostrar lo mucho y lo poco con misterios sin aflicciones. Tendremos que regresar.

Nos ponemos a caminar

Me encanta todo lo que me ofreces en este día que sabe a lo mismo y a diferente. Nos ponemos a caminar y a encontrarnos en otros principios.

Regresar como sea

Despachamos con señales que nos obligan a ultimar los pronósticos con unos resortes de poderosas facturas. Tendremos que regresar como sea.

De amores sinceros

Eres de lo bueno lo mejor. He asistido a una nueva cita donde nos contamos lo mucho que nos queremos. Narramos experiencias de amores sinceros.

Con mucho afecto

Tendremos que entrar en esa cadencia de noches de pasiones sin justificaciones. Explicamos el sí con mucho afecto. Nos tenemos.

Desde las mismas novedades

Vivimos en un nuevo tren de vida en el que nos seguimos dando esa continuidad que nos enseña a comprender desde las novedades mismas.

Más cercanos

Me gusta escucharte en este nuevo proceso. Nos gusta comprendernos. Hemos dado con la voluntad y con ese cimiento que nos hará más cercanos.

No damos con los créditos

Tendremos que ir. Hemos avisado de algunos cariños. No damos con los créditos que tanto nos gustaron.

Defensas queridas

No todo será lo que decimos. Hemos amoldado las necesidades con unas voluntades de defensas queridas.

En cualquier instante

Marcamos objetivos con unas empresas de indicadores en vacío. Tendremos que llegar en cualquier instante.

Nos consolidamos

Tendré que decirte ese sí que me liberará de las posturas más transigentes. Nos consolidamos.

Nos damos de baja

No me cuentes todo, que no lo necesito. Hemos adecentado los amores, pero con ello no damos con las soluciones posibles. Nos damos de baja.