domingo, 28 de febrero de 2010

Reinventando la comunicación

Volvemos sobre nuestros pasos restaurando lo que fue sustento y fortín de buenos destellos comunicativos. Surgen las ideas, quizá insistentes, salpicadas de intenciones que nos llevarán a donde sea menester. Debería decirte todo lo que pienso ahora que estoy más que convencido que nunca de que todo error, toda falta, cualquier distancia, se basa en una carencia de afectos comunicativos. La cercanía hay que practicarla en cada circunstancia vital, pues es lo que nos salva de que las pequeñas cosas crezcan y se hagan excesivamente pesadas y grandes. Nos hemos de aliviar con conversaciones que nos saquen de soledades estrepitosas. La vida es una constante búsqueda de oportunidades en lo que concierne a las relaciones y las comunicaciones.
Hagamos caso a los corazones que nos inventan alas para que podamos viajar con imaginación por esos anhelos que no siempre vemos en tiempo y forma. Las consultas se traducen en conocimiento, y éste, sinceramente, nos hace libres. La vida lo es en todas las aplicaciones con las que corremos. Insertemos los instantes más graciosos y menos graves para obtener el máximo beneficio y complacencia.
Pasan las horas con esos elementos que nos han de presentar los mejores aciertos entre novedades de caricias reinventadas y revitalizadas. Hemos consultado esos tiempos en los que todo escapó para regresar a los orígenes mismos. Hagamos que el funcionamiento esté en los términos que anhelamos. Los principios son ciclos con los que alentar las experiencias de planteamientos con coraje. Olvidemos lo que no es, lo que nos insiste con paciencias sin frutos determinantes.
Nos hemos de predicar con ejemplos de soluciones con las que somos en el tránsito hacia la gloria misma. Hagamos caso a los corazones, pues alimentan los malos momentos con lo que nadie nos puede robar, esto es, el amor, las bondades, los aspectos de la esperanza indeleble…. Fabulemos para creer en el futuro maravilloso que, sin duda, llegará. Hemos abierto las ventanas y sus oportunos gozos.
Nos maravillamos con las cuestiones que nos abundan con sencillas actitudes de vivir. Las huellas nos servirán para seguir a los que se interpretaron como modelos, que hemos de recordar. Las mesuras y sus semblantes llegan del modo más sincero. Vivamos el minuto a minuto con la sabiduría de interpretarlo como irrepetible: por eso ha de ser maduro, sencillo, calmado, quizá elocuente a veces, pero con la voluntad de no herir sino de ayudar a nuestros congéneres con quienes tenemos una obligación muy especial.
Amemos con atención, y situemos la sinceridad en ese tránsito hacia el resorte de los números secuenciados en momentos de estipulaciones periódicas. Lleguemos a atender lo que nos sonríe con sus versiones más familiares. Hemos comprendido que el amor es en el todo, en la relación de cuerpo a cuerpo, en las miradas yuxtapuestas con predicamentos sonrientes. Atendamos, pues, las razones para el contento. Al final, digo lo que pienso, y eso me hace pensar mucho más en lo que digo y en lo que hago. Formulemos en ese espacio comunicativo por el que tanto bregamos. Fluyen los pensamientos con más discernimientos, con más agallas, con más voluntades, con todo el respeto. Quizá toca refrescar lo que fue mucho más que una buena intención. Superaremos las presencias con todo lo que tiene algo de sentido, o puede que mucho más de lo que somos capaces de expresar.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Lo que nos amamos

Predecimos ese futuro que no ha de mostrarse con hostilidad. Hemos averiguado lo que nos amamos.

Para que todo vaya mejor

Consideramos todo ese amor que nos hemos dejado dentro. Hemos de hacerlo aflorar para que todo vaya mejor.

Entre sombras

Convenimos unas hermosuras que nos dejan con la boca abierta. Planteamos mucho gozo. Nos miramos entre sombras.

Hemos servido de testigos

Señalamos hacia ese momento que nos quita y pone la fuerza con un empeño sideral. Hemos servido de testigos.

Como nos deja la vida ser

Intentamos que las cosas salgan bien. Nos mostraremos como somos, o como nos deja la vida ser.

Carro lleno de ilusiones

Diferenciamos las astucias de las realezas amorosas. Nos hemos de montar en ese carro alado lleno de ilusiones.

No como antes

Rompemos el camino con olas de amores que nos hacen ser eternos. La noche ya es como antes.

Diferentes dichas

Nos hicimos dueños de ese amor que surgió de la nada, y a ella volvió. Hemos aspirado diferentes dichas.

Algunos remedios

Me distraigo con todo lo que me cuentas, ahora que me cuentas cosas en las que ya no creo. Hemos aplicado algunos remedios.

Algo de sentido

Conspiramos por amor contra nuestro propio destino. Nos quejamos y nos hacemos partícipes de todo cuanto tiene algo de sentido.

No muy lejos

Empeño y desempeño las historias con un clamor de paciencia. No dejemos las deferencias muy lejos.

Si nos volveremos a ver

Encontramos todo el amor de un universo que viaja en espiral y muy deprisa. No sé si nos volveremos a ver.

Millones de formas

Es fácil amar cuando uno está dispuesto a que todo cambie en el último momento. Hemos considerado las pasiones de millones de formas.

A nuestra forma de ser

Nos conformamos con tenernos en un planeta que hemos configurado a nuestra forma de ser.

Como en una nebulosa

Ya no hace falta que perdonemos las ignorancias de otras eras en las que viajamos ocmo en una nebulosa.

Nos niega la libertad

Complementamos el destino con una nueva sintonía que nos enmienda y nos niega esa libertad por la que tanto luchamos.

Mucho altruismo

Podemos asumir que lo poderoso ha de llegar a la vida más eterna. Nos hemos puesto en ese nuevo lado que nos disfruta con mucho altruismo.

Determinados

Aplicamos las narraciones de cuentos que ya no tienen estructuras fijas. Nos hemos determinado.

Bellamente nuevas

Podríamos hacer algo menos de lo que nos implica como cómplices de situaciones bellamente nuevas.

Gusto callado

Ponemos el humor en una garra que corta por lo sano. No hemos situado el corazón en los sitios del gusto callado.

Bien alto

Hagamos caso a lo que tiene algo de sentido. Hemos cumplido con lo que hacemos. Señalamos bien alto.

Lo que nos complace

Cuéntame lo que nos pasa. Nos hemos adherido a las hermosuras que nos consuelan y disgustan. No podemos negar lo que nos complace.

Otras situaciones

Surgen dudas que hemos de apagar a la mínima ocasión. Nos hemos visto un poco mejor. Nos trasladamos a otras situaciones.

En la pura ignorancia

Somos en otro espacio, quizá en otro tiempo, con otros anhelos. Nos hemos fortificado en la pura ignorancia.

Hoy nos ganan

Con la mirada nos dijimos todo, pero nos faltó valor para adelantar a las circunstancias, que hoy nos ganan.

sábado, 27 de febrero de 2010

Preñados de ilusiones

Presumimos de amigos. Lo cierto es que hemos tenido mucha suerte. Nos preñamos de ilusiones.

El todo, bien

Las fortunas nos quieren como somos. Volvemos a ese estadio donde el todo se entiende bien.

Tenemos que querernos

Ayunamos en este día que debería ser de satisfacción al despertar a una nueva coyuntura. Tenemos que querernos.

No lo vamos a demostrar

Intuimos lo que podría ser una maniobra de distracción. No hemos insistido en lo mejor, ni lo vamos a demostrar.

Lo plácido, en otro lado

Hagamos caso a todo cuanto nos rodea. Hemos de inmiscuirnos con lo mejor. Lo plácido queda en otro lado.

En otros sentimientos

El amor nos hace ser más nosotros. Hemos de hablar de muchas cosas. Nos debemos implicar en otros sentimientos.

Lo mejor de nosotros mismos

Apaciguamos los buenos anhelos con unos planteamientos de noches y lunas que nos han de presentar lo mejor de nosotros mismos.

Los mejores anhelos

Somos responsables de lo que hemos decidido hacer con esta relación que nos ha de esculpir los mejores anhelos.

Ver bien

Sellamos una amistad que ha de pregonar con un sentimiento profundo, árido, secuenciado en la noche. Nos hemos de ver bien.

Reformas claves

Restauramos los momentos de una cierta verdad que nos promueve para asumir que las cosas van de un lugar a otro con reformas claves.

Más precisa

No nos empeñemos en sentar bases que nos animan a detenernos en lo mejor de la historia. La voluntad ha de ser más precisa.

Ocurre, será

Hemos asentido en las normas, en las ideas, en lo que nos gusta con impresiones más sanas. Seguimos para ver si ocurre, que será.

Sobre nuestros pasos

Complicamos las cosas desde los puntos de vista más sencillos. Hemos herido sentimientos hasta sin querer. Es momento de regresar sobre nuestros pasos.

Listos para amar

Todo es visto con la caracterización de un medio que hemos de comprender como entero. Estamos listos para amar.

Reciclar esfuerzos

Olvidemos algunas bondades que han de reciclar los esfuerzos con los que nos movemos un día y otro también.

Una amistad singular

Tenemos que confesarnos amigos de unos destinos que han de liderar los momentos más brillantes. Seamos en la creencia de una amistad singular.

Estancia querida

Me gusta lo que nos sucede. Hemos abanderado un mundo de muchas ilusiones que nos propone la estancia más querida. Sigamos.

Resortes sinceros

Lideramos los caminos que son esfuerzos en la mañana. Hemos sincerado los corazones con resortes poderosos.

Contar excusas

Tenemos que hacer acopio de lo que nos gusta, de lo que nos complace con reglas de oro. Hemos de subir a contar excusas.

Adelantar los motivos

Hablemos de las enterezas que nos han de sustentar en adelante. Hemos supuesto algunas caricias nuevas que nos servirán para adelantar todos los motivos.

Esfuerzos agotados

Busco la sencillez de ese destino que nos une ya para siempre. Hemos agotado algunos esfuerzos.

Cerca de alguna parte

Dime que sí, que podemos coincidir en las cosas que nos gustan. Creo que estamos cerca de alguna parte.

Preferencia y perfección

Exteriorizo sentimientos que me vuelven tan débil como atrevido. Nos hemos sumado con preferencia y perfección.

En adelante

Nos debemos todos los amores del mundo, con impresiones buenas, con gustos por compartir. Nos damos todos esos deseos que han de fraguar en adelante.

Contra la naturaleza

Viajamos para no ver lo que sucede. Eso parece ir contr la naturaleza de las cosas que defendemos.

viernes, 26 de febrero de 2010

La comunicación creíble y querida

Amemos como bien supremo en nuestras relaciones. Soñemos con hacer realidad lo que nos procura el contento. Entendimiento y buenos deseos de dar con la comunicación que consideramos básica en nuestras vidas cotidianas: ésos pueden ser los ejes de actuación. Nos confabulamos para amar y ser en la misma trayectoria. Impresionamos al destino, que sale a nuestro paso, y nos encuentra abiertos de ánimos y de buenos deseos. Encendemos las experiencias para aprovechar las conclusiones. No seamos entre negaciones de una literatura que no debe ser hostil. Nos hemos implicado. Daremos con unos buenos y perfectos frutos.

Somos entre bastidores y con un cierto hartazgo. Precisamos un camino expedito. No tenemos ojos suficientes para ser en las afirmaciones que nos distraen con aficiones queridas. Hemos visto con hechos y planteamientos de creencias superiores.

Pensamos. Somos. Queremos vivir en la paz de los que nos quisieron. Hemos adecuado el discurso con las voluntades más que sucesivas. Nos proclamamos con sentimientos que abarcan un ecosistema que imparte todo tipo de doctrinas. Nos lanzamos a otro nuevo vacío. Somos en la fotografía.

Apuntemos hacia el lado más creíble y querido. Seamos otra vez. Miramos con opiniones que nos quitan y ponen con unas enfermizas supresiones. Hemos puesto en otro espacio unas ideas que nos proponen ser y estar con mínimas sinceridades con las que vamos a crecer en todo momento. No narramos las interioridades con las que podemos formular otros consejos.

No hemos estado en ese sitio que nos gustaba. Complacemos el desdén de algún modo. Avisamos de las conformaciones de una estilística trasladación de suposiciones que haremos divisas. Hemos ido a más, y en ese más nos daremos las opciones de estimar, de amar, de ser, de poder, de tener. Suplicamos unas ternuras con las que poder asistir a las conformaciones de cuatro realidades y media. No otorgaremos crédito a lo que hemos de realizar.

Asistimos a las cuestiones más recias con sus trayectorias más loables, más sencillas, más en el todo que nos inclina con balanceos nada periódicos. Terminamos como son, como vienen, con la presentación de esos futuros que pudieron ser universales de algún modo. Quitaremos el sabor de las campanas. No nos vamos a postular como bastiones ni de nada ni de nadie.

Estamos acudiendo a esos encuentros en los que seremos en el quehacer liberador con la voluntad más manifiesta. Nos consumimos en las razones de quienes señalan hacia el mismo lado. No caractericemos lo que nos acucia con los resortes desgranados. Pongamos los casos que nos satisfacen y digamos que juntos podemos. Estemos atentos. Ganemos con la parsimonia de quien halla en la mitad de un camino distanciado. Nos hemos enamorado de las creencias, y ahora toca ponerlas en práctica. Necesitamos unos ciertos avisos de entendimiento. La comprensión sigue ahí. Fomentemos su germinación, su continuidad, su todo. No dejemos que la cosecha quede al albur de la inacción. Miremos con esa intuición que nos hace partícipes de un buen conocimiento, donde todos seremos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Lo nuevo y repetido

Avanzamos con ese amor que nos ha de servir de acicate y de escudo. Lo ideal es no fallar en lo nuevo, que, seguramente, es repetido.

En lo exacto

Hemos movilizado los sentimientos para que no se queden atrás. Nos hemos de considerar en lo exacto.

Sin pasos entendibles

Sabes que te escucho con una impronta de buena circulación. Nos presentamos. Es la voluntad con formas sin pasos entendibles.

Con el corazón

Me encantan tus reflexiones. Vienen del corazón, y con el corazón las trato de comprender.

Tribulaciones sinceras

Creo que nos espera el amor, ése que nos dijo que no había fronteras. Nos hemos complementado con tribulaciones sinceras.

Nos universalizamos

Tratemos de contarnos entre noches y días lo que puede tener algo de sentido. Nos universalizamos.

Nos quedamos atrás

Nos tendremos con las primeras horas de un día que nos ha de enseñar a vivir. Nos quedamos atrás.

Amores favorables

Nos presentamos con una enorme tranquilidad que hemos de adecuar con reglas de amores favorables.

Hemos sentido el sí

Creo que hemos de seguir con lo bueno y hasta con lo más importante. Nos apoyammos. Hemos sentido el sí.

Una gran estela

Tenemos una gran defensa a nuestro favor. Nos mueve el amor, y con él hemos de seguir una gran estela.

Regalar muchos anhelos

Soñamos con condiciones que nos proponen acercarnos al fondo de varias cuestiones con sombras que son dudas en las nuevas posturas que nos han de regalar muchos anhelos.

En la positividad

Debemos tener el compromiso de ir y de regresar con apuestas que han de crecer despacio. Nos tenemos que ver. Somos en la positividad. Debemos intentarlo.

La gran hora de volver

Prefiero la asepsia con las intenciones de quienes dijeron que era la gran hora de volver.

Menos vacilaciones

Te he ofrecido todo mi ser con insistentes fracasos que nos han de permitir liderar las destrezas menos nuevas. Queremos que las sensaciones nos otorguen menos vacilaciones.

Vuelta sin recuerdos

Paremos con la devolución que ha de insistir en las razones de quienes pensaron en mensajes buscados en la vuelta sin recuerdos.

Mitades enteras

Nos hemos empeñado en ese regreso a los puntos donde fuimos todo y casi una verdad con mitades enteras.

Algunas rectificaciones

Tenemos que compartir esas ideas que nos han de procurar las ideas que suplen algunas rectificaciones.

No podemos aceptar recaídas

Estamos bien, sin simulaciones, aportando añadir a un momento que no admitirá distancias. No podemos aceptar recaídas.

Amores crecidos

Estamos de acuerdo en el todo con unas nuevas caricias que nos han de ayudar a ser protagonistas de amores crecidos.

Gran fórmula

Hemos inducido a los mejores para ser entre nosotros con intenciones de razones nuevas. Nos hemos dicho el sí. No carecemos de esa gran fórmula que se basa en nuevos destinos.

Sin exigencias

Seremos contundentes en las cosas que hemos de hacer. Hemos destacado mucho amor. Seguiremos sin exigencias.

Con más atención

No me importa ver, decir, poner, querer, tener, seguir. Hemos amoldado muchas intensas actividades. Nos quedamos en otra casa y con más atención.

Más y menos

Tenemos ese costado que nos presiente con vientos que saben a nuevos huracanes. Nos damos más y menos casi al mismo tiempo.

Nos pretendemos

Buscamos esa licencia para amar y ser felices. No siempre damos con esa educación. Nos pretendemos.

Adecuados muchos momentos

Me siento en ti, y lo sabes, aunque no siempre lo cuente o lo recite. Hemos adecuado muchos momentos.

jueves, 25 de febrero de 2010

La experiencia gozosa de la comunicación

Las opciones son estupendas, diría que extraordinarias en este compendio de preferencias y quehaceres, donde hemos de estar todos. Partamos de una buena actuación, de una tentativa en positivo, de llegar con raíces compartidas. Considero todo en ti. Nos aproximamos a las vacilaciones que nos ordenan el mundo en el que creemos. Hemos atemperado las definiciones, que se descargan con secuencias y destrezas. Llegamos a entender, y todo sigue con la voluntad de quienes vienen para ver y no ver lo que sucede, que es el todo y casi la nada en la que navegamos con aproximaciones más que certeras. Nos hemos sentado a la diestra de cinco navegantes que nos presuponen creencias y carencias con unas versiones que no vamos a dejar atrás.

Situamos las destrezas con unas breves palabras que extenderemos hasta el comienzo de ese compendio de planteamientos que siguen como si todo tuviera, que puede que sea así, algo de sentido. Nos miramos, y advertimos las preferencias de quienes vienen para otear las tentativas que han de llevarse a cabo. Fraguamos deseos en formas que no vamos a moldear.

Pongamos todo el afán para que las cosas salgan desde el punto de vista de una comunicación excelsa, excelente, con equilibrios variados, sensatos incluso. No dejemos que las cosas salgan al albur de lo no planificado. Todo tiene su interés, todo ha de ser defendido con la voluntad y la vehemencia de lo que posee algo que destacar, sentar y auspiciar. Hemos aglutinado experiencias que han de convertirse en gozosas.

Hagamos caso a las circunstancias y condicionantes de quienes soportan las intenciones más defendibles. Hagamos que las mudanzas funcionen. Hemos apaciguado los planteamientos de quienes dijeron estar y ahora son. Preñamos el futuro de fantásticos elementos de un presente que nos ha de juzgar con frenesí. No dejemos que el viento nos lleve lejos, donde las cosas no son.

Hemos aportado un grano de funcionalidad que nos ha de levantar las premisas de un mundo en exposición permanente a las ideas nuevas. Vayamos y volvamos de alguna manera. Secuenciemos todo con una virtud de crear procesos de determinación fugaz. Estemos donde las cosas nos apacigüen los ánimos, y seamos con la gratitud destacada. Hemos sido en la espera, que confiemos que no sea larga, no mucho más.

Nos debemos prestar el mejor humor que sea posible con las maneras de aletear en dirección a las grandes voluntades de ser y de estar con resortes poderosos. Hagamos caso, y seamos, y podamos, y definamos con unas puertas bien enormes. No pongamos arreglos donde apenas quedan demostraciones de funcionalidades dispersas. Nos deberíamos sincerar. Dediquemos tiempo de verdad a nosotros mismos. Hagamos que la visión del tiempo sea otra, sin buscar exclusivamente materias. Podemos acercarnos con la dicha de no estar solos, que no lo estamos. El contento que ha de reinar nos ha de colocar con visos de muchas esperanzas, que las tenemos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Sueña como yo

Me gustas. Lo sabes desde siempre. Hoy quiero que abras los ojos. Luego ciérralos, y sueña, como yo...

Como somos

Hemos presentado el gozo con una amistad que nos pone en el lugar que nadie conoce. Nos mostramos como somos.

Donde nos dijeron

Atravesamos una situación que nos sirve de aprendizaje y de modelo para actuar como sea menester. Estamos en el lugar que nos dijeron.

Amores que parecen nuevos

Tomamos esa pasión que nos dio tanto y resumimos las conclusiones con unos amores que parecen nuevos.

No te podré decir

Asistimos a los planteamientos que nos corrigen sinceridades manifiestas. No te podré decir el sí.

El momento silente

Me das lo que es, y soy en la nueva presencia que nos propone estar en ese momento silente.

Hemos mirado

Presentimos que todo irá bien en este nuevo recorrido que nos enruta la felicidad. Hemos mirado.

El amor nos mueve

Ajustamos palabras para no confesar que el amor nos mueve en este comienzo de día. Las dificultades quedan a un lado.

Más previsores

Podríamos actuar con sentimientos de antaño, pero, entonces, no daríamos con ese despertar que nos debe hacer más previsores.

Más nosotros mismos

Nos prestamos unos acuerdos que nos han de llevar a los orígenes de unas relaciones que enumeran los pasos que nos harán ser más nosotros mismos.

Intentarlo siempre

No podemos decir que las cosas pueden funcionar eternamente, pero sí que podemos intentarlo siempre.

El puerto de la vejez

Hemos recogido esas velas que ya no conseguían ningún viento. Nos llevaremos lentamente hasta ese puerto de la vejez.

Durante el tiempo que sea posible

Debemos hacernos caso porque nos amamos sin condiciones y así debe ser durante todo el tiempo que sea posible.

No los vamos a repetir

Vivimos esa impronta que nos prioriza con unos momentos estelares que nos asaltan con nuevos números que no vamos a repetir.

No recibiré nada

Te podría decir todo eso que no he dicho hasta ahora, pero el pudor me lleva a reservar lo que seguramente nunca te daré. Tampoco podré recibir nada.

Desde la observación

Tenemos que vivir la sorpresa que nos hace permanecer en la parte donde aprendemos desde el silencio y la observación.

Otros buenos días

Tenemos que correr hacia ese momento que soñamos cuando todo iba más tranquilamente. Nos daremos otros buenos días.

Afanes que han de brillar

Destaquemos que las voluntades han de ser los referentes para los adiestramientos de señales con gozos y afanes que han de brillar ahora y siempre.

Visita a lo agradable

Nos recordamos todo cuanto hemos sido. Lo agradable nos queda en ese lado que no vamos a visitar.

Hacia arriba

Resistimos de algún modo con las destrezas de universos venidos desde la misma nada. Hemos tocado un poco de fondo para impulsarnos hacia arriba.

Momento y deseos

Tenemos un eje que compartir con una voluntad que nos hará estar en otro momento, con otros deseos.

Como la vida misma

Tengo que confesar que estamos en la verdad, en la entrega, en ese todo que nos hará infinitos como la vida misma.

Más quedan

Vivimos en primera persona lo que es entendimiento infinito. Hemos asumido muchas cosas. Más quedan.

Tienen las voluntades

Hablamos de contarnos cosas, de ser, de vivir, de asumir que las voluntades tienen lo que es.

La relación pendiente

Nos conseguimos con unas enterezas que nos proponen estar en otra secuencia. Nos hemos postulado para esa relación pendiente.

El valor que nos hemos procurado

Asumo que las complicaciones pueden llegar, pero como nos queremos seguiremos adelante con todo el valor que nos hemos procurado.

Te hablaré

Cuéntame por qué me quieres y te diré por qué te adoro. Aunque no me digas nada, compañera, yo sí te hablaré.

Maravillas infinitas

Nos unimos en esa nueva sensación que siempre estuvo ahí, pero que hoy nos complace con maravillas infinitas.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Los atractivos de la comunicación

Hay muchos parámetros que hemos de defender en comunicación. Ésta ostenta los atractivos que queramos ponerle desde la mejor intención, claro. El entusiasmo puede ser todo, o, de hecho, entendemos que lo es, pues cuanto hacemos hunde raíces de formas más duraderas cuando hay ilusión por medio. La pasión de aprender se basa en el expediente abierto de la comunicación, con el que hemos de caminar todo lo intensamente que podamos. Advirtamos los procedimientos con las bases de quienes dicen presentar las voluntades con formas y fortunas que nos agasajan con reglas que no vamos a escribir. No neguemos las opciones que tenemos, que son muchas.

Hemos aplaudido los triunfos anónimos de quienes nos son cercanos, y, por eso, precisamente, les deseamos lo mejor. Hemos de añadir los pasos que nos harán triunfar en el ocaso de los sueños, que deberán resurgir de los diversos estadios que ya nos envuelven con sus capas de armas tomar. Hemos aclarado esos conceptos que nos fueron fieles y afines.

No cortemos por lo sano. Hay muchas posibilidades que compartir en el trasiego de la memoria que nos atrae y distrae. Hablemos con parsimonia, dejando que el buen testigo nos haga caso. No alentemos que las cosas se vayan de las manos. Hemos cumplido con toda la memoria, que ha de ser defendida de caídas y silencios.

Los atractivos de la vida se basan en los escenarios que nos mueven, que nos oprimen con claras vertientes que nos proponen la secuencia más digna. Seamos. Las conformidades de otras diferencias nos han de permitir consumar las fortalezas de aquellos años más mozos. Fuimos, y seguro que volveremos a ser. Las astucias han sido excelentes consejeras con las palabras que hemos ido ganando por el camino, o, al menos, con las que hemos ido añadiendo valores singulares en todo el proceso de la existencia.

Hagamos que la fábula sea del modo más satisfactorio. Hemos infundido respetos ante negaciones periódicas. No nos pongamos en la parte de atrás de una fortaleza que nos ha de proponer comprensiones cercanas. Se diluye el tiempo, como siempre, buscando desaparecer, y nosotros con él. Nos apaciguamos pensando que el mal, si acaso, es de muchos, cuando la idea ha de ser mejorar una y otra vez, aportar en positivo todo cuanto tiene un cierto amago con sentimiento y sentido de las cosas. No seamos insensatos con todo lo que ha de convenirnos, no a nosotros, al conjunto de la sociedad. Nos hemos de apostar ante el cielo que nos ilumina y nos sirve de cobijo.

Los casos nos amasan el destino con una fugaz intención que hemos de convencer con el formulismo de una verdad que nos hará sentirnos a medias, en el sitio, con la vertiente más noble. No nos hemos quedado atrás, aunque lo parezcamos. Estamos en el sitio que nos dijimos, si bien, mirando, puede que no reconozcamos lo que, en su momento, soñamos, lo que nos comunicamos. Rodeemos de pasión e ilusiones todo quehacer y habrá más garantías de loables resultados. Aquí reside su fortaleza, y también en los atractivos que seamos capaces de hallar.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Sin privilegios

Sí que estamos. Hemos dicho que nos volveremos con plenitud. Nos daremos importancias de amores sin privilegios. Permanecemos.

Con valentía

Poseemos la calidez que nos viene del cariño que nos hemos participado. Nos consideramos con valentía.

Responsabilidad y destino

Nos asociamos con vigentes videncias que nos proponen un cierto grado de responsabilidad. Tenemos un nuevo destino.

Repetiremos en nuestro amor

Nos justificamos con instantes de poderes silentes, no activos, únicamente pensados. Así, repetiremos en nuestro amor.

Existencia real

No tengo ese calor que me amarró a tu vera. Nos hemos invitado a subir a esa secuencia de abrazos que nos harán constar en la existencia real.

Faltas de caricias

Aplicamos soluciones que nos promueven para salir con ofertas y querencias que suplirán los informes nuevos. Nos hemos escudado en faltas de caricias.

Tendrá lugar

Aprobamos el bienestar con una modificación de garantías especiales. Nos hemos resistido. Tendrá lugar. Los restos de nuestro amor se levantarán.

Soluciones de antaño

Repasamos las consideraciones que nos proponen seguir sin insistencias. No hemos dado con las soluciones de antaño.

No es tarde

Tenemos posibilidades de tocar ese mundo que durante varios períodos de existencia encontrada hemos imaginado. No es tarde.

Sin ruta

Destacamos las noches en las que fuimos uno. Nos desprendemos de la dinámica que nos deja sin ruta.

Abanico de carencias

Te considero fundamental para que seamos dichosos. Nos pasa el tiempo con un abanico de intensas carencias.

Nos encontramos en el trayecto final

Colaboramos en la felicidad a la que tenemos derecho. Nos detenemos en el trayecto final. Nos encontramos.

Carencias nuevas

Estimamos los idearios que nos llegan desde corazones de unas etapas que se pierden entre carencias nuevas.

Con ganas

Hemos moldeado los corazones para que no sufran tanto. No sé si es una buena opción. Nos sucede. Hemos buscado con ganas.

Fuertes y productivos

Nos convertimos en socios de nuestros corazones, pero no los alimentamos para que sean fuertes y productivos.

Impactos solitarios

Crece la vida sin datos. No tenemos nada que ver con lo que nos narran desde ópticas que no acertamos a ver. Los impactos solitarios siguen.

Velocidades significativas

Aumentamos las advertencias y nos subimos a ese mundo que vuela a velocidades significativas. Nos tenemos que volver.

Presencias decorosas

Tenemos que garantizar los conflictos con las reiteraciones más bonitas. Nos hemos instalado en presencias decorosas.

Más intenso en lo espiritual

Reiteramos las creencias más bonitas, ésas que nos dijeron que lo general es mucho más intenso en lo espiritual.

Sin la fuerza que nos dijeron

Reiteramos las exposiciones más moderadas. No vamos a quedarnos sin la fuerza que nos dijeron.

La gratitud más bella

Nos hemos quedado sin ese protagonismo anónimo que alcanzaba las alertas con la gratitud más bella.

No las desciframos

Nos ponemos por delante. Hemos sentido el sí. Nos consumimos con respuestas de variables que no desciframos.

Nos acompañamos

Nos adiestramos con acuerdos que nos participan de resúmenes que no vamos a enumerar. Nos acompañamos.

En el sitio equivocado

Debo esperar a que las cosas nos cuenten lo que demandan de nosotros. Nos hemos buscado en el sitio equivocado.

No en este abandono

Rebusco en mí y te hallo en ese corazón que dejaste paralizado y solo. No hay inteligencia en este abandono.

martes, 23 de febrero de 2010

El sabor de la comunicación

Tengamos en cuenta la variedad de aromas y de sabores, las actitudes y los resultados de todo cuanto hacemos. Confieso que estamos en alerta para que no carezcamos de nada en ese ámbito que es la comunicación. Podría contarte algo de ese sí que ando buscando. No quiero olvidar quién soy y por qué soy. Tú eres la referencia, creo que esa enseña que me merece todo el respeto del mundo, acompañado de admiración. Subo hacia ese engranaje que me prefiere como es. Hemos asistido a las voluntades de creencias maravillosas que nos corrigen la voluntad con un poco de buen humor y de mejor deseo. La paz nos olvida entre divisas que nos prefieren como somos. Créeme cuando digo que lo intentamos.

Hemos averiguado los espacios que nos llenan con la voluble claridad que nos altera con ritmos apaciguados. No hemos sentido que las cosas sean, pero seguro que nos complacerán con las revoluciones de un universo alentado desde la maravilla más graciosa. Nos reímos. Hemos advertido las gracias de un universo bendito, sencillo, consumido en la claridad de las cosas, que nos llegan con la voluntad y la altitud de miras curiosas. Tendremos que relatar muchas cosas, muchas más de las que podemos trasladar.

La voluntad del universo se siente aliada de todas las cosas que hay que hacer, que las haremos, que las viviremos entre las travesuras de un universo montado de diversas maneras pero que se ha de entender a través de la comunicación fluida. Nos hemos acarreado esa agua que nos servirá de acicate salvador. Estamos en la tregua permanente y nada servil.

Averigüemos el presente con sumas sobre ese pasado que nos encumbrará al futuro, que defenderemos a capa y espada. Nos hemos insistido para asumir que las circunstancias vienen del modo que deben venir. No cejemos en el eterno empeño de experimentar, de ser en la destreza más voluble, más querida, más sincera, más nuestra, más en sí. Hablemos.

Las costumbres nos han de predicar con ejemplos sencillos que nos obligarán con las destrezas de quienes ven las versiones en colores de factura y belleza singular. Nos contemplaremos en los sollozos y las risas de los demás. En el punto intermedio quedará la virtud. No permitamos que las cosas nos superen en la creencia de no hacer nada. Pensemos con recorridos victoriosos.

Tengo para mí que estaremos cada vez más cerca con comunicación. Estimo que la voluntad nos une. Queda todo por transitar, por sentir, por saborear. La comunicación nos retiene unos anhelos y nos expande otros. Apaciguamos y reestructuramos. En la voluntad de nuestro universo comunicativo no ha de faltar de nada. Debemos procurarlo. El sabor a comunicación se traduce en camaradería, en razones, en valores, en sosiego, en ser nosotros mismos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Sin tener nada

Debemos construir sin lamentos. Hemos dado con haciendas que nos encierran con sus materias primas. Ganemos sin tener nada, que es la mayor libertad.

Lugar querido

Vamos por esa igualdad que nos hace vivir bastante mejor. Nos hemos puesto en ese lugar tan querido.

Entre cumbres

No vamos a cotejar los porcentajes, y menos ahora que huimos entre cumbres que nos hacen sucumbir.

Insolventes soledades

Pactamos las diferencias para el regreso, que nos visita con talento. Hemos apaciguado los ánimos. Nos marcamos con insolventes soledades.

Compramos aficiones

El acto final nos conduce por divisiones que nos fuerzan a vivir en el otro lado. Compramos aficiones.

Resoluciones volubles

Me enfrasco en tus fines con un poco de buen deseo. Nos atribuimos una razón con resoluciones volubles.

Lo que aportamos

No vamos a calcularlo todo. Hemos pedido mirar un poco más allá. Nos detenemos para confesarnos lo que aportamos.

De formas graciosas

Nos rodeamos de ciclos que atienden los buenos momentos. Tenemos habilidades que compartir. Nos hemos articulado de formas graciosas.

El aroma de aquellas miradas

Hemos mandado el sabor de la batalla a los mismos intereses de cuestiones repetidas. Nos preocupamos más o menos. Lo que tenemos que hacer es vivir el aroma de aquellas miradas.

Dónde podremos establecernos

Te considero con acuerdos que nos prefieren con resoluciones más que periódicas. Hemos dado lo particular. Ya no sé dónde podremos establecernos.

Diferencias y cercanías

No debemos arrodillarnos ante ese destino que nos deja en soledad. Repetimos las diferencias para que veamos las cercanías.

En otro barco

Respondemos a los anhelos interiores. Hemos dado hechos para poder comprender todo cuanto ocurre. Nos hemos metido en otro barco.

Se lo daremos

Cultivamos los momentos que nos pueden hacer especiales. Nos damos los buenos días y seguimos como si todo tuviera sentido. Se lo daremos.

Nos vivimos

Nos hemos dado ese respeto con el que poder aumentar los inicios de una era que nos ha de procurar astucias y equilibrios. Nos vivimos.

El todo es nada

Vivimos en la dificultad de la no existencia de un amor real. Nos convencemos de que todo es así, cuando sabemos que, así, el todo es nada.

En la nueva noche

Los márgenes nos ofrecen un amor que nos hará tan hermosos como queramos. Hemos sido en la nueva noche.

Costes del entendimiento

Continuamos por ese trayecto que nos propone psicología para abaratar los costes del entendimiento.

Debía llegar

Debería añadir un deseo a lo que ocurre, pero supongo que me siento fracasado cuando te vas. No seguiré tus pasos. Creo que es el momento de la despedida. Debía llegar.

Ser en la nada

Hemos consumido la intención con un amor que nos ensalzará ahora y siempre. Nos miraremos con mucha determinación de ser en la misma nada.

Almas protegidas

Movemos las almas con el fin de que viajen mucho más lejos. Las queremos protegidas, pero equivale a que no sean.

Puede que venga el milagro

No voy a contar lo que no me gusta. Nos empecinamos en amar lo que no existe. Puede que venga el milagro.

Quehaceres repetidos

Tendremos que extender el talento amoroso. Nos hemos pedido un poco de paz. Puede que llegue con visitas postuladas con quehaceres repetidos.

Día tras día

Espero que aparezcas. Has implicado la visión en un nuevo afán con el que creceremos día tras día.

Enamoramiento que sabe a juventud

La realidad nos conduce con pericia. Hemos suplicado vivir en la calma de ese enamoramiento que sabe a juventud.

Nombres en los que no creemos

Nos explicamos lo que sentimos lo mejor que podemos. Escribimos nombres en los que no creemos ya.

Fijaciones claras

Nos sonreímos con reformas que nos ponen con fijaciones claras. Nos hemos regalado mucha paz. La necesitamos.

Enamorados cada día

Todo sobra cuando no hay amor. Nos hemos dado mucha fuerza. Nos reunimos de modo integral para llegar donde proceda. Nos enamoramos cada día.

lunes, 22 de febrero de 2010

Seremos más felices a través de la comunicación

La dicha hay que buscarla y ejercerla recurrentemente. No cejemos en los buenos empeños. Iniciemos cada día con el esfuerzo de aplicar razones y sentimientos a través de la comunicación. Comenzaremos la semana con generosidad, prestando el aire que precisan nuestros pulmones para volar y sentirse libres. Hemos de aspirar con buscadores de inocencia y con un poco de ingenuidad. Estaremos en esa paz que nos regalará la presencia de un mundo no explorado. Iremos tan lejos como podamos. Nos buscaremos en la navegación de cabotaje. En cuanto sea preciso saldremos de esa costa controlada para dirigirnos a la imagen de la pasión, de la que aprenderemos.

La hermosura de otros instantes nos podrá distraer con unas aventuras de regalos nuevos. Es un don el contar con el amor suficiente para seguir adelante. Nos tenemos, y eso precisamente ha de ser la suprema dicha con la que agarrarnos al futuro que se hace presente con una fortuna de clasificaciones gustosas. Hemos supuesto casi de todo, y de todo hay en la noria que nos previene con unas preferencias de cariz señalizado con normas que nos unirán más y más.

Sugerimos todo lo que podemos realizar en un universo de penitencias que nos sirven para estirar el diálogo con formas y creencias de diversos motivos. Nos hemos visto bien. Estamos en ese lugar que nos propone cultivos fantásticos. Moderamos los espacios para continuar con la interlocución que nos fermenta la voluntad con respuestas a las cuestiones que nos ponen en tela de juicio permanente. Hemos adherido instantes de sinceridad buena. La comunicación es buena.

Los aprendizajes nos invitan a estar y a ser en la nueva previsión comunicativa que nos averigua deseos para suponer que las cosas pueden ser y son. Los modos son básicos para restaurar la creencia en todo cuanto tiene sentido. Es y no es casi al mismo tiempo, aunque no lo parezca. Hemos pretendido estar, y seguramente estaremos sin ver lo que otros nos han dejado como base para amar.

Hemos enseñado los ánimos como sustento y cimiento de una realidad que nos ha de proponer aventuras con reclutamientos de experiencias en paz y armonía. Hemos tocado ese fondo que nos podría ubicar en el brete más sensacional. Nos aportamos de todo cuando hay comunión de intereses, cuando nos aproximamos de corazón. Nos empeñamos en ser y en estar con la grandilocuencia de quienes vienen con las caricias genuinas y las manos abiertas. El puente es la comunicación. Hemos de juntarnos con él. Seguro que podremos surcar obstáculos de diverso género y calado. Con la comunicación somos y seremos más capaces. Creo entender que también más felices. No paremos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Trayectos que apenas hemos pisado

Permanecemos en forma. No demos con las gracias de otros instantes que nos apasionaron con felicitaciones de trayectos que apenas hemos pisado.

La soledad más dura

Mezclamos deseos y corrientes. No apuntamos donde deberíamos, y suponemos que lo nos alcanzará pronto será la soledad más dura.

Estampas impacientes

Nos hemos tratado bien, pero no parece suficiente. Hemos sugerido el regreso con estampas impacientes.

Cariños verdaderos

Hemos aclimatado los corazones a las voluntades que provocan soledades. No pararemos. Nos asaltan los miedos a no dar con los cariños verdaderos.

Mantenernos en pie

No vamos a contar lo que se ha ido, pues puede que nos haga demasiado año. Vamos a enfundarnos con las perspectivas, que nos pueden mantener en pie.

Creencia menos combinable

Me he emparentado con las verdades de amores sinceros que nos promueven para acercarnos a la creencia menos combinable.

Nos rendimos

Me visto de tus sentimientos, pero no comprendo las sensaciones que me trasladas. No hemos agotado las fuerzas, pero nos rendimos.

Amor encerrado

Podría contarte por dónde pueden ir las cosas, pero no lo voy a hacer. Hemos imaginado las condiciones de un amor encerrado durante lustros.

En dirección opuesta

Hemos agotado la capacidad de amar. No tiene sentido que vayamos en una dirección opuesta a las circunstancias.

Siempre que regreses

Te diré, siempre te diré, y te confesaré, siempre te confesaré, mientras vuelves, siempre que regreses.

El elemento que fermenta

Interceden las circunstancias por unos momentos que se inician y acaban sin que sepamos dónde está el elemento que fermenta.

Falta de calidez

Predicamos en un erial donde los sentimientos ya no están. Se fueron espantados por la falta de calidez.

La voluntad, en ninguna parte

Restauramos la fe en lo que hicimos. Ha pasado ese período en el que la voluntad quedada en ninguna parte.

Pactos de progreso

Progresamos. Mejoramos con las visiones de un amor que nos hará sentirnos hermosos con pactos de progreso.

Nos damos frescura

No volveré. Sabes que nos hemos contado cosas que saben a realezas con vertientes de todo género. Nos damos frescura.

Caída del deseo

Traspasamos el límite que el propio tiempo nos dio para no marchitar. Parece que es imparable la caída del deseo.

Cariños expansivos

Todo rueda con una temperatura ideal. Nos hemos puesto en ese momento en el que la muestra es consejo con reflejos de cariños expansivos.

En un puñado de rosas

Tengo que saber de tu amor, debo saber de ti, y proseguir con la juventud en un puñado de rosas.

Ya no me quieres entender

Te podría contar lo que siento, pero creo que, a fuerza de haberlo hecho demasiadas veces, ya no me quieres entender.

Flecos por recorrer

Me sorprendes. No podemos estar en todo. Durante mucho tiempo hemos pensado que nos conocíamos, pero había flecos por recorrer.

Lado maravilloso

Debo ir, voy, vuelvo, y sigo con la señal que me invita a estar en ese lado tan maravilloso.

Querencias presupuestas

Me haces suspirar por esa relación que no admite marcha hacia delante. Nos presuponemos querencias.

A otro carro

Debo decirte por dónde voy, para ver si me encuentras aunque sea por casualidad. Subimos a otro carro.

Menos me entiendes

Te aclaro mi amor, y, cuanto más lo hago, menos me entiendes. Nos hemos sumado a otras certezas.