domingo, 31 de mayo de 2009

Jugar a una dicha compartida

Diferencias mis pensamientos
con un poco de sentido
de un humor que viene
cargado de ejemplos.

Lo maravilloso es sencillo:
lo es en esencia,
en el día a día repetido
que nos pone con algodones
de colores y sabores variados.

Hemos divisado una respuesta
que ha de ser tan rica
como vistosa en su contenido,
sin olvidar los continentes
que todo lo dieron
por la amistad y el amor
sinceros, claros, vistosos.

Llegamos a compartir
un poco de memoria,
y nos decimos que ser
y tener es lo mismo
cuando jugamos de verdad
a una dicha compartida.

En lo absoluto

Me has puesto en ese instante para el que he estado trabajando toda mi vida. Soy en ti, en lo absoluto.

En marcha

Hablas de mí, y te entiendo con un poco de sensaciones que hemos de compartir ya. Nos ponemos en marcha.

Tocar emociones

Nos hemos dispuesto con un poco de interés. Hemos sido en la penumbra. No alcanzamos a tocar las emociones.

Llenos de sensaciones

Sé qué es lo más importante. Me dificultas el camino con un poco de buen amor. Nos hemos llenado de sensaciones.

La estela que me comprende

Duermes mientras te digo todo, mientras te dispongo todo, mientras sigo por la estela que me comprende.

Prestigio con amor

Hemos servido a la memoria que nos propone tocar un poco de fondo con la modestia de un amor hermoso. Nos damos prestigio anónimo con mucho amor.

La seguridad como norma

Me falta tiempo para distinguir el paso que nos divierte. Hemos sentido la seguridad como norma medio básica.

La estela más querida

Quiero ser feliz. La vida nos oferta regalos que nos hará continuar por la estela más querida.

Nos acoplamos

Tiemblo ante la ilusión que nos propone seguir hacia delante. Nos miramos, nos vemos, nos decimos, nos acoplamos.

Más que nos placerá

Me enternece encontrarte en la ida que es vuelta y casi media. Nos hemos gustado mucho, y más que nos placerá.

Los dos juntos

Aseguro mi vida con la tuya, y soy en la totalidad de una nueva era. Nos normalizamos. Hemos sido mejores los dos juntos.

martes, 26 de mayo de 2009

Un nuevo nacimiento

Felicidades Juan por ese nuevo nacimiento que cacaba de llegar al mundo. Esa criatura que tiene toda una vida por delante para aprender los valores que regirán su camino.

Sin duda es la mayor alegría que puede haber para los padres, incomparable con cualquier momento vivido.

Muchas felicidades de mi parte para los tres.

Carris.

domingo, 24 de mayo de 2009

La profesión que queremos

Comienza su andadura el Colegio Oficial de Periodistas de la Región de Murcia. Lo hace con la lógica, y necesaria, ilusión por las mejoras de una profesión que sirve a la ciudadanía. Es la puesta de largo de una realidad soñada durante años y que ahora ve la luz en un momento especialmente complicado. La crisis en nuestro ámbito encuentra en la situación actual un obstáculo añadido que hemos de convertir en oportunidad.

Sí, sin duda, ha de ser una ocasión para que todos hablemos, para que profesionales y empresas, de todas las sensibilidades, de todas las visiones, con todas las improntas, nos inmiscuyamos en una versión que estimule las bases de este oficio que, como debemos recordar, se basa en un derecho fundamental en toda Democracia.

La credibilidad, su sostenimiento, el afianzamiento del prestigio de nuestras tareas han de ser prioridades, así como una mayor dignidad en lo salarial, buscando conciliar las jornadas de trabajo en la forma y en la parte que sea menester y posible.

Creo que el nuestro ha de ser algo más que un sueño. Todos debemos movernos unidos, al ritmo que todos consensuemos, pero unidos, en la misma dirección, esto es, el servicio a la ciudadanía desde unas bases profesionales y laborales fuertes y fortalecidas.

Un favor os pido: que nadie se sienta excluido. Demos ocasión a que esta iniciativa se consolide en beneficio de todos. Juntos podemos ser mejores para desempeñar con más calidad nuestra labor. Nadie sobra. Todas las manos del proceso comunicativo son bienvenidas. Sus voces, interesantes, discrepantes, edificantes siempre, nos han de servir de acicate para seguir avanzando. Ante todo, lo que queremos es una profesión unida en los grandes asuntos, que estoy convencido de que pueden ser comunes.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Con cualquier divisa

Has asustado a esas ideas que pudieron salvarte en el último momento. Nos empezamos por cualquier lado y con cualquier divisa.

No hemos visto lo que sucede

Sistematizamos las imposiciones que nos vienen con un poco de cariño. No hemos visto lo que sucede.

Antes o después

Suspendes todas las ideas que te hicieron desear volar. No te quedes en ese punto donde el dolor nos asalta con respuestas estériles. Hablamos de contarnos cosas. Lo haremos antes o después.

Sin diversiones

No puedo entender lo que me cuentas. Has dulcificado las intenciones que son resoluciones de una vida que podremos hacer casi eterna. Nos enamoramos sin diversiones.

Te rescatas

Corriges mis intenciones. Me falta ese coraje que todo lo pudo dar en una etapa nueva. Te rescatas a ti misma.

Devoción por adorarte

Memorizo lo que siento, lo que podemos consumir en un tiempo casi perfecto, y me digo que es devoción por adorarte lo que llevo en mi interior.

Vértigos aleccionadores

Queremos vivir y sentir casi al mismo tiempo. Nos hemos puesto en ese borde que nos regala vértigos aleccionadores.

Normas imperfectas

Conspiras contra mi corazón con un reino finito. Nos agotamos con esfuerzos que nos alcanzan con normas imperfectas.

Hemos pretendido ser

Pones y quitas remedios que no tientan la suerte divertida de antaño. Nos confundimos. Hemos pretendido ser.

Te estoy abrazando

Mañana estarás conmigo.
Te he esperado largo tiempo.
Todo ha sido complicado:
lo que merece la pena
lo es inexplicablemente.

Sigues en esa atalaya
por unas horas,
y, mientras, me preparo
para una experiencia única,
singularizada y novedosa.

Debo poder
mantenerme en calma
en esta tesitura de nervios
e ilusiones variopintas.
Me digo que estaremos mañana
tan juntos como el aire
en tus pulmones
que respirarán con los míos.

Estoy a punto de conocerte
y te amo más que a nada
en este mundo.
La aventura que aparece
es una pura maravilla.
Enseguida te estoy abrazando.

Experiencias adivinadas

Planteamos las últimas ilusiones de una era que nos bendice con resortes poderosos. Hemos adivinado experiencias.

Queda poco

Nos agarramos a claves que arden en la noche de la misma vida. Situamos las experiencias en la antesala de la felicidad. Queda poco.

Las cosas que importan

Nos hemos dicho todo y de todo con una voluntad que nos envuelve de pasatiempos. No sé si todo será en la medida de las cosas que importan.

Otras versiones estimadas

Me influyes con esas palabras que pronuncias, y también con las que callas. Nos damos otras versiones estimadas.

No hemos adecuado los mensajes

Resuelves los consejos que nos proponen fugas gratificantes. No hemos adecuado los mensajes.

Cuanto ha de ser verdad

Quito y pongo consejos con unas versiones queridas y adiestradoras de cuanto ha de ser verdad.

Empatías variadas

Todo es tan delicado y débil como parece. Nos hemos sentido tan diestros en lo que hacemos y sentimos que regresamos con empatías variadas.

Mimos de otros

Sabes que hoy te he visto con otra cara. Los instantes declarados a la fuga nos distraen con mimos que pertenecen a otros.

Nos agotaremos en otro momento

Me divierto. He sido entre consejos que nos quitan y ponen con palabras sanas. Nos agotaremos en otro momento.

Prestaciones de mucho amor

Corrijo mi mirada para centrarme en ti, en lo que implicas en ese escenario de prestaciones de mucho amor.

Nos amoldamos

Inculcamos más ideas en esos corazones que nos prestan cariños infinitos. Nos amoldamos a otras experiencias.

Los planes que me podrían rescatar

Me levanto con la felicidad de encontrarte fiel a ti misma. Siento que no entre en esos planes que me podrían rescatar.

Nos adoraremos

No puedo rastrear ese punto que fue noria fugaz con resoluciones de millones de conflictos. Nos adoraremos.

Con conformidad

Aborrecemos la falta de valentía en momentos considerados estelares. Nos tenemos con conformidad.

El poco amor que nos quedaba

Me cuentas el consuelo que nadie termina de avanzar en la noche que no parece tener fin. Nos hemos endulzado aún más el poco amor que nos quedaba.

Una taza de amistad

Adivinas las experiencias que nos aguardan tras una taza de amistad que hoy compartimos de veras.

Secuencias

Vencemos, hoy vencemos, y volvemos, hoy volvemos, y secuenciamos todo, hoy lo secuenciamos, con reglas que aumentan.

No con las teclas principales

Encajamos la vida con algo de ilusión y nos llenamos de un pesar que nos muerde el alma. No damos con las teclas principales.

Territorio descubierto

Hemos descubierto ese terriorio que se puede convertir en hostil durante años de peso. Nos hemos consultado actuaciones que nacen y mueren.

Nos gana la soledad

Planteamos una realización profunda de esos deseos que hemos de compatir en paz. Nos consolamos tarde y mal. La soledad nos gana.

Resortes nuevos

Te doy la versión más radiante de un mundo que choca contra sí mismo. Nos adoramos con resortes nuevos.

sábado, 23 de mayo de 2009

Anhelos de felicidad

Te escribo
con el tesón
y el deseo
de hacer de la paz
el mejor consejo,
la divisa
de una relación
que precisa calma
para sustentarse
en ese todo
que es indeleble
y que hoy,
como ayer,
se llama amor.

Sentimos aprecio
por lo que suponemos
en este universo
al que iremos regalando
opciones y anhelos
de felicidad pura.

Nos hemos entusiasmado

Te distraes. El infinito entiende de reflejos que vemos al final. Nos hemos entusiasmado.

Agotados sin hacer nada

Te cuento lo que pienso. Estamos de acuerdo. Luego nos faltan agallas para darnos el beso definitivo. Hoy nos agotamos sin hacer nada.

Sensaciones nuevas

Nos declaramos enamorados de la realidad que nos endulzará todo cuanto somos. Hemos dispuesto los buenos criterios con unas sensaciones nuevas.

Nos hemos enamorado

Intuimos algunos deseos que no haremos realidad por una falta de valentía total. Nos hemos enamorado.

Nos debemos más empatía

Untamos las razones de sentimientos, y con diversos adornos nos vamos con deseos de una paz renovada. Nos debemos más empatía.

La distancia que nos consiente

Temblamos un poco, un tanto, todo y más. No somos tan sencillos como parece en la distancia que nos provoca y nos consiente.

Insistente dicha

Todo es más sencillo de lo que parece. Hemos adecuado el discurso con una insistente dicha.

Nos tomamos con respeto

Triunfamos en esa noche que nos propone seguir hacia otra estela más maravillosa. Nos tomamos con mucho respeto.

Me diste razones

Me has arrasado el corazón con esa ignorancia inesperada. Has detenido el tiempo, que ya no importa. Me diste razones, y ahora te las has llevado.

Sentimientos que se agolpan

Nos hemos aclamado en un nuevo espacio de tiempo con una multitud de sentimientos que se agolpan sin dejarse ver.

Amor renovado

Me buscas entre nuevas palabras. Lees entre líneas maravillosas. Nos disponemos con amor renovado.

Sensación de amor

Soy, y soy en ti mientras me dices todo o casi todo con una fugaz sensación de amor. Iré a contarte otra historia.

Disposiciones clarividentes

Te diré, siempre te diré, y te cantaré, siempre te cantaré con disposiciones clarividentes.

Nos complementamos

Alcanzamos el corazón que es fuente de vida, y nos sentimos entre placeres que golpean una realidad que nos distingue. Nos complementamos.

Todo lo comprendemos

Me dispones entre tus fuegos atronadores que me dejan sin fe y medio sordo. Nos miramos a la cara, y hoy, amiga mía, todo lo comprendemos.

Más eficaz con tu corazón

Yo te diré siempre más cosas de las que puedes oír. Te sientes rodeada de un enorme ruido, y eso te puede. Debes ser más eficaz con tu corazón.

Existencia nublada

Aceleras el paso hoy que no veo nada, y me dices por dónde ha de discurrir los avatares de una existencia nublada.

Dime cosas

Aterrizas en mi corazón con voluntades extremas, y me dices que podrás con un incorregible humor que nos ha de adelantar todo cuanto sea posible. Dime cosas.

Diremos los dos

Acudimos a llamadas de corazón que surgen de manera fulgurante. Nos mostramos apáticos en cuestiones fundamentales. Tú dirás, o diré yo. Diremos los dos

Nos vacíamos

Insinúas el espacio por el que te quieres mover, y asientes como la mejor maravilla de un mundo que se extingue. Nos vacíamos.

Nos comentamos más

Negamos los espacios que nos parecieron vidas y terribles consecuencias de vencimientos inútiles. Nos comentamos más.

Sin prudencias

Hemos tomado la vida por el lado que nos oculta la sinrazón que nos promueve sin prudencias.

Duele

Hemos abierto una nueva ventana. Respiramos lo que no podrá ser nuestro. La tentativa fracasa. No sé hacia dónde mirar. Te fuiste. Duele, y duele.

Consumamos besos

Practicamos las intenciones mismas con las mismas maravillas de antaño. Nos declaramos un amor que nos hará eternos. Consumamos besos.

Algunas cargas

Te aviso de quién seré. Adelantamos acontecimientos que nos hieren. No podremos asumir algunas cargas.

Más solturas

Procuramos que las astucias nos lleven por una razón más entendible. Negamos las evidencias con más solturas.

Lanzas invisibles

Planeamos una realidad que nos distingue con pasatiempos rotos. Las ataduras nos rompen lanzas invisibles.

Para mañana

Veo que te despides, y lo entiendo. Hemos agotado algunos esfuerzos sublimes que nos dieron confianza. Veremos qué dejamos para mañana.

La vida nos atropella

Te aviso de mi amor, y te soy tan sincero como puedo. Nos hemos propuesto ser. La vida nos atropella un poco.

Océanos de dudas

Me gustaría que me entendieras, que supieras todo lo que te amo, cómo surco océanos de dudas. Te espero.

viernes, 22 de mayo de 2009

Habilidades que crecen

Anunciamos que somos, pero debemos decir lo que queremos. Nos demostramos habilidades que han de seguir creciendo.

Una seguridad con alas

Nos hemos repetido que el amor nos hará mejores personas. Lo hemos comprobado. Nos daremos más seguridad, pero siempre será una seguridad con alas.

Todo lo profundas que queramos

Junto letras y sale tu nombre. Nos hemos instalado en amistades que se harán todo lo profundas que queramos.

Nos atendemos

Reponemos el material amoroso que se extinguió por falta de interés. Ahora nos atendemos lo mejor que podemos.

Mimar el amor

Te ríes, y yo también me río de lo que hemos consentido. Me impongo el deber de mimar el amor que compartimos.

Más y más

Terminamos de coordinar emociones que antes nos dijeron quiénes podríamos ser. Hemos pedido más y más.

Presunciones que impresionan

Te declaro mi amor, todo mi amor, con la voluntad más entendible. Nos conservamos presunciones que impresionan.

Recortes de dimensiones

Aprovechamos los deseos. Nos consultamos. Hemos adecuado los momentos. Los espacios nos reciben con recortes de dimensiones.

Discurrimos

Nos convenimos con apariencias que nos llevarán entre responsabilidades recientes. Discurrimos con frías aguas.

Con muchas posibilidades

Nos pedimos una serenidad que hemos de mostrar nosotros mismos. Nos contemplamos con muchas posibilidades.

Con otra actitud

Hemos subido unos peldaños en los que nos sentimos inseguros. Quizá debemos mirarnos a la cara con otra actitud.

Nos planteamos el regreso

Versionamos las realidades que antes nos distinguían. Podemos seguir otra estela. Nos planteamos el regreso.

Idearios sin consejos

Salimos en favor de emociones que repasan todo cuanto fuimos. Nos hemos agotado. No aumentamos los idearios sin consejos.

Carencias perfectas

Nos tendremos que ir un poco más rápidamente y en busca de sensaciones nuevas. Rezamos para tenernos entre carencias perfectas.

Tiempos suaves

Creer es poder: así lo creo. Ahora estás tú, y eso corrobora la pasión desde un encuentro medio nuevo. Los tiempos nos suavizan el carácter.

Reposiciones sentimentales

Las dificultades nos olvidan con resoluciones a conflictos claros. Lo parcial nos conduce con reposiciones sentimentales.

Recuerdos locos

Bajamos a la arena del fracaso repetido. No vamos a perder ni a ganar. Nos hemos concentrado entre realidades que han de cumplir con recuerdos locos.

Te diré que sí

Aparecemos con una maestría que nos abandona a una suerte que sortea obstáculos. Te diré que sí.

Creencias puras

Te prefiero así, con unos porcentajes que no podemos cuantificar. Lo de antes es. Las novedades son creencias puras.

Creamos aficiones

Nos volcamos con propias convicciones. Las vidas nos recuerdan lo que fuimos. Creamos aficiones.

El amor tiene futuro

Pienso como tú. Nos hemos ajustado a la realidad que nos diferencia. Aparecemos casi como un milagro. El amor tiene futuro.

Convenciones con oportunidades

Las soluciones nos ocultan los anhelos de amores verdaderos. Nos plantamos entre convenciones con oportunidades.

Más destrezas

Te diré todo lo que soy. Nos juraremos amores eternos. Nos consentimos plenas facultades. Nos damos más destrezas.

Regresos frescos

Juntamos esos momentos que nos han de quitar las heridas. Nos proponemos regresos frescos.

Concentramos ideas

Ultimamos los anhelos más estimables. Las consecuencias nos prestan sinceridades. Concentramos ideas.

Llenos de carencias

Nos damos empleos que nos manejan. Nos activamos tarde y mal. No generamos más aficiones, y eso nos llena de carencias.

Nos ponemos a discurrir

Nos tocamos con mucha pasión. Nos apoyamos. Hemos dado con la opción ideal. Nos ponemos a discurrir.

Generaciones espontáneas

Nos añadimos mucho amor. Nos damos unas alternativas que nos proponen generaciones un tanto espontáneas. Iremos de nuevo.

Penitencias nada directas

Vivimos en un debate que hemos de superar. Lo sencillo nos asegura y nos da garantías de penitencias nada directas.

Esfuerzo añadido

Nos lo pasamos bien, pero precisamos un esfuerzo añadido. Nos consolaremos en otros mundos.

Abordar los límites

Necesito tu amistad para abordar mis sentimientos más limpios. Tenemos que contarnos muchas cosas. Los límites han de abordarse mejor.

Nos llevamos

Eres mi soporte para todo lo que debemos ser. Nos organizamos para amarnos más. Nos llevamos.

jueves, 21 de mayo de 2009

¿Quién serás?

Queda poco para vernos
y descifrar
los mil secretos
que hemos soñado.

No queda nada
para avanzar en esa nave
que nos hemos inventado
para lograr ser felices,
o algo así.

Nos sumergimos
en esa realidad distinguible
con versiones ligeras.
Por eso no funcionan,
imagino, pienso, opino.

Venimos con risas
y llantos reiterados
que nos mantienen
con la piel herida,
harta de esperas simuladas.

Has estado ahí
sin verte, sin estar
en el mundo de las ideas.
Eres la pasión,
la conversión instantánea,
el regreso a los orígenes
con insistentes dichas.

Ahora llega
ese viaje que restaura
la fe en la montaña hundida.
No sé que será:
me emociono.

Voy a tu encuentro,
y crece la duda:
¿quién serás?

Llegarán más besos

Miras con grata emoción hacia la voluntad que nos divierte. Hemos promovido más besos, que poco a poco llegarán.

Otra causa, otra aventura

Hacemos uso de una razón que nos ha de prestar lo que jamás será nuestro. No debemos aventurarnos en otra causa. Puede que sí.

Flamantes como el deseo

Sabes que podríamos haber sido aliados naturales durante cientos de experiencias tan flamantes como ese deseo que aún mantenemos.

Sentimientos y presunciones

Juramos amores que nos harán eternos en este nuevo momento que nos recrea sentimientos y presunciones.

Con otra intención

Me consientes una vanidad que me presta lo que no es mío en absoluto. Nos tenemos que mirar a la cara con otra intención.

Singladura como queramos

Me embarco en otra nave. No sé hacia dónde voy. La singladura será tan larga o tan corta como queramos.

Con un amor

Me atrevo a confesarte todo cuanto siento a mi alrededor. No te puedo contestar con un amor que no sea mío.

Algunas impaciencias

Adviertes que algo sucede con una sintonía grata. Nos volvemos para consentir algunas impaciencias mayores.

No te puedo quitar responsabilidades

Acudes a mi con la mejor de las desganas y me sientes en esa nueva textura que ablanda los corazones. No te puedo quitar las responsabilidades que tienes.

No te logro ver

Me declaro a gusto y contigo en la nueva situación a la que quiero aferrarme. No te logro ver.

Promovamos más amor

Agrietamos las ansias con más entusiasmo. No te puedo contar todo cuanto es. Nos hemos acostumbrado. Promovamos más amor.

Avales que prorrogan el partido

Me distraes mientras hago caso omiso a cuanto ocurre. No damos crédito a unos avales que nos prorrogan el partido.

Lamento esta soledad

Me distraes. Hemos averiguado algunas impaciencias con rescates de penúltima hora. No aguantaré este malestar, o sí. Lamento mucho esta soledad.

Te intuyo amorosa

He corregido mis perspectivas para darte toda la razón de la que soy capaz. Te pienso de nuevo. Sabes que me queda cuerda para rato. Te intuyo amorosa.

Hacia el centro de la ilusión

Mitificamos la realidad con un gusto supremo por lo que sucede. Nos movemos hacia el centro de la ilusión.

Nos agotamos en sueños

Me trastocas el cariño que siento. He mirado hasta no ver lo que sucede, que es mucho. Nos agotamos en sueños.

Al carro de tu amor

Nos consideramos amigos, pero seguramente no lo demostramos lo suficiente. Me subo al carro de todo tu amor.

miércoles, 20 de mayo de 2009

El descanso que nos supera

Bajamos el telón
por unos instantes,
que pueden que se hagan
horas o días,
quizá meses.

Necesitamos ese descanso
que nos quite
la presión de la marcha
de un amor
que todo lo puede.

No vamos a considerarnos
fuera de un juego
que nos aclara la voz
con unos dones
un poco extraños.

Hemos asumido declaraciones
que buscan intenciones
donde no las hay.

Nos preñamos de aficiones
en forma de deseos
que no se harán realidad.
No hoy, ni mañana,
ni seguramente pasado.

El descanso llega,
y lo hace como una necesidad
que nos puede,
que nos abruma,
que nos distancia,
superándonos, vaya.

UNIR LOS DESEOS CON LA REALIDAD EN EL TRATAMIENTO DE LAS DIVERSAS VIOLENCIAS

Es algo que se puede constatar, que es palpable a todos los efectos: se está produciendo una cierta perversión en los medios de comunicación social generalistas, que buscan llegar cada vez a más gente, a menudo como sea, y esto se ha convertido, por desgracia, en algunos de ellos al menos, en su exclusiva prioridad. No ha de ser, pensamos, la única. Esto es lo que defendemos. Conviene repetirlo, aunque, para ciertos expertos, sea insistir en lo obvio. Observamos que los medios de comunicación que basan sus objetivos en las masas, en la persecución de un número ingente y amplio de gente, tratan de conquistar cuanta más audiencia, mejor.

Por eso vamos a defender, desde la Plataforma que integramos asociaciones preocupadas por la situación de las víctimas y entidades del mundo de la comunicación, la necesidad de poner en común todas las circunstancias y la problemática de los medios informativos, así como sus objetivos, sus efectos, sus ventajas e inconvenientes, con el fin de llegar al aconsejable equilibrio en las programaciones y en las diversas ofertas de contenidos. Es ideal, lo sería, que el balance de su actuación no se vaya o escore hacia ningún lado en especial. Los excesos nunca son buenos, no lo son, al menos con carácter general.

Sobre los sucesos, sobre la violencia, sobre un entorno conflictivo, quizá cada vez más, conviene aprender a informar. La labor comunicativa es tan crucial que no podemos dejar al albur de las circunstancias más o menos indómitas lo que pueda suceder, pues ya vemos lo que ocurre. Prevalecen, sin duda, los números en forma de audiencias o de insertos publicitarios por encima de otras consideraciones. Lamentablemente es así. Conviene que entre todos vayamos sumando para conseguir esa mejora que redundará en un beneficio societario.

Sería conveniente mirar lentamente, pero sin pausa, la experiencia actual de las empresas periodísticas y dar con una serie de hábitos responsables en las ofertas mediáticas, con el afán y el deseo de que las audiencias conozcan lo que les conviene a la vez que han de poder elegir entre una variada oferta en el reconocimiento de que la pluralidad de opciones sea una realidad y no una quimera.

Vemos, actualmente, los efectos de este comportamiento mediático en modas, en modelos a seguir, en ese mimetismo de los cánones que triunfan en una sociedad o en una parte de ella. La labor de influencia, en lo bueno y en lo malo, es enorme. Por ello hemos de ser cautelosos a la hora de ofertar episodios violentos, sucesos en general o aspectos más o menos amarillistas o truculentos. No dan una ventaja real a la audiencia: si acaso, la consiguen con un carácter inmediato, pero poco más. A menudo practicamos una política de tierra quemada que no ha de coincidir (ése debería ser el propósito) en tantos parámetros mal encarados como observamos.

Todos nos debemos implicar

Todos nos hemos de implicar en esta situación, en la cobertura de accidentes, de la violencia en general, de los sucesos, del fenómeno de la muerte como elemento y situación consustancial que nos acompaña en la propia vida. Nos hemos de involucrar para que las coberturas informativas apunten a una mayor dignidad, para que no frenemos la humanidad que portamos en nuestro interior, para que no la torturemos, sino para que, más bien, nos edifiquemos como personas, que lo somos, que debemos serlo. Además, hemos de pensar en las víctimas en el día después, en cómo se encuentran tras superar o no el trago ardiente de la violencia. No nos quedemos con la superficie y con lo inmediato, que hace mucho daño. Hemos de refrescar las mejores dotes del Periodismo para arrimarnos a coyunturas menos estériles y más solidarias y sensibles.

El Observatorio que estamos construyendo es óptimo, porque podemos hacer un seguimiento de lo que ocurre. Asimismo, hay que firmar convenios con las Universidades, con los gabinetes de estudio, con las propias asociaciones que aglutinan a las diversas víctimas de la violencia, a los mismos medios de comunicación, así como a las empresas y a sus profesionales, incluyendo a aquellas entidades que velan por una cierta deontología y ética en el oficio, en la tarea diaria de informar y de comunicar.

Los medios tecnológicos nos han de abrigar a la hora de compartir experiencias, opiniones y hasta denuncias en torno al tratamiento de la violencia en las entidades periodísticas. Hemos de utilizarlos para ganar tiempo y para poder compartir mucho más y mejor lo que sabemos y lo que conocemos. Muchas situaciones o actuaciones que antes tardarían en conocerse años, o que quizá no se conocerían nunca, ahora se aprenden en minutos, horas, o en no mucho más que algunos días. Somos por ello unos afortunados que hemos de poner en práctica lo que es y lo que existe desde la perspectiva de abonar un campo, el del respecto y la tolerancia, el del conocimiento mutuo, sobre todo de aquellos que padecen, desde la convicción de un beneficio tan extenso como compartido. Todos podemos ser víctimas de la violencia, y, en este sentido, todos debemos reclamar un trato no discriminatorio y de equilibrio y respetabilidad. Podemos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

EL FLAMENCO EN VERSIÓN “VICTORIA CAVA”

¿Qué es el flamenco? Es una pregunta repetida durante los últimos siglos, sobre todo durante los más recientes 150 años. No sabemos muy bien qué contestar, entre otras cosas porque es difícil exponer los motivos, los criterios y los sentimientos con total precisión. La sensibilidad es intangible, inefable.

Pese a ello, voy a intentar hacer una definición. Lo tengo fácil, en esta oportunidad de dirigirme a todos ustedes a través de esta revista ferreña, pues tengo a alguien visible, cercano, que representa las raíces y la esencia misma del flamenco. Hablo de una joven promesa, ya convertida en realidad, que tiene todo el mundo por delante en lo personal, en lo profesional, y en tantas cuestiones como se proponga.

Me refiero a la compañera periodista Victoria Cava. Una ceheginera de pro, que ha realizado estudios de cante, de baile, de Magisterio, de Comunicación Social, y que, además, se está convirtiendo en una de las grandes aficionadas y profesionales del flamenco en la Región de Murcia y en España.

Sus maestros, que ella ha elegido, y que le han elegido a ella, son los mejores. Ha estado becada en Sevilla y en varias provincias andaluzas para formarse aún más en este ámbito. Aquí, en su tierra, cuenta con la docencia de una saga convertida en leyenda: me refiero a la familia Piñaña. Del primero al último la ha adoptado en el sentido global del término para ayudarle a ser lo que el destino ya ha decidido que sea: una gran cantaora.

Tiene temple, simpatía, voluntad, formación, empeño, cordura y sensatez, así como respeto y ansias de mejorar, sin olvidar que es solidaria, amiga de sus amigos, familiar, bonita en el sentido integral del término (por dentro y por fuera)… Es tanto que debemos protegerla al igual que el alma y el duende de quienes creemos respetuosamente en este arte secular llamado flamenco.

Sus aires de “Victoria” lo son en sentido humilde. Sabe que únicamente la constancia y el trabajo serio le llevarán a buen puerto, y busca ese lugar donde encajar desde que era bien pequeña, con la ayuda, claro, de todos sus amigos y familiares, con sus padres a la cabeza. Tiene suerte: sí, la tiene de creer en sí misma y, además, puede disfrutar del hecho de que quienes la arropan y envuelven con sus mejores deseos creen de verdad en ella. Intentamos que sea así. La conozco desde hace un año, pero parece que la he visto, por auténtica, toda la vida.

Un don de los dioses

Y ahí está ese rico y extraordinario valor con la suprema gracia que otorgan los dioses en forma, en este caso, de torrente de voz (es un don excepcional), de modulada sintonía con un universo que es pura antropología y catarsis. Representa tanto que, como decía al principio, es “difícil fablar” de ello. Si el flamenco surge del olvido, de los rezagados, ella viene de lo más entrañable, del amor de una tierra linda como es su municipio natal, de unas personas que saben que el cariño engendra cariño, y eso es un bien a proteger con todo el afán del que seamos capaces.

Fíjense en el impacto que produce esta chica en su entorno que estoy escribiendo estas letras y me siento feliz por redactarlas hasta en sus más singulares y sencillas comas. En estos tiempos convulsos, que dicen en “El Señor de los Anillos”, el poder hablar sinceramente y bien de alguien llena de gozo. Si, además, ustedes pudieran leer estas letras con un poco de música y de cante de Victoria Cava se dirían aquello que tanto repetía nuestro añorado Paco Rabal: ¡Qué bien se está cuando se está bien! Yo añado: ¡Con qué poco, con qué mucho, se está de maravilla! Gracias, compañera Victoria, y procura con ayuda de los tuyos que no te cambien.

Juan TOMÁS FRUTOS.

En la nada

Estamos al lado de la nada, con una tranquilidad que es nada, en una nueva cita que acabará en la nada.

Nos confunde la existencia

La belleza nos entiende con sus respetos máximos. No podemos seguir. La existencia nos confunde. El ingrediente ha de ser el amor.

La conciencia nos lleva

Abrimos un camino de esperanza. No destacamos lo que ha de ser la esencia. Nos respetamos. La conciencia nos lleva a compartir brazos y miradas.

Falta de valentía

Hemos pensado qué hacer. Los tiempos nos remiten a culpas repetidas por la huida del cariño que se gestó por una generación espontánea. Nos vemos mal por la falta de valentía.

Tu nombre en un lugar estelar

Hemos ayudado a quienes vienen con intereses parados. No damos con esos elementos que podemos considerar adecuados. Nos ponemos a analizar lo que nos conviene. Sigue apariendo tu nombre en un lugar estelar.

Siempre es de este modo

Reparto una mirada que nos asalta con experiencias que nos proponen más dudas. No sabemos por dónde viene el amor. Siempre es de este modo.

En el conformismo

Nos consentimos una esperanza nueva. Hemos adecuado algunos discursos. Nos comprendemos. Nos buscamos entre aspectos lúdicos que nos instalan en el conformismo.

Nos merecemos otra actuación

Planteamos una sencilla amistad que nos propone seguir con un adelanto posible. Nos merecemos otra actuación.

Justificas muchas cosas

Hablo de ti con toda soltura y naturalidad. Tengo suerte de conocer lo mejor de ti, que muchas cosas justifica. Tú, y sólo tú.

No somos culpables

Hemos diferenciado las actitudes del comienzo y del final. No somos culpables de no amarnos. A ello no se puede obligar.

Es sólo un sueño

Disfrutamos de ese nuevo beso que parece la antesala de una vuelta a la amistad que mantuvimos con algo más. Es sólo un sueño.

Ya no apostamos por esta relación

Fomentamos algunos planes con sencillas facturas que no pagaremos. Ya no apostamos por esta relación que nos pareció buena.

Por otra vía

Mantenemos ese amor que nos puede incrementar las ansias de ser felices. Debemos intentar ir por otra vía.

Nos hemos aleccionado

Secuenciamos las existencias que ahora discurren en paralelo, que no se tocan, que no se ven. Nos hemos aleccionado.

Veamos más cosas

Consultamos las experiencias con unas excelentes normas de paciencias agrietadas. Veamos más cosas.

Con asuntos dispersos

Nos evitamos. Hemos tocado ese fondo que hizo que nuestro amor no prosperara. Nos damos lo claro, lo adecuado, y sentimos que los conocimientos estén con asuntos dispersos.

Gestar en común

Nos confesamos esas ansias de tomarnos en la tranquilidad de una situación que hemos de gestar en común.

Nos marchamos de lo nuestro

Nos basamos en una nueva realidad que nos intensifica las actuaciones que nos hacen explotar espiritualmente. Nos marchamos de lo que imaginamos nuestro.

Problemas de ausencias

Nos enfrentamos a las coyunturas que son presentes con problemas de ausencias aisladas. Nos hemos complicado las intensas suspicacias que, por solitarios, nos hemos imaginado. Quedamos con menos amor.

Nos damos lo máximo

Nos rozamos. Hemos topado con una situación que nos imprime caracteres de resortes posibles. Nos damos lo máximo.

Nuevas caricias

Suspiramos. Hemos consentido unas determinadas pugnas espirituales. Nos miramos con nuevas caricias que nos determinan regular.

No podemos seguir creciendo

Abrimos consentimientos. No podemos confesar nuevos deseos. Nos reducimos. No podemos seguir creciendo. El amor no da, quizá porque no existe como lo pensamos.

Otra idea hasta el final

Pensamos en su momento. Nos convencemos. Hemos agarrado otra idea que mantendremos hasta el final.

Iluminaciones insuficientes

Buscamos las extrañezas que nos integran a adaptaciones sin tiempos. Nos fugamos sin exigencias. No nos contemplamos con iluminaciones suficientes.

Rescates que no vamos a pagar

Nos sentimos un poco cansados. Las preocupaciones nos llegan con restauraciones que nos normalizan con rescates que no vamos a pagar.

Otros deseos

Hemos buscado los plazos esenciales. Nos debemos para ser con unas cautelas que todo lo justifican. Hemos vivido otros deseos.

Un poco extenuados

Nos vamos deprisa para no ver lo que sucede. Nos favorecemos con cuatro estudios que son respuestas veloces. Nos vemos un poco extenuados.

Nuestras ansias

Apostamos por la existencia que se fuga de una reclamación entre iguales. Gesticulamos nuestras ansias.

Desde el primer momento

Eres la principal en mi vida. Rebajamos la tensión y también la distancia que hemos generado desde el primer momento en el que nos conocimos.

Ya nos hemos estudiado

Buscamos lo sencillo. Nos afirmamos con reposiciones más estimadas. Nos comprendemos. No seremos ahora. Nos esperamos para después del aniversario. Ya nos hemos estudiado.

Entre amores

Digamos más. Sellamos la existencia de los que viven entre amores que nos elevan los niveles.

Los de siempre

Pasa de todo en mi corazón. Llamamos novedades de amistades profundas. Nos agotamos. Hemos sido los de siempre.

martes, 19 de mayo de 2009

Hasta el final del firmamento

Créeme, amor,
cuando te digo
que eres mi vida,
que no me sentiré derrotado
mientras estés ahí,
en ese camino compartido
que se hace afluente
y río de necesidades
más que sacíadas.

Piensa, amor,
en el trayecto consentido
que nos aboca
a la emoción sincera,
única, real, perfecta.

Intenta, cariño,
ser esa salvación soñada
durante lustros,
y que ahora llega
en forma de colchón indeleble.

Tengo suerte, por fin,
al poseer la razón,
el puro criterio, la destreza,
la emoción genuina,
y mucho más
que te contaré otro día,
entre almohadas y algodones,
los dos juntos, susurrando,
callando, invitándonos
a tener y tomar
los dos de los dos,
hasta el final infinito
de nuestro firmamento.

Razones que nos cargan

Nos remolca la vida
con elementos complejos
que resultan
tan extraños como dolorosos.

No consideramos
los pensamientos compatibles
en las relaciones
que sorprendentemente son capaces
de funcionar
entre aspectos dormidos.

Nos entendemos
ahora que las búsquedas
persiguen otros fines.
Nos impacientamos.

Hemos intervenido
con todo cuanto es beneficio
para un universo
que rota a gran velocidad
y produce vértigos.

Causamos extrañeza:
lo sabemos ciertamente.
Las satifacciones son todo
menos sencillas y fáciles
de llevar a término.

Nos damos regalos intangibles
que nos cargan de razones.

Espera la cita

Remamos hacia ese deseo que nos pone en una nueva convulsión. Los premios no se basan en la prudencia. Sabes que espera la cita.

Dime si te gustan

Las razones nos olvidan entre momentos sin alivio. Pondremos punto y final a las reclamaciones de otros géneros. Aporto más besos. Me debes decir si te gustan.

Enmiendas en el frío

Generamos algunos fines que no tienen buenos objetivos. Nos reclamamos más propósitos con enmiendas gestadas en el frío.

Bromas en el amor

Generamos más y más. Nos implicamos con sabidurías que nos atienden con más advertencias. El amor es algo serio. Debe. Las bromas de partida, en su momento.

Más deseos

Circulamos con avisos nuevos. Nos hemos informado de cuestiones poderosas. Nos producimos más deseos.

Anhelos brillantes

Nos parece que podemos ser felices. Nos regalamos aspectos que se montan entre anhelos brillantes.

Los mismos capítulos

Hemos extendido muchos anhelos que nos ponen en un brete diferente. Nos perdemos entre amores que otros nos roban. No hay nuevos capítulos: son los mismos.

Lo que no pensamos

Vivimos sumas que son señales que nos amparan con registros de peticiones posibles. Iremos a acoger todo cuanto es. Nos hemos llamado para contarnos lo que pensamos.

No separarnos jamás

Viajamos con estilos que nos proponen estar con llegadas que diseñan las astucias que nos propondrán no separarnos jamás.

Futuras caricias

Renovamos todo cuanto es. Hemos adecuado las opciones. No estamos listos. Nos ganamos. Los premios siguen con futuras caricias.

En la última partida

Aparecemos entre detalles que nos imponen las conclusiones que nos invitan a ganar en la última partida.

Noches invernales

Regresamos para vernos con la particularidad más insistente. Las cotas se alcanzan con noches invernales. Ganamos y casi perdemos. Te tengo en mi interior. Sabes que podremos superar cualquier envite. Registro los repartos.

Nueva dimensión de debilidad

Estamos notificando carencias afectivas que nos ubican en una nueva dimensión de debilidad.

Todo en su sitio

Insistimos. Nos hemos tomado a broma la vida que es sensación con rescates de primeras horas que nos verán en la otra cara de una existencia que todo lo pone en su sitio.

Prevalecemos

Nos apoyamos para proseguir con las ideas que nos colocan entre facturas que pagaremos a medias. Prevalecemos.

Ánimo y defensa

Contamos con muchas caricias. Nos defendemos. Hemos sido en la noche de los buenos tiempos. Nos hablamos de cosas que nos levantan el ánimo.

Nos evaluamos y perdemos

Restamos lo que no es nuestro. Nos ponemos en el sí. Nos aguantamos. No estamos conformes con tanta soledad. Nos evaluamos. Perdemos.

Los planes siguen en marcha

Amplificamos los amores con más huecos. No damos con las soluciones. Nos hemos enseñado a vivir. Los planes siguen en marcha.

Los besos que no contamos

Reciclamos las penurias con las eficacias más sentimentales. Nos hemos puesto en ese sitio tan ideal. Nos sumamos a los besos que ya no contamos.

Nos ponemos ambiciosos

Nos damos sentido. Repasamos las ideas. Nos hemos encontrado más pronto que tarde. Nos ponemos ambiciosos.

Habituales querencias

Saldamos todas las cuentas. Nos paramos. Hemos tocado ese fondo que nos previene con habituales querencias.

Nueva noche

Nos mantenemos. Hemos diseñado la vida de cuantos vienen con relajaciones periódicas. Nos miramos con muchos entusiasmos. Nos contemplamos en la reflexión de la nueva noche.