martes, 31 de agosto de 2010

Entusiasmo excesivo

Asaltas mi corazón con dudas que me ofertan una callada con respuesta variopinta. Nos entusiasmamos en exceso.

Con razones sobradas

Amores que van y que llegan con unas sombras que no son dudas. Hemos avisado con razones sobradas.

Nos dirá qué hacer

No me digas todo con un planteamiento mágico. Hemos adecuado una razón que nos dirá qué hacer.

Con lo ideal

Nos comentamos esos anhelos que nos llevan donde el porte es magnífico. Hemos dado con lo ideal.

Pura evolución comunicativa

El progreso es vida, es una necesidad, es lo que nos permite ver que existimos con unas motivaciones ciertas. Así, pues, expandamos y exprimamos las sensaciones y los mensajes sobre los hechos, eventos y apreciaciones del contexto en el que nos movemos. Vayamos tras lo interesante con ese valor que nos ha de añadir la evolución más jovial y menos triste. Tengamos esa fiesta que nos agradece el deseo sin precipitación. No pongamos en tela de juicio ese afán que nos ha de nutrir con ese camino de esperanza que en otros tiempos se vio como vencida. Nos hemos de poner en la brecha que recoge las mejores mieles de un triunfo importante en el ámbito personal, el que más nos debe interesar.

Respondamos con los entusiasmos de anteriores separaciones que nos han de preferir en la noche de esos cuatro tiempos que nos han de dirigir el ánimo menos diferenciado. Nos hemos de divertir. Nada ha de faltar ahora que el reclamo es de pensamiento alegre. Cada cosa es en la noche de unos tiempos que se han de poner en el cruce de caminos y de pensamientos con deseos nada figurados.

Las consumaciones de años que se fueron se quedan en ese trance que es molino de viento con el humor bien gustoso. No hemos agotado los momentos, ni lo esfuerzos, ni las entradas hacia esa versión que nos recorrerá el alma con un consejo medio sencillo, conclusivo con y en sus enterezas más defendibles. Hagamos elegantes los momentos propicios de siempre.

La vida nos marca trayectorias con las que hemos de aumentar las expectativas de vidas serenas. Divisamos procedimientos con los que nos asaltan tantas dudas como podemos manifestar cuando las cosas se enseñan con sus respuestas menos graves. No hemos asumido lo que tiene directrices de perdones para asumir los tiempos que hemos de emplear para saber un poco más de las opiniones y de las experiencias de los demás.

Generemos espacios para vivir. No hemos de dejar en otra parte lo que es suposición con una verdad de deleites relativos. No vayamos donde nos hemos de quedar sin suficiente energía. La vida nos ha de convencer de los aspectos más deseables. Regalamos la calma como un objetivo básico para que todo permanezca encima de esas ruedas que nos han de defender con sus recreaciones anteriores, que eran formidables. Más lo serán con los diversos canales comunicativos. Creemos y recreemos la ilusión por lo que es el aprendizaje en estado de pura evolución, que ha de ser con las menores fricciones posibles. Vivir es transformarnos en la creencia de que podemos aportar a los otros, y que los otros nos pueden ayudar en nuestros sucesivos pasos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Periodismo: responsabilidad y soluciones

El periodismo es un oficio, una profesión que ha consolidado los mejores valores de las sociedades democráticas, en las cuales se erige como uno de sus sustentos principales. Sin su ejercicio libre no podemos hablar de la consabida pluralidad y de las libertades que precisa una sociedad autónoma y madura. Es cierto que los actuales problemas de la profesión, por la responsabilidad que alberga, por las condiciones que defiende y que vive, merecen una pronta solución, en la idea de que todos saldremos ganando, los periodistas y la ciudadanía en general. Precariedad, bajos salarios, falta de medios humanos y una transformación de las rutinas y métodos de trabajo con la incorporación de las nuevas tecnologías conviven con los tradicionales manuales que nos insisten en que hemos de tener tiempo para acudir a varias fuentes y para consolidar todos los derechos de manera ponderada. En ese tránsito nos encontramos, y sobre él debemos realizar lecturas e interpretaciones que tengan las visiones del conjunto de la sociedad, que es la depositaria primigenia del derecho a la información. La pasión no ha de faltar en esa búsqueda del fortalecimiento del papel del periodista. Hallamos en él relevancia, encontramos problemas, y, sobre todo, hemos de dar con soluciones.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Ante las fieras

Tendremos que ir con ese rodeo que nos amansará ante las fieras que nos corregirán las trayectorias.

En el retorno

Cuajamos deseos con una paz que nos encumbra con alturas sin miradas ajenas. Nos hemos consumido en el retorno.

Sin reformas

Eres mi medida. Hemos dosificado todos los ámbitos. Nos mantenemos sin reformas sustanciales. Amar es el todo.

De belleza infinita

Nos hemos puesto en ese sitio que nos regala consecuencias que nos encuadran en los marcos de belleza infinita.

Cuando miro

Nos hemos dado esos pagos que nos resaltan las confianzas que ya no arriesgan como al principio. Me miro y te veo; te veo cuando miro.

Comunicaciones insistentes

Nos disponemos con unas consecuencias que nos traen insistentes comunicaciones que nos incluirán donde haga falta.

Enganchados

Nos hemos dado una formalidad que reviste parte de ese encuentro que nos enganchará con las mejores negociaciones posibles.

Amores sin tensiones

Nos sentimos parte de esa estructura que hemos gestado entre los dos. Nos regalamos con limpiezas de espíritu. Los amores nos quitan tensiones.

Las llaves de la experiencia

Eres ese objetivo que nos ha de endulzar con unas expresiones que nos consolidan con mucha jovialidad. Nos damos bases para que todo marche bien. Nos damos las llaves de la experiencia.

Cariños rosados

No podremos ponernos en ese punto que nos señalará con sostenimientos supuestos entre conformaciones que cooperan con cariños rosados.

Amores exprimidos

Llevamos el futuro y sus deseos con unas graciosas experiencias que nos combinarán con amores exprimidos.

Figuraciones relevantes

Sinceramos los corazones con unas consecuencias que nos obtienen en el final que ya no complementa los instantes de las figuraciones relevantes.

Momentos que narramos

Creo que tenemos mucho que decir ahora que nos experimentamos con actividades inusitadas. Nos hemos ganado con momentos que ya narramos.

Confianzas eternas

Respondemos con unas simbologías que se sustentan en los amores más relevantes. Nos conseguimos con confianzas eternas.

Fin y comienzo

Eres ese amor que nos enseña a vivir en las noches menos consecuentes. Nos abrazamos para poner fin y comienzo.

Los ojos que brillan

Serenamos los momentos con claros que nos iniciarán en los momentos más estimados. No negociaremos sin mirarnos a los ojos, que ya brillan.

Deseos y realidad

Saludamos esos momentos que nos hicieron resistentes. Nos hemos contado esos deseos que se harán realidad.

Amor en los corazones

Eres ese puro deseo que nos sube con relaciones más que queridas. Tendremos que retornar con el amor en los corazones.

No te diré adiós

Vivimos esas autonomías que nos generan consecuencias con claves que nos superan. No te tendré que decir adiós.

Nos uniremos totalmente

Nos conseguimos con criterios que nos portarán hacia destacados sellos con los que nos uniremos totalmente.

Todo para mí

Retornaremos con disputas que sonarán con movimientos que nos ven con transformaciones sinceras. Eres todo para mí.

De la manera debida

Eres tranquila, y eso me ayuda para que la amistad que nos profesamos vaya funcionando de la manera debida.

Cima de los sentimientos

Me regalas un adecuado margen con el que nos podremos ver en esa cima de los sentimientos.

Responsables

Padecemos advertencias propias que nos desvían con querencias que nos hacen responsables. Nos destacaremos idearios nuevos.

Pactos para siempre

Nos agarramos a esos soportes que nos insertan en esos sueños que sirven de pactos para siempre.

Tendremos que ir

Me acerco a tu vera con una festividad que me envuelve con sus sensaciones más debidas. Tendremos que ir.

Laboramos

Compatibilizamos los sentimientos que destacan los aromas de estimaciones no fingidas. Nos seguimos. Laboramos los amores.

Nos queremos disfrutar

Nos regalamos consultas con negaciones que han de ver con razones más que queridas. Nos queremos disfrutar.

Medio a ciegas

Nos alojamos en corazones ajenos. Nos evitamos con faltas que serán con citas medio a ciegas.

Paradas y arranques

Quedaremos con otras contemplaciones. Hemos presentado respetos que nos motivan con paradas que serán arranques.

Nos iniciamos

Salimos y entramos con una cierta fuerza en ese mundo de sueños que nos aclaran los conceptos de antaño. Nos iniciamos los unos con los otros.

Ideas variables

Nos siguen con bases que nos aclaran qué podríamos hacer. Nos hemos insistido con variables ideas.

Nos deja seguir

Permanecemos sin ver lo que nos podría dar una cierta salvación con una estabilidad que nos deja seguir.

Lo importante

Podemos hablarnos con definitivas caricias que nos explican lo similar. Lo importante queda atrás.

Nos ocupamos

Caemos. Nos levantamos. Hemos conseguido que todo vaya mejor. Nos ocupamos de lo que sentimos.

Hacer lo suficiente

Conformamos otra realidad, que puede que sea la misma. Nos quejamos sin hacer lo suficiente. Debemos.

Igual

Tenemos que trasladar los sentimientos. Nos planteamos el regreso. Hemos quedado igual.

lunes, 30 de agosto de 2010

De amistades profundas

Me inserto en tus querencias con unas voluntades que nos alcanzan con esos deseos de amistades profundas.

Recordamos

Recordamos. Hemos sido con victorias relativas. Nos conseguimos poco a poco. La vida resalta lo mejor.

Sentimientos adaptados

Todo es sabor y deseo en esta nueva vida que nos atrae a formas casi olvidadas. Nos hemos tenido bien. Adaptamos los sentimientos.

Los momentos buenos

Recogemos esos anhelos que me saben a glorias finitas que me ponen entre brechas que me dificultan los momentos buenos.

Nos hemos acercado

Tentamos ese silencio, y hablamos. Decimos sentimientos que dan miedo. Nos hemos acercado mucho.

Puras pasiones

Juntemos esos deseos y seamos en la sensatez del brillo eterno. Nos comunicamos con puras pasiones.

Los que son

Me apasionas con ese hábito que son maneras que no voy a cuantificar. Los momentos son los que son.

Vacío existencial

Nos hemos reclamado intereses que nos apuestan con resúmenes rotos por el vacío existencial.

De los sueños

Nos encendemos entre memorias que nos sostienen con pesares ocultos. Nos hemos enamorado de los sueños.

Donde apunta la comunicación

Indiquemos sin rubor los aspectos más básicos de la existencia en comunicación. Seamos más fuertes con ella. Apostemos sin dudarlo por la comunicación sin ambages, sin vericuetos, auspiciando las mejores imágenes. Sorprendemos a los corazones con heridas que nos definen como lo que podría ser y no será en los cansados caminos de unas historias que no terminan de complementarse como nos gustaría. Las astucias del pasado nos colocan entre premisas que son condiciones sin temores de factura cuajada. Hemos suspendido las señas que antes fueron identidades.

Las causas son divertimentos que nos ofrecen los cálidos abrazos de quienes vuelven con el umbral pasado de rosca. No hemos callado en esos instantes que tocaba aprender, pero lo haremos ahora en un intento tardío de hallar respuestas a las dudas del corazón que antes voló. Nos tendremos que ver en el pasado. Las existencias se llenan de flores.

Las controversias de los años mozos nos divierten con esas empatías que fueron eficaces en los lances de unas etapas que dieron con los regustos más entusiastas. No perdamos las originalidades que fueron superaciones de enorme calidad. Nos consultamos con corazas que caracterizan con ausencias que no están a la orden de un día de preñadas ocasiones que no surtirán los efectos de otras veces. Vamos a ver las diversiones: con ellas somos más.

Estamos en unas etapas de soledades que nos desafían con sus lustres y brillos más estimados. No navegamos por esas aguas a las que nos habíamos acostumbrado. Los pacientes de otros hospitales nos vienen con nostalgias y romanticismos. Nos tendremos que avisar en los inicios de actitudes que hemos de consolidar. Las travesuras nos han hecho daño, y ahora nos tenemos que convencer de las tesituras que tuvieron unas corduras que finalmente nos descalabran. De ello también aprenderemos.

No hemos visto lo que sucede en un negocio que está pendiente de definir. Nos gustan los complementos más pequeños con sus atenciones más recreadas. Nos damos unos apaños que han de deleitarnos cuando menos los conozcamos. Los momentos llegan cuando son. El destino queda por alguna parte, y con buena intención lo hemos de escuchar. Sepamos lo que nos dicta el corazón, aceptando, sin tomar al pie de la letra, sus peticiones. Pongamos a continuación en marcha el crono con sus misiones. Hay direcciones que la comunicación señala, y que, cuando menos, hemos de investigar. Mucho podremos aprender si andamos con el espíritu presto a ello. Los indicativos han de ser tenidos en cuenta para que podamos decir que aprovechamos el tiempo y sus recursos. Que así sea.

Juan TOMÁS FRUTOS.

El corazón de la comunicación

La comunicación ha de tener coraje, comunión afectiva, raciocinio, ilusión. Hagamos acopio de los mensajes que nos lanza la memoria, que nos rescata recurrentemente. Desgastamos los pies esperando milagros que nos conduzcan por caminos que esperan en el punto, donde el traslado puede ser inminente. Nos aguardan las caricias con los tonos de amores intensos. No sabemos ese porqué que nos llena de un cierto orgullo por lo que pudo ser y no fue. Nos quedamos en un nuevo comienzo que nos traslada hacia donde la vida nos oculta su peor cara, que, en todo caso, hemos de mejorar.

Los comentarios de nuestros corazones nos llevan por dudas que nos ensalzan los motivos que fueron trances en otros desvelos. Hemos cuajado la existencia con un afán de superación. Nos tendremos con ese dolor que nos sacará de las sendas de otras trayectorias que fueron gozos en los tediosos momentos de la libertad que no ha sido justificada lo suficientemente. Merece la pena el esfuerzo de explicación y de defensa de una aguerrida afición por la paz.

Nos hemos intentado quedar en esa esquina que es amor por el defendido momento de una relajación sincera. Hagamos con honor lo que con honor aparece en un instante medio apasionado. Las certidumbres no lo son tanto cuando las amatorias caricias nos incluyen en la realización de catálogos que ni abrimos. Hemos amamantado situaciones que hemos de despejar con sus incógnitas maleadas.

Las versiones de otras etapas nos influyen con sus mercados e historias. Las islas se quedan sin puntos de cabotaje y de anclaje. Hemos olvidado los favores de aquellos momentos vencidos por el hastío y la memoria que no es. Las conclusiones nos ofertan cambios, muchos cambios, todos los de ese universo que discurre con un clamor por la paz.

Ganamos en responsabilidad con términos que nos dan derechos que son funciones en los casos menos apetecidos. Singularizamos los destellos que son paces en los comienzos que nos condenaron a perpetuidad. Hemos simpatizado con multitud de charlas nada convencionales. Nos hemos animado con unos clasicismos que nos disponen los papeles de las memorias. Ganaremos sin ganar, sin estar solos, que no queremos estarlo. Quedan estas sugerencias, y otras que daremos más adelante. De momento confiemos en la memoria y en optimizar aquello que hemos hallado más positivo. Comunicar con el corazón puede ser una gran ventaja, la ventaja, que hemos de saber utilizar.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Soluciones con afectos

Hemos nacido de nuevo. El amor que nos saca del hastío nos propone un camino de soluciones con afectos.

Lugares resaltados

Nos centramos en otras causas. No hemos dado con las insistentes caricias que nos ponen en lugares resaltados de verdad.

Para nuestra relación

Te tengo que esperar todos los días, y eso me encanta. Me agrada saber de tus conclusiones que son fundamentos para nuestra relación.

Señales queridas

Nos mostramos con razones variadas. Nos damos los consentimientos que nos resuelven las garantías más ciertas. Nos exigimos señales queridas.

No siempre ayudan

Cruzamos por mundos que nos ganan. Los lamentos nos indican qué hacer, pero no siempre ayudan.

Toques complacientes

Nos hemos visto con unos aspectos interiores que nos activan con sus toques más complacientes. Nos defendemos. Hemos dado con las verdades que nos ponen en nuestro sitio.

Complacencias doradas

Los momentos son aprovechados mientras nos hacemos unos casos que nos pueden con sus complacencias doradas.

La razón del amor

Tenemos que aguardarnos cada día. Hemos adivinado la suerte que nos puede. Nos indicamos la razón del amor.

Como si nada ocurriera

Respondemos con negaciones. Hemos caído, y nos hemos levantado. Lo ideal es seguir como si nada fuera, como si nada ocurriera.

Los idiomas de antaño

Te doy las gracias por las opciones que me resuelven algunas dudas. No hemos dado con los idiomas de antaño.

Nos contactamos

Imaginamos. Somos con excelencias que nos ponen en lugares de siempre. Hemos sido. Morimos y ganamos en otros lugares. Nos contactamos.

No con otras cuestiones

Rastreo tu corazón. Hemos consolidado las vidas. Nos alzamos con las noches eternas. No daremos con otras cuestiones.

Inicios fáciles

Continuamos con impresiones que nos quitan y nos ponen con penitencias que nos ganan con inicios fáciles que se complicarán.

Los sentimientos de siempre

Estimamos las investigaciones de quiénes somos con estimaciones que consultan los sentimientos de siempre.

De otras maneras la vida

Nos hemos consolidado con reales suposiciones. No hemos sido en esa vida de otras maneras.

Nos vemos con cariño

Atiendes mi corazón con unos vientos que me devuelven a los mismos comienzos. Nos negamos algunas capacidades. No hemos dado atenciones reales. Nos vemos con cariño.

Sin lo bueno

Eres mi discurrir más ansiado. Nos asolan los que vienen con esencias que nos pueden. Nos quedamos sin lo bueno.

La realidad no nos ha tocado

Tenemos que vivir en los sueños de siempre. No hemos golpeado con la realidad, que apenas nos ha tocado.

Amores que no existieron

Aumentamos con esos anhelos interiores que nos trasladan con simulaciones de amores que no existieron.

Con amores resueltos

Subimos escaleras que nos ponen en nuestro sitio. Nos hemos dispuesto con amores resueltos.

Pulso de jovialidad

Averiamos los corazones, que se quedan sin conciencia de lo que fueron. Las memorias fallan. Nos tomamos ese pulso de jovialidad.

Resuelven emergencias

Nos asistimos con unos traslados que nos alteran y complementan con emergencias que nos resuelven.

Razones otorgadas

Nos atendemos con unas adicciones que nos mantienen entre protecciones que no se ven. Hemos sido. La vida nos otorga razones.

Inclusiones concienciadas

Los años nos siguen con sus apuestas que nos incluyen en sitios que nos aderezan con sus inclusiones más concienciadas.

Relaciones fundadas

Iré, y te diré, y te contaré, y te señalaré esa convocatoria de abrazos sempiternos. Nos damos relaciones fundadas.

Señales intuidas

Te veo con esos aspectos que me incluyen en unas veredas por las que caminamos juntos. Nos recibimos con señales intuidas.

Ambiciones y respetos

Disponemos anhelos que nos protegen. Hemos sido. La vida nos regala ambiciones que nos infunden respestos.

Con los que podremos ganar

Todo gana con trámites que no podemos computar. Nos hemos dado ruidos con los que podremos ganar.

Me duele

Tendremos que consumir la jovialidad que nos confunde. No podemos comunicarnos con nosotros mismos, y eso me duele.

Más allá se proyectarán

Nos definimos en esas frases que nos gustan con actividades que se proyectarán mucho más allá.

Nos sabemos queridos

Reconozco tu corazón después de muchos años. Nos hemos visto en una tela de colores. Nos sabemos queridos.

Nos planificamos

No nos tendremos con unas escuelas que nos dirán si se puede o si no. Nos planificamos para vernos.

Celebraciones varias

Lo necesario nos apura con unas caricias que nos presienten con agravamientos que nos aclaman con celebraciones varias.

No lo comprendemos

Nos pensamos con diferencias que nos alquilan los modelos que no funcionan. No comprendemos al corazón.

Definir con lamentos

Vamos con unas prioridades que nos alteran sin respuestas ni propuestas que nos lleven con esos lamentos que nos han de definir.

Con efectividad

Resolvemos las experiencias con un toque de soledad que nos adivina las intenciones. Comenzamos con efectividad.

domingo, 29 de agosto de 2010

Consumidas en la razón

Nos complicamos con materias que nos proponen estancias raras, vencidas, consummidas en la misma razón.

No hacia ese lado

Prevenimos y curamos con un deseo que nos convierte en desiertos sin vida. No vayamos hacia ese lado.

Donde no debe

Tendremos que ofertar ese sí que nos condena en la espera que se confabula para estar donde no debe.

Confundidos, igual

Tendremos que estar con ese coraje que nos conmueve con sus torpezas más o menos repetidas. Nos hemos confundido, pero creemos que es igual.

La condición humana

Los olvidos son como son, duros, rápidos, conmovedores respecto de lo que es la condición humana.

Ganas destacadas

Vivimos el blando deseo que nos confunde con sus ganas más o menos destacadas. Tendremos que esperar.

Trasteos imponentes

Nos mostramos como somos en los sueños de antaño. La vida nos corrige con sus trasteos imponentes.

De otras caras

Te pones en ese umbral que nos acalora con sus disidencias poco calibradas. Hemos asumido las verdades de otras caras.

Lagunas y paciencias

Hemos predispuesto algunos caminos que nos llenan de honras sensatas. Nos convencemos de algunas lagunas que son paciencias.

Para elegir

Vayamos por ese postre que justifica lo que hemos comido mucho antes. Nos debemos analizar para elegir.

Nos sentamos

Me distraes con esos pasos de la memoria que me distinguen con sus gratas experiencias. Nos sentamos emocionados.

Discursos adecuados

Vencemos el deseo con más deseo, y eso neutraliza todo cuanto nos merece la pena. Hemos adecuado los discursos.

De gozo

Conjuntamos la vida con la vida misma, y llenamos de gozo lo que pudo haber sido apatía.

sábado, 28 de agosto de 2010

Magnificencia comunicativa

Los procesos comunicativos marcan mucho respeto, o deben, y hacen ostentación de una grandeza que debemos resaltar. El conjunto que es la comunicación admite todo, y todo muestra. Basculamos hacia las sensaciones que nos portan con objetivos diversos. Ganamos con presunciones que nos implican con unas noctámbulas conclusiones que nos invitan a adaptaciones de señales cortas. Los intereses de antaño nos ocultan las señales de un gozo que nos ha de introducir en la belleza con sus presiones, que ocultarán el todo.

Llevamos lo que nos consiente con sus reales caricias que son con unas voluntades que propician misiones que nos darán las prestaciones de inocentes suposiciones que han de dar con invenciones súper-colocadas en las conciencias de aquellos que han de ser la conjunción de una prevención con exclamaciones supremas. Garanticemos hasta donde podamos haciendo que las uniones nos aporten inteligentes dichas con sus prestaciones más señeras. Hagamos caso al corazón, que ha de saborear esa dirección que nos aporte aires de frescura.

Nos hemos de alimentar con esos egos que nos permiten llegar a donde el todo es prestación periódica con sus toques salubres. No hemos de estar siempre allanando los caminos. Hagamos que las actividades nos impriman las sensaciones suficientes para dar con las consumaciones de unas mentes abiertas y despiertas desde todo punto de vista. Separemos las partes con gallardía y galanteos.

Los procesos comunicativos se han de llevar a cabo con la magnificencia de quienes viven con la paz de unos ancestros menos mudados de piel. Superemos las astucias de quienes aparecen con las modalidades de esas propuestas que nos aligeran el destino con una convención serena y melosa. Desarrollemos la sabiduría con un “plasticismo” y con un carácter práctico que nos han de conmover. Hemos dado con los mensajes oportunos y claves. De lo que se trata ahora es de reconocer el pensamiento que totaliza y engloba a varios, a todos, y que es en la comunión planteada con suspiros y aportaciones aleccionadoras.

Lo hermoso aparece, y en ello estamos cuantos creemos y conformamos la realidad de las cosas, que superan los trances con esa maestría que acompaña a los años, con esa devoción que nos atañe con sus amargos y dulces comportamientos ante los diversos eventos de la existencia. De todo hay en este camino espléndido de la comunicación. Procuremos que descuelle lo bueno, todo lo bueno que hay. La magnificencia de la que hablamos no admite canjes inciertos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

La travesía comunicativa

Crezcamos en expectación por aprender, por saber. Descorchemos los mensajes. El conocimiento es la máxima maravilla, es lo que deja huella. Los signos son así. Bordeamos esos límites que nos llevan a otras fronteras con las que poder ir creciendo. La vida tiene lo que tiene, que es mucho o poco según se mire. No abordemos cambios que nos descolocan con emociones poco simpáticas y poco apetecibles. No obstante, las tenemos que afrontar con la idea de que todo vaya mejorando hasta que demos con las soluciones y concordias de espacios acertados. No deambulemos por lugares descolocados.

Sellemos esas puertas que nos desatan momentos poco apacibles, y singularicemos esas señales de roca viva, de espacio sideral con resultados más que estimulantes y deseosos de mejoras en tránsitos sincretistas. Aproximemos lo que somos, lo que nos confiere una cierta estancia en el limbo placentero y dichoso. Nos hemos de establecer con esos rumbos sin agotados elementos finitos.

Tengamos esos tonos que nos saben a gloria, que nos invitan a tomar ese peso que antes nos supuso ansias de libertades sugerentes. No permitamos que las cosas se queden en árboles que no resuelven las miradas sobre unos bosques que han de solucionar las conclusiones más ínfimas. Nos hemos de decir lo que nos sabía en su momento a las correcciones más lindas y conformadas con las complicidades de ánimos correlativos. Busquemos los claros.

Señalemos los objetivos con atónitas y resplandecientes enseñanzas que nos han de dibujar el pasado con un presente litigador de los establecimientos más grandes. Nos hemos de consentir esos recortes que nos han de preferir con las faltas de criterios de antaño, que fueron, desde la experiencia, unos buenos baluartes. Tengamos en cuenta lo que nos llega.

Midamos las palabras con sus versiones más reducidas y sigamos con unas hermosuras que nos han de consolidar en los instantes de apasionamientos liberados. No pongamos tratamientos antes de tiempo. No disimulemos. Los resúmenes de siempre nos dan lo definitivo. Guardemos las mejores palabras para los mejores intentos, y, entretanto, no paremos en esas ansias de dar con las proporcionalidades de un sí que llega y que es. Aproximemos las mentes con esos lazos comunicativos que nos insertarán en la maravilla del conocimiento. Para saber la mejor travesía es con la comunicación sin disgustos. Las ocasiones se tercian de oro brillante. Busquemos matices predominantes.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Que no nos falten energías

Presumimos de unos entusiasmos que no son tales. Hemos de moderar los frenesís para que no nos falten energías un poco más tarde.

A mejores ejemplos

El pulso nos mantiene en un difícil equilibrio que hemos de apoyar con energías supletorias. Nos arrimaremos a mejores ejemplos.

Posibles gozos

Salen fechas que son ahogos en las cálidas noches de una visión que nos ha de ver como posibles gozos.

Nos falla algo

Rastreamos los corazones para no ver lo que nos ocurre. Nos falla algo, aunque no sé lo que es.

Inquietud

Temblamos, somos, pedimos, asomamos por las caras de monedas de siempre, y sembramos la inquietud con sus diversiones claras.

Con sus diversiones claras

Temblamos, somos, pedimos, asomamos por las caras de monedas de siempre, y sembramos la inquietud con sus diversiones claras.

Hasta la saciedad

Vencemos ese miedo que nos trastoca los planes con unos panes que se multiplican hasta la saciedad.

No esperamos otros instantes

Insistimos en lo que se puede hacer ahora que no damos con las preferencias de otros instantes. No esperamos.

Autonomías

Abaratamos los pasatiempos con unos consejos que se han de tomar con dosis de libertad. Las autonomías ayudan a que las cosas salgan bien.

Consienten otro deseo

Damos, somos, pensamos, acordamos, y nos volvemos con esas pláticas que nos consienten lo que podría ser otro deseo.

Cientos de certezas

Lo cierto nos conmueve con sus intenciones abiertas, con sus buenos amores y humores. Tendremos cientos de certezas.

Tampoco deberemos

Tenemos que intentar que las cosas vayan saliendo con esos aires de pura libertad. No podremos quejarnos. Tampoco deberemos.

Lo que se podría hacer

Superemos las atenciones con puras intenciones de gracias infinitas que nos comunican lo que se podría hacer.

Lo que se podría hacer

Superemos las atenciones con puras intenciones de gracias infinitas que nos comunican lo que se podría hacer.

Mitades que no atenderemos

Aterrizamos en la misma vida con unos objetivos que nos parten por cientos de mitades que no podremos atender.

No sé lo que veremos

Predecimos esos aires que nos incluyen en aspectos recios que también nos superan. No sé todo lo que veremos.

Conmueve la espera

Dibujemos ese umbral que nos aupe donde queremos estar. No fracasemos en la larga espera, que quizá conmueve mucho.

Las amistades que no lo son

Nos tenemos que entender con una visión globalizadora. No hagamos caso a las amistades que no lo son.

No en tiempo y forma

Todo nos recuerda a lo que pudimos ser. Ya sabemos que no apareceremos en tiempo y forma.

Tanteos desmemoriados

Dejamos claro lo que sentimos con una memoria que nos olvida con sus tanteos más desmemoriados.

Intenciones y ruido

Recogemos las mieles de un destino que nos pone a prueba con unas intenciones desgajadas del ruido.

Lo que nos complace

El frescor nos llena de diversiones con unas ciertas empatías por la mitad y por medio de lo que nos complace mucho más.

Otras distracciones

Tendemos a estar. Vivimos con la memoria un poco callada, cuando no cansada de tanto esperar otras distracciones.

Que no entendemos

Hemos advertido los trances que nos apartan de la victoria personal. Nos hemos congratulado por vencimientos que no entendemos.

Pérdida de lo inmediato

Hemos divisado respuestas que no podemos comprender. Lo que es inmediato se empieza a perder.

Dotes de magia

Intentamos que los gozos y las verdades de otros tiempos compungidos nos consuelen con sus dotes de magia.

No podremos gozar

Nos ganan las palabras con esa prontitud que nos resume esfuerzos con los que no podremos gozar.

Importa el espíritu

Tendremos que ir, que estar entre negociadores que buscan superficies por las que no debemos pugnar. Importa el espíritu.

Verdad prevista

Avisamos de las cuestiones que nos nublan la visión con sus costes menos conocidos. Hemos previsto la verdad.

Verdad prevista

Avisamos de las cuestiones que nos nublan la visión con sus costes menos conocidos. Hemos previsto la verdad.

Verdad prevista

Avisamos de las cuestiones que nos nublan la visión con sus costes menos conocidos. Hemos previsto la verdad.

Neguemos lo pequeño

Elegimos entre dificultades que hemos de superar con el mejor humor que podamos. Neguemos lo pequeño.

Hacia la misma nada

Manejamos momentos, especies de sensaciones que nos ocultan las razones con las que nos trasladamos hacia la misma nada.

Quedamos igual

Acertamos con lo que hacemos y con lo que nos negamos durante días. Los meses pasan y quedamos igual.

Cansadas palabras

Gestamos emociones que nos hacen liderar las previsiones de cansadas palabras con las que gozamos.

Determinados

Hemos vivido temores que nos hacen gozar sin ver lo que no ocurre. Nos hemos determinado.

Cuando no ven

No tendremos nada que corresponder en un ideal de vidas eternas que consuelan cuando no ven.

Penumbras calladas

Intentamos ser, vivir, corresponder con los gozos que son sombras entre linajes de penumbras calladas.

El sesgo de la verdad

Sobran las palabras hoy cuando todo parece tener lagunas y sentidos con unas bromas que parten con el sesgo de la verdad.

Resoluciones

Los pasatiempos nos ocultan los deseos en los que nos queremos mover con tránsitos de pensamientos extraños. No hemos dado con las resoluciones.

Creemos en las buenas palabras

Buscamos ese bloque de magia que nos señale las buenas palabras en las que creemos de algún modo.

Cuentos que no son

Vendemos la magia con un punto de buen humor. Nos hemos de aplicar cuentos que no son.

Compartir como sea

Aparezco con ese tono que será amor en el más destacado ámbito, que hemos de compartir como sea.

Que se sientan

Aprendemos de lo que sucede, de lo que nos envuelve con entusisasmo del bueno. Hemos buscado palabras que suenen, y lo que importa es que se sientan.

Las menos adecuadas

Complicamos el ser con una muestra de caricias y de cariños que nos hacen tomar las salidas menos adecuadas.

Puro deseo

Por ti soy todo, más que todo, eso y más, la vida misma, el amor, la voluntad, el puro deseo.

Más considerados

Hemos convenido mucho amor, más que eso, todo, lo mejor, lo cierto, lo que nos puede hacer más considerados.

Pasa la vida

Consentimos, complicamos, nos damos, volvemos, venimos, nos honramos en lo que es. La vida pasa.

Para no aparecer

Nos llenamos de ese orgullo que nos hace tomar un poco de aire para no aparecer en parte alguna.

Amemos

La pasión nos levanta con sus criterios honrosos. Hemos considerado lo que podríamos hacer, y lo llevaremos a cabo. Amemos.

El lado que nos vence

Nos convencemos con unas muestras de amores hermosos que levantan el ánimo con un poco de sensaciones. Nos hemos quedado en ese otro lado que nos vence.

viernes, 27 de agosto de 2010

Un precio que compartir

Tenemos un precio que compartir, que no es tangible, que no es material, que no es lo que se advierte con la lógica. Nos tenemos.

Afianzarnos

Juntamos esas piezas que se explican con símbolos de amistades genéricas. Nos presentamos con mucha crudeza. Tendremos que afianzarnos.

Superemos los miedos

Superemos esos miedos que no tienen fundamento. Hagamos que todo vaya, que todo sea, que podamos.

No nos quedemos lejos

Todo me sabe a ese trozo que nos tomará como risa y llanto al mismo nivel. No podemos quedarnos lejos.

Criterios para afianzar

Tiendo a llegar a ti con un anticipo que no me pertenece. Nos hemos asomado con criterios vacuos que nos han de afianzar.

No creemos igual

Mi ser se divierte con esos pasatiempos que nos nublan la vista. No miramos hacia el mismo lado. No creemos igual.

Nos enganchamos

Extremamos las precauciones, y por eso nos quedamos en una dura soledad. Nos enganchamos.

Es como es

Me distraes de lo que podría ser esencial, pero lo cierto es que la grandeza es como es, con sus pros y contras.

Esa confesión

Confieso que te quiero, y sabe a miel esa confesión que hace tiempo que quería sacar de mi corazón.

Levedad magistral

Te confieso esa levedad que me hace ser con una cautela medio magistral. Nos hemos sentido en plenitud.

Expandir estandartes

Tenemos que pensar en ese nosotros que gana estando más juntos, con todos los estandartes que podemos expandir.

Donde tenemos que estar

Intentamos tenernos con insistentes consideraciones que nos ponen donde tenemos que estar.

El valor del Periodismo

El Periodismo es puro compromiso. El deber de informar es un deber social, esto es, no es tan sólo del profesional ni mucho menos potestativo de un grupo o gremio. Su administración sí lo puede ser, pero no su posesión. La información pertenece a todos, a cada ser humano por el hecho de su misma naturaleza y condición. De ello se deriva su carácter esencial de cara a la comunidad, a la cual se ha de ofrecer en un afán de entrega. Hay una obligación con un recorrido de enorme responsabilidad. El periodismo de servicio es el periodismo de compromiso con la sociedad, que debe ver reconocidos sus derechos a estar bien informada, así como a recibir una conveniente formación, aparejada ésta de las oportunas dosis de entretenimiento que han de brindar los diversos medios de comunicación de masas. Todo se ha de presentar en armonía y equilibrio.

No olvidemos que hasta ahora las leyes han reconocido el valor de servicio público a la sociedad que tienen las empresas periodísticas. La base de ello es que el derecho a informar es un derecho de la ciudadanía, y lo que hacen los periodistas es recibir una especie de mandato tácito, como diría el maestro José María Desantes Guanter. Precisamente por ello el deber profesional para con la sociedad es mayor. También ésta, por otro lado, debe ser exigente en su cumplimiento.

El periodismo de servicio está en la misma base de la democracia, y por eso su reconocimiento es expreso en las Constituciones. Su presencia textual es por la necesidad de establecer garantías de defensa del resto de derechos fundamentales de la ciudadanía que necesita del cumplimiento del derecho a contar lo que sucede como base de que el sistema funciona, de modo que cuando no es así, cuando algo falla, cuando hay errores, intencionados o no, éstos han de ser denunciados y relatados.

Sin duda, el Periodismo presta una extraordinaria labor de servicio a toda la sociedad. Los medios de comunicación aportan diferentes hechos y aconteceres y desde diversas perspectivas, lo cual contribuye a generar lo que se conoce como opinión pública. Como no puede ser de otro modo, lo deseable siempre es la existencia de una pluralidad de medios y de visiones sobre lo que acontece. Ése es su ingente valor.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Enlazar con deseos y pasiones

Vivamos las emociones con unas cargas de premeditaciones en positivo. No hemos de dejarnos atrás las misiones que nos inculcan deseos y grandes pasiones que nos han de enlazar con los momentos más estimados.

Nos arreglamos

Enlazo con los trayectos que me portan donde todo tiene un poco más de sentido sin visceralidad. Nos arreglamos.

Bien comprendidos

Me despeño por una secuencia que es bruma en una gruta de amores sinceros y simpáticos. Nos hemos comprendido bien.

El amor que normaliza

Presumimos de altivas intenciones que nos han de arrimar a ese amor que todo lo normaliza. Te doy toda mi alma.

Logros inmediatos

Ultimamos algunos arreglos que nos prometen qué hacer, qué podemos asumir con esos logros inmediatos.

Ansias de libertad

Vencemos ese posible pudor ante las consecuencias de un enamoramiento que nos produce ansias de libertad.

Por las bonitas expresiones comunicativas

Utilicemos ese didactismo que prefiere y expande el cariño y el conocimiento desde la idea de la superación permanente. Prefiramos las mejores opciones, que son las que nos ofrece el conjunto de la sociedad, ésas que nos vienen de los intereses del conjunto. Nos sumergimos en un mundo de sugerencias que han de tocar esa música celestial con la que ir un poco más allá respecto de cuanto comprendemos. Las imágenes han de batir esos records de imparticiones que nos definirán con astucias sorprendentes. No nos cansemos de largas esperas ahora que todo puede solucionar, solventar, dulcificar, aspectos queridos y estimados desde consideraciones que todo lo han de implicar. La vida es entre superaciones.

Adoramos los instantes de superación, de ese brillo que se apartó de lo inocuo y de lo mate. Nos suscitamos instantes queridos con sueños sueltos de gozos que no se han de perturbar. Hemos imaginado que es posible mientras lo es con unas vertientes más o menos suspicaces ante lo que nos influye con características indomables.

Nominamos deseos con encuentros que nos han de abrigar esperanzas en instantes que nos harán subir un poco ese tendido de humor con el que hemos de poner salsa a las mismas comunicaciones que tanto nos gustaron y que tanto nos aportaron. No vivamos en interrupciones pendientes de carreras que han de tener de todo lo necesario excepto prisas. Hemos de aceptar lo que nos vaya sucediendo en la idea permanente de que podemos soslayar los obstáculos de esas fenomenologías que nos adecúan sin tener los suficientes espacios.

Pidamos imbricaciones en unas etapas de alternativas señalizadas con unas pretensiones de caricias que son, que pueden, que tienen, que propician, que otorgan y que nos invierten los procesos con insufribles peticiones que hemos de inventariar para dar con los lances novedosos. Nos hemos de contemplar todos los días.

Separemos los motivos principales de los que no lo son. Hemos avisado con resúmenes organizativos básicos con los que entroncarnos con las posibilidades que hemos de especificar con los universos más modernos como evolución, éstos, de aquellos que hemos considerado tradicionales. Podemos darnos las alas que necesitamos para transportar presencias y ausencias. Puede que las añoranzas no aporten nada, pero están ahí y nos recuerdan nuestros mejores semblantes humanos. Fomentemos las experiencias que nos dan buenas estampas con bonitas expresiones y comunicaciones. Son baluartes necesarios para todo cuanto nos ennoblece con una jovial mirada hacia dentro y hacia fuera.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Frescor comunicativo

Refresquemos las simbologías y sus contenidos. Hagamos que los mensajes sean dinámicos, vivos. La comunicación tiene muchos recorridos, de todo género, con inmensas posibilidades de ilustración y de incremento del conocimiento. Hay opciones, de todo tipo, de todo género, con vocaciones diversas, que nos llevan por senderos de posibilidades infinitas como la vida misma. Nos confundimos a menudo, pero, si tenemos el corazón abierto, hemos de ser capaces de afrontar los cambios con una serenidad dignas de encomio.

Naveguemos con el objetivo de corregir los golpes que a menudo nos da la vida y que, seguramente, tienen un carácter didáctico. No paremos. Las confluencias nos presentan ocasiones de pactos con los que abundar en los gustos, en las querencias, en lo que nos oferta sinceridades con sus volúmenes cariñosos. Miremos el agua que nos da sensaciones de frescor.

Hagamos que el honor sea sentimiento de alegría y libertad, denuncia y respuesta, con entretenidos aprendizajes que nos han de conformar como personas en sociedad. Los complementos son importantes, y el complementarse también. Ganemos sin jugar, pero no para nosotros, sino para la comunidad a la que hemos de servir sin rodeos.

Las preferencias nos han de conducir por la línea recta, para no perder el tiempo, ni los recursos, ni lo poco que justifica ese afán para y por amanecer con una cierta pro-actividad. Hay texturas, versiones, actitudes y posibilidades. Hemos de escrutarlas y pensar en positivo con la pretensión ferviente de afrontar la singladura vital desde la constancia y la persecución de pequeños éxitos. Nos debemos armar de muchos valores, que los tenemos, para utilizarlos como ejemplos diarios para nosotros y para los que nos quieren, entre los cuales hemos de ir introduciendo a más y más gente.

Los caminos son múltiples. Los hay de todas las envergaduras, de todos los tamaños, de todas las intensidades. Debemos creer en lo que realizamos y en cómo lo hacemos. No persigamos las creencias que son en la misma nada. Hemos de consolidar lo pequeño. La idea ha de ser ir despacio, que, poco a poco, nos preparemos con los recursos y elementos que justifican y explican todo cuanto somos. La nada es, lo es, cuando hay una persuasiva ilusión por medio. Demos con ella en los numerosos itinerarios que enfrentamos. De todos ellos podemos aprender mucho. Lo mejor es dejar que fluyan. Para que no caigamos en inercias incomprensibles, de vez en cuanto aconsejamos potenciar unas ciertas sensaciones de frescor.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Con enamoramientos

Nos determinamos con sencillez para que la vida sea. Nos hemos de mostrar con enamoramientos.

Pretensiones de amor

Imaginamos un poco de menos dolor, pero, de momento, no es posible. Nos agasajamos con las pretensiones de un amor hermoso.

Besos de corazón

Vigilamos esos corazones que nos nublan las virtudes con sus entusiasmos poco claros. Nos tendremos que vigilar con besos de corazón.

Entre lo más posible

Cuestionamos la salubridad de cuanto nos viene dado con una misión que nos hará vivir entre lo más posible.

Discursos adecuados

Ganaremos con la gesta de buenas razones que nos pueden distraer. Hemos adecuado varios discursos.

Sin prisa

Ya te diré mi sí que es mucho más. Nos hemos permitido no fallar ahora que las resoluciones no tienen prisa.

La verdad que nos traspasa

Considero que es un honor tenerte ahí, conmigo, a mi lado, en esa verdad que nos traspasa.

Voy a definirte

Te quiero por lo que eres, por cómo eres, entre lo que eres y lo que no. Voy a definirte.