lunes, 31 de agosto de 2009

Sé que no

Parecías
esa meditación
hecha carne,
fruto de sensaciones
largamente soñadas.

Parecías
ese afán logrado
desde la experiencia
más tierna
y menos soluble.

Parecías
un salvavidas
presto a cautivar
la vida solitaria
a la que los malos hados
me condenaron.

Parecías:
tras un tiempo
te he visto
y no te he visto.
Por eso sé que no.
De nuevo lamentable.

Puede que lo entendamos

Nos ofrecemos un poco de descanso. Puede que entendamos lo que ha de ocurrir.

Impresiones gustosas

Surgimos de la tormenta para llegar a negociaciones nuevas. Nos veremos con impresiones gustosas.

En la superación de un ciclo asistidos por la comunicación

Digamos que hablar espanta los males. Lo dice la sabiduría popular. Además, se solucionan muchos problemas. Nos sirve, asimismo, para modificar posturas y/o planteamientos conformistas que no contribuyen a la dicha soñada. Salgamos un poco de la rutina, y hagamos una cierta inflexión. Los modelos han de reactivarse constantemente, y la excusa para ello ha de ser la superación de los diversos ciclos. Cuando llega el verano nos hacemos propósitos que tratamos de cumplir, pese a la ralentización de los procesos y procedimientos en la época estival. Ahora que ha transcurrido, tenemos que plantearnos otros, que puede que, en algunos casos, sean coincidentes. El sacar partido al tiempo, como prioritario, es un afán que nos ha de envolver con un criterio sólido.

Hemos de recuperar viejos fines de volver y regresar a tradicionales amistades, de contarles nuestras ilusiones, de compartir lo que somos, lo que nos gustaría ser… Los sueños ayudan a solventar distancias más o menos grandes. La idea es que nos conozcamos, y, si es necesario, que nos reconozcamos. Hemos sido capaces de hacerlo antes, y ahora también podemos. Ajustemos plazos y amoldemos convencimientos.

Busquemos, igualmente, objetivos que tengan que ver con el espíritu, con los dones intangibles de una naturaleza que ha de ser generosa en sus bondades, y, para ello, la debemos ayudar tanto como podamos. Juremos ese anhelo como primero y primordial. Hay mucha felicidad en juego.

La existencia está rodeada de cautividades que hemos de soltar a la menor ocasión. Sólo así seremos libres de verdad para dar con el sosiego que tanto nos place, o debe. Unamos esos destacados deseos, que han de apaciguar muchos ánimos, que, con la cosecha de caricias y de sensaciones en el gusto, a través de las palabras, pueden agotar los excesos para sortear obstáculos y salir adelante con sonrisas genuinas.

Los objetivos, pues, que nos hemos trazado, que nos debemos, tienen que ver con la subjetividad de un universo que busca alianzas para civilizarnos un poco más. Las cosas más brillantes son las más anónimas, aunque pensemos lo contrario. Los fines o finalidades más descollantes deben provenir del ámbito subjetivo, que nos aporta el grado de dicha con la que podemos afrontar una mayor o menor rentabilidad o productividad en el quehacer diario.

No nos pongamos obsesivos. Ésa debe ser otra pretensión. El hablar sobre lo que nos gusta o no, acerca de lo que nos conviene o no, es un instrumento que invita a trabajar solidariamente, lo cual es garantía de futuro, de posibilidades en el mañana, que ha de ser compartido. Activemos éstas y otras ideas y tratemos de acercarnos a otro universo, que es posible, que existe. Los fines principales han de ser del espíritu, huyendo de convenciones comunicativas. Las normas no escritas que hemos de aplicar se resumen en propiciar la mejor intención y los mejores resultados para todos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Preguntar por el sí

Me regalas una voluntad que es tesoro en la noche. No tendremos que preguntar por el sí.

Sirven las cautelas

Te digo por dónde podemos ir. Nos pondremos manos a la obra con una unidad de acción. Las cautelas sirven en algunas ocasiones.

No otra posibilidad

Nos plantearemos qué hacer. Secuenciaremos las actitudes más creíbles. No estableceremos otra posibilidad.

Seremos otra cosa

Nos lamentamos. Las actitudes nos obligan a tocar ese fondo que nos acarrea otra naturaleza. Seremos otra cosa.

Vida y razones

Generamos un poco de más empatía hasta decir que podrá ser. La vida nos oculta razones.

No me oirás

Te diré, siempre te diré, todo lo que te amo. Lo que pasa es que no me oirás.

Etapas menos sólidas

Hemos considerado lo que podemos hacer. Nos enganchamos a otras etapas menos sólidas.

Más que placentera

Nos hemos enseñado a ir donde no sea nuevo. Nos planteamos una era más que placentera.

Corazones próximos

Dictamos algunas normas que nos acallan con respuestas nuevas. Instamos a los corazones más próximos.

Un poco más cerca

Prestamos esa agudeza que nos previene de algunas astucias. Iremos un poco más cerca.

Un carácter menor

Hemos sentido que las cosas se hayan ido de la mano de un dios que nos imprime un carácter menor.

Señales de humo

Buscamos un semblante nuevo con el que compartir las señales de humo. Nos agotamos.

domingo, 30 de agosto de 2009

No tarde

Te descubro ante un nuevo asunto que nos hace capaces. Las metas siguen ahí. No te voy a descubrir tarde.

No nos sometamos

Tenemos unos dones que compartir. Te descubro. No narramos lo que llevamos dentro, y eso es un error. No nos sometamos.

Un anhelo nuevo

Creemos en los sueños, en las utopías. No seremos utilitaristas. Soñemos sin sospechas. Tenemos un anhelo nuevo. Meditemos.

Te muestras formidable

Escribo de esos sentimientos que fomentas a todas horas. Hay que contar otro sí. Te muestras formidable.

Cómplice del amor

Surgimos del pasado con memoria en este presente que se adentra en el futuro, que será cómplice del amor.

Figuraciones nuevas

Aprendemos a vivir. Los extremos nos llevan con análisis rotos por las figuraciones nuevas.

Más sorpresas

La vida nos ofrece unas capas que hemos de ir desentrañando. Nos venimos con más sorpresas.

Llegamos a las cumbres

Giramos hacia ese momento que nos dio más fuerza. Nos ponemos a vivir una nueva ficción. Llegamos a las cumbres.

Nos atendemos

Iniciamos un concierto de sones maravillosos. No somos todo lo entregados que nos gustaría. Nos atendemos.

Nos aportamos

Nos presentamos de manera sencilla. Nos damos detalles que apenas pasan desapercibidos. Nos aportamos.

No podremos darnos cuenta

Planteamos qué hemos de hacer. Nos tenemos con suertes numerosas. No podremos darnos cuenta.

Orgullos no fingidos

Te acompaño. No quiero negar mi destino junto a ti. Hemos abierto la nueva etapa con orgullos no fingidos.

Puede que necesite ayuda

Te cuento cómo llegar, y si llego, y si soy capaz de hacerte feliz. Puede que necesite ayuda.

Milagros no conocidos

Muestro esos pies desnudos como nuestros corazones, hartos de esperar otros milagros no conocidos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Te pinto imágenes preciosas

Me pongo en marcha. Ya es la hora. La ilusión me sube a nuestra particular nave. Utilizaré los colores. Cada uno tiene su significación. Hablaré quedamente. Espero que me escuches. Estoy pensando en ti. Quiero contarte todo lo que te quiero, lo que supones para mí, lo que entiendo que te puede ayudar a ser persona. Nos debemos dar esa valentía que durante tiempo nos ha sido necesaria, pero que no ha aparecido por parte alguna. Deseo que estés bien, que construyas una estupenda personalidad, que aseveres con unas intenciones nuevas, que seas como entiendes que podrás ser feliz ahora y siempre. No olvides a los demás, que así te tendrás a ti misma, y a mí…

Para acercarme a tu ser, para narrarte con expresiones queridas todo cuanto tiene un cierto sentido, te daré la esperanza más fortalecida, la razón con su misión entendida desde la visión más dulce. Nos hemos de embriagar con la debilidad que nos caracteriza. Pensemos para ser más racionalmente subjetivos. La voluntad nos ha de portar a las caricias de otras etapas, que nos pertenecerán por derecho.

Buscaré, en paralelo, colores con los que mostrarte mis mejores intenciones, que haremos realidad. El azul hablará de paz; el verde, de esperanza; el amarillo, de viveza; el rojo, de pasión… No pararemos de conducir los sentimientos hacia ese estadio en el que seremos los mejores, o casi. La evolución nos ha de ubicar en el momento más estelar. Seremos capaces.

Echaré un vistazo constante a mi corazón, que te verá como eres, y te pintará con tus deseos y los míos. Me gustas. Lo que ocurre es que te escondes más de lo que piensas. Nos hemos de servir desde la inmaterialidad de las posibilidades que nos hacen más humanos. Las disposiciones nos han de procurar un elixir para llegar a ser con ocurrencias más completas. Nos reiremos mucho.

Los colores más variopintos, todos los del arco iris y algunos más, nos permitirán viajar por la imaginación abierta con un deslizante dinamismo y con inteligente perspectiva. El reino al que nos acercaremos será vital, diferenciador de todo lo que hemos conocido hasta ahora. Y te contaré, siempre te contaré. Y te diré, siempre te diré. Nos escucharemos con ideas flamantes que nos harán viajar hasta el escenario donde se fraguarán las esperanzas, con las que nadaremos hasta detenernos en océanos de oleajes salvadores.

Pintaremos imágenes preciosas. Utilizaremos colores combinados. Habrá muchas ideas que pondremos en práctica. Estaremos formidablemente. Ya se nos ocurrirá algo más para mejorar y para añadir a todos cuantos podamos. Los colores serán las tablas de salvación para ser tan distintos como iguales. Te mando un manojo de besos coloreados. Mi discurso está lleno de pinturas amorosas. Confío en que, con ellas, seas muy dichoso y complaciente. Comienza una singladura de brillos y esperanzas.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Cuando sabemos mirar bien

Hemos pedido ser y estar en condiciones de absoluta tranquilidad. El amor triunfa cuando sabemos mirar bien.

Menos equívocos

Nos previenen los instantes que se apoderan de seres extraños con regresos preciosos. Nos pedimos menos equívocos.

Visiones atrasadas

Cumplimos con los deseos de un universo pensado de antemano para no acercarnos a las visiones atrasadas.

Equilibrios efervescentes

Te presentas con prevenciones nuevas, con unos instantes medio poderosos que nos han de aglutinar con esfuerzos de premisas pacíficas. Nos daremos equilibrios efervescentes.

El mundo que fue muy nuestro

Estamos invitados a otros momentos con sentidos de la orientación. Te he propuesto regresar a ese mundo que fue muy nuestro.

Nuevas fórmulas de recreo

No te puedo olvidar. Me has dado ese amor que ha generado todo lo que ha venido detrás. Te pienso con nuevas fórmulas de recreo.

Otro universo

Te espero con consideraciones nobles. Miramos para ver un poco más. Los sentimientos nos recuerdan lo especial de otro universo de sensaciones.

Te diré

Te pienso mientras eres tú misma. Nos hemos conformado con unas intenciones nuevas. Te diré.

Nos damos menos

Te he enseñado a ser tú mismo. No podemos ocuparnos de unas consecuencias que nos pueden. Nos damos menos.

Saldremos del camino

Nos servimos un poco de amor, que hemos de multiplicar como las estrellas. Nos saldremos del camino. Queda un montón de amor en alguna parte.

Ver más cosas

Me quieres y te quiero con toda la intensidad de la que somos capaces de generar. Iremos a ver más cosas.

El amor triunfará

Vemos mundos paralelos, pero no sabemos interpretarlos. Hemos descubierto muchas cosas. El amor triunfará.

Con otra confusión

Me consideras parte de ese todo que nos aclamó en los grandes momentos. Fuimos con otra confusión.

Por muchos motivos

Te considero la mejor amiga que he tenido. Te fuiste por muchos motivos, y por alguno volverás.

viernes, 28 de agosto de 2009

Intercambios poéticos

La sensibilidad es la base del entendimiento. No hay más fórmula para el conocimiento en cualquier parte o tiempo que utilizar el corazón como instrumento de referencia. El nivel afectivo es el que más incide en los otros, el que más se entiende, el que más nos acerca o nos distancia. Por ello conviene que lo fomentemos con claridad y con la mejor de las intenciones. La reina aquí es la poesía, que tiene un algo especial. Es un tipo de comunicación entre las almas, antes de partir, o de regresar, según se mire, a sus verdaderos y genuinos territorios. Por lo tanto, la poesía no es, o no debe, o no puede, que por ahí debe andar la cosa, vivir en el engaño. Fomenta, o ha de fomentar, la cultura de la felicidad, la búsqueda de las sensaciones más humanas, con favores diestros. Pensemos que muestra, porque es así, las entrañas de quien la escribe, y también de quien la recibe con los brazos abiertos. Es una ventana abierta a la naturaleza de unas existencias que, gracias a la esta modalidad artística, practican una comunión y una catarsis curativa. Funciona, de veras.

Escribir poesía es como volver a la adolescencia, casi a la niñez, a la pulcritud de la inocencia, cuando todo está por aprender, y por sorprendernos… Gestamos mucho deseo en ese planteamiento nuevo que es la vida en corto a través de versos surgidos de las entrañas, de los anhelos más propios, de las caricias, de las emociones más creíbles. Nos gustamos mucho, con el todo, con la nada que es condición para llegar a los demás, de los cuales aprendemos con instrumentos liberadores como la poesía misma.

Contamos, con la intercesión poética, todo aquello en lo que creemos, y pedimos un poco de paciencia hasta llegar donde sea menester. La tolerancia, la pasión, el entusiasmo, y algunos criterios y sentidos más, conforman la realidad acolchonada de la poesía, que gusta de expresar los portentos más distinguidos y también anónimos. Nos damos un poco de cordura loca mediante los versos, que nos invitan a reflexionar sobre lo que hacemos para armarnos de sólidas propuestas de amor, de cariño, de sinceridad.

El mejor intento de aproximación al otro nos viene del flujo poético. Se nos ve con más transparencia, si lo hacemos bien, con más ganas, con todo lo que tiene un universo generoso, bondadoso, colmado de excepcionalidades, todas descubiertas gracias a los afanes de un género literario que se llama poesía.

Da un poco de pavor meterse en el campo abonado de esta literatura. A través de ella se ven nuestras debilidades y fortalezas, se nos contempla como somos, y esa muestra de intimidad, que también es ausencia de anonimato, nos envuelve con una capa de densa factura y ambivalente prestancia. El miedo al ridículo al dirigirnos a gentes con las que no tenemos una familiaridad anterior nos invita a ocultarnos en el recorrido diario, pero eso lo debemos superar. La poesía es, asimismo, aliada, y consejera… Son más los dones que las promesas no cumplidas. Recordemos que en la poesía somos, y somos mejores, y somos más coherentemente honestos. Ánimo con ella. El sinfín de buenas vibraciones que nos puede regalar no tiene ni comparativa ni precio. Procuremos intercambios poéticos sin poner ni cotos ni limitaciones ni fronteras. Solo aconsejamos brillo y esmero.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Otra ilusión

Nos sonreímos con las narices rotas. No damos con las salidas de otra ilusión.

Un poco más en el olvido

Hemos olvidado esos orígenes que fueron orquídeas en la noche. Nos hemos dado un poco más.

El casi todo

Generamos lo que hemos de hacer, el porqué, la vida, la noche, el casi todo.

El fuego que llevamos

Cuéntame lo que eres y por qué, y dime cosas lindas que nos apaguen el fuego que llevamos.

Nos hemos olvidado

Gestamos una nueva realidad con un distingo menor. Nos hemos olvidado de quiénes somos.

Crédito y amor

Hemos visto un nuevo sol que nos procura destellos sonrientes. Nos damos un poco de más crédito, con mucho más amor.

No más allá

Refundamos esos momentos que fueron corazones en la noche. No vemos más allá.

Un amor posible

Sufro pensando en ti, en lo que nos puedes aportar, en las necesidades de un amor posible.

Nos consentimos algunas palabras

Pensamos. Perdemos las caricias con las suficiencias de otros instantes. Nos consentimos algunas palabras.

Con un buen amor

Hemos descartado las apariencias que fueron desgastes casi engañosos. Seguimos con un buen amor.

Nos libramos

Nos activamos con unas intenciones que nos siguen la estela con un poco de esperanza. Nos libramos de algunas batallas.

Derecho nuevo

Nos despedimos con emociones que nos preocupan con sinceras imposturas. Iremos al derecho nuevo.

Sabremos

Mejoramos con las ilusiones de otros momentos. Nos hemos preocupado en exceso. Nos comentamos qué hacer. Sabremos.

Aliento y gracias

Me entrego a que me cuentes un poco por dónde viene ese aliento que nos consulta gracias.

jueves, 27 de agosto de 2009

El arte flamenco y su visibilidad mediática

Las manifestaciones artísticas peculiares deben tener una especial cabida en los contenidos periodísticos. Recordemos que los medios de comunicación deben tratar de mostrar una radiografía de la sociedad donde se hallan y de la cultura que ésta ha recogido durante toda su historia. Desde su origen más cercano, a mediados del siglo XIX, el flamenco se ha convertido en una referencia del arte español, del cante universal del sur de la Península Ibérica, de nuestra impresionante piel de toro, así como una muestra de la unión y concordia de muchos influjos culturales que se han ido sumando en un crisol tan especial como dinámico. Hay, como podemos advertir, muchas influencias, muchos vectores en sus orígenes más remotos. La fuerza y el empuje del flamenco, que recoge herencias de centurias atrás, no tienen parangón. Tampoco su versatilidad. Pocas modalidades artísticas brindan la posibilidad de adaptación que alberga este arte al que se han referido literatos, premios nobeles, científicos y gentes de toda condición.

Si tuviéramos que resumir el cante flamenco, el cante hondo, el cante popular flamenco, sin duda tendríamos que utilizar los términos pasión y sensibilidad. Goza de ambas facetas. No se puede entender este cante, estos cantares, sin caer en la cuenta de los sentimientos que transfiere, sin utilizarlos como base de una expresión que se entiende más allá de sus letras, tan sencillas como reivindicativas de lo que acontece cada día.

Por la importancia que tiene este arte, y por la necesidad de plasmarlo convenientemente, se justifica, entre otros criterios, que estudiemos y tratemos convenientemente el flamenco, que nace desde el hondo sentir de dotar de academicismo a unas modalidades que encandilaron, por citar a algunos de los más reseñables, a Juan Ramón Jiménez y a Federico García Lorca, nuestro Federico, que han surtido con sus textos unos remozados andares por los más diversos palos.

Como quiera que la idea es, y debe ser, llegar al gran público, debemos intentar utilizar un lenguaje que se entienda y que, a la vez, contribuya a la formación de los futuros aficionados y profesionales que se dediquen a este universo tan rico como atractivo. No defraudemos en las expectativas, ni seamos vacuos. El perjuicio puede ser tremendo. Busquemos un encuentro que sea todo lo interactivo que seamos capaces de impulsar desde la propia organización del mismo. Los espacios de diferencias o de desconocimientos, en éste o en otros planos, hay que rellenarlos.

Dos fenómenos tan sustanciales y fundamentales para la sociedad como son el flamenco, el arte, las manifestaciones interiores del ser humano, y los medios de comunicación han de convivir para adentrarse en las maravillas de un universo que nos pertenece para que lo mejoremos. Por ello hemos de sembrar ciertos sentimientos y cosechar muchos más. Apostar por manifestaciones artísticas tan esenciales es una garantía de contribuir al conocimiento de los ciudadanos y ciudadanas y para hacer germinar unas dosis de tolerancia que siempre son necesarias. Hagamos una saludable labor en este campo. Las generaciones venideras seguro que nos agradecerán el esfuerzo en éste y en otros ámbitos, pues podremos contribuir a hacer que perviva un arte que es de todos y de todas.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Puede que sea así

Nos hemos diferenciado para tratar de contarnos lo que somos, y puede que sea así.

El todo con la nada

Tenemos oportunidades de viajar hacia esas cumbres en las que somos el todo con la nada.

No estaremos lejos

Te sigo la pista. Hemos aprendido a vivir en la paz de los solitarios. No estaremos lejos.

Como novicios

Tomamos un poco de aire para consultar esos corazones que fueron alados. Nos mostramos como novicios.

Capaces de comprender

La blanda pasión nos insufla muchos empeños. No hemos sido capaces de comprender lo que sucede.

Con una caricia nueva

Contemplamos el rostro de la emoción. Nos hemos singularizado con una caricia nueva.

Con muchas caricias

Nos hemos contado lo que pensamos en esta nueva travesía que nos hace discurrir con muchas caricias.

Simpáticos

Hemos anunciado una versión que nos insertará en la negación de la lucha, hoy nuestra. Nos mostramos simpáticos.

Lo que pienso, lo que soy

Te digo lo que pienso, cuánto te pienso, cómo te pienso, y soy como soy, por ti.

En la otra cara

Te comento que soy en ti con una voluntad medio de hierro. Sigo en la otra noche, en la otra cara.

Único en la noche

Me gusta que estés a mi lado. Me siento confortado, seguro, único en la noche.

Resortes teóricos

Me empeño en tocar ese amor que nos dio una confianza con resortes teóricos.

Más cosas

Me inclino por ese momento en el que fuimos lo mejor de lo mejor. Nos comentaremos más cosas.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Ya aprendido

Giro la moneda hasta ver lo que me enseña lo que es la vida. Me asombra de nuevo, aunque me suene a ya aprendido.
Te contaré todo lo que siento en un día de éstos en los que definitivamente no somos.

Sensaciones y sensibilidades comunicativas

La sensibilidad nos traslada muchos datos, experiencias vividas y no vividas, consideraciones de muchos géneros y órdenes. Tengámosla, pues, como una cima señera a la que considerar en su valía. Las esencias comunicativas tienen que ver con la cercanía y con los sentimientos, y la una y los otros se trasladan más idóneamente cuando nos mostramos en persona, cuando se nos ve físicamente en el mismo espacio y en el mismo tiempo. No hay nada mejor, cuando hablamos de comunicación, que la que ejercemos en directo, esto es, cara a cara. Aquí no hay trampa ni cartón. Tienes a tu público, contemplas su retroalimentación, puedes entender, si quieres, su interés, su empatía o antipatía, su comprensión, su perplejidad, su asentimiento, su versatilidad, todo cuanto es o debería ser… En la comunicación presencial, si somos honestos, y en eso la cara y el rostro nos dicen muchas cosas, podemos advertir si llegamos al auditorio, o si, por el contrario, hay una distancia mayor que el propio espacio físico en el que nos hallemos. Es difícil fingir en esta índole de procesos.

Por eso, precisamente, esta comunicación a la que ahora nos referimos es el gran reto, el gran desafío, el gran aprendizaje, lo mejor de lo mejor. En las fórmulas de cara a cara no caben dobleces, no caben ambigüedades, pues, en cualquier momento, veremos si están de acuerdo o no con lo que decimos, y también podremos contemplar si somos capaces de llamar la atención y de despertar el interés, o si, por desgracia, no somos lo suficientemente habilidosos o atractivos para llegar a los que tenemos delante. Se palpa en el ambiente cuando hay comodidad y cuando se cuentan cosas útiles e interesantes no solo para el emisor sino en paralelo para los receptores.

Además, no dejemos en saco roto la circunstancia de que, en este tipo de interconexiones, se aprende mucho. En primer lugar, se ha de saber lo que se quiere contar y cómo hacerlo. Hay que tener ideas, aprender a hilvanarlas y a mantener el ritmo, que no ha de detenerse en cuestiones baladíes. Lo accesorio puede aparecer como una anécdota, pero no podrá ser el todo, o bien el riesgo es no entusiasmar.

Hemos de comprobar, igualmente, y en todo momento, lo que hacemos, si captamos la atención, si vamos por buen camino, si se nos entiende, si el público sigue con pasión o con desidia lo que narramos: todo se ha de “baremar” con el objetivo de chequear constantemente si llegan los mensajes que tenemos previstos.

Claro que hay errores en este tipo de comunicaciones. Lo raro sería que no los hubiese, pero también estos posibles equívocos contribuyen a dar más naturalidad al mensaje, y, por lo tanto, más credibilidad también. Al mismo tiempo hemos de tener unos sanos reflejos de rectificar cuando erramos o cuando no nos damos a entender suficientemente. Para eso también hay que estar muy atentos.

Si tenemos en cuenta los pros y los contras de la comunicación en directo y cara a cara, personalmente creo que es la mejor. Es, asimismo, la base del resto de relaciones y de negociaciones, pues tiene en cuenta todos los grandes niveles en la comunicación, que se engloban en los afectivos y racionales, por decirlo de manera resumida. La vida, señoras y señores, es comunicación. Ésta es una buena referencia. También lo es decirlo cambiando los términos: la comunicación es vida. Cuando es en directo todavía nos adentramos más en las esencias relacionales, y podemos decir con toda claridad que el directo, que el directo comunicativo, es la misma vida. De ella se puede aprender mucho utilizando ese gran instrumento que es el diálogo, la charla cotidiana, el contacto personal y presencial. Muchas cosas importantes se infieren de cuanto ocurre en un universo al que hemos de añadir sensaciones y sensibilidades, que son tremendamente docentes. Miremos hacia todo lo que nos rodea y nos daremos un baño de humanidad muy sabroso.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Como fuimos

Te sueño con una verdad que recrea cuanto fuimos, lo que fuimos, como fuimos.

Lo que deseamos hacer

Hemos preferido mirar hacia otro lado con la moral bien puesta en su sitio. Nos convencemos de lo que deseamos hacer.

Qué hacer, cómo vivir

Nos nutrimos todo cuanto podemos, y seguimos las secuencias que nos plantean qué hacer, cómo vivir.

Entusiasmos perdidos

Dime que nos hemos de sorprender, y lo haremos. Hemos buscado algunos entusiasmos perdidos.

Soluciones y alivios

Nos hemos entusiasmado. Las condiciones nos plantean soluciones que nos han de aliviar como se pueda.

La voluntad de querernos

Generamos amores que nos buscan con extrañeza. Hemos insistido en regresar a otros momentos con la voluntad de querernos.

Con el amor

No me digas que me comprendes, que creo que no es así. Hemos supuesto cosas que tienen que ver con el amor.

Moral alta

Hemos agrietado el destino con una moral bien alta. Nos convencemos de otro regreso.

La idea es volver

Sueño con tu ser, siempre con tu ser, y eres, siempre eres, y sigues, siempre sigues. La idea es volver.

La misma senda de antaño

Te puedes adentrar en un espacio que nos propone seguir por la misma senda de antaño.

Mis nuevas caricias

Me impones un trayecto que surge con una memoria medio rota. Has abundando en mis nuevas caricias.

Mucha imprecisión

Siento que nos hallemos tan lejos y tan cerca al mismo tiempo. Generamos mucha imprecisión.

Te destino mi ser

Pienso en todo cuanto eres, en lo que supones para un enamorado como yo. Te destino mi ser.

martes, 25 de agosto de 2009

Aprender escuchando a los demás

De los que nos rodean aprendemos mucho. Nos cuentan, o nos pueden contar, sus experiencias, sus perspectivas, lo que hacen, sus triunfos, los que no lo son tanto… Hemos de recuperar esa visión. La etapa que vivimos está llena de contradicciones, porque, como parece evidente, el ser humano también las tiene. Nos repetimos día tras día que ésta es la era de la comunicación, y que, por saturación, a menudo se produce la paradoja de la incomunicación. No sabemos del otro, porque, cuando nos habla, no le escuchamos lo suficiente. Al otro le pasa igual. También es cierto que vendemos tanta superficialidad que dejamos a un lado lo verdaderamente importante. Puede que contemos qué somos, pero no quiénes somos. No queremos perder el tiempo, nos indicamos, o bien preferimos optimizarlo de maneras que nos hacen, en realidad, no aprovecharlo como deberíamos.

El atender al otro, al vecino, al conocido, al que pasa diariamente por nuestro entorno, es básico para que sepamos lo que piensa, lo que le preocupa, lo que nos podría identificar con él, o a él con nosotros. Sin esa cercanía es difícil que conectemos con él, o con ella. Son las prisas, son esas premuras, según nos decimos, las que hacen que no demos con las claves del acontecer cotidiano. Es una media verdad. Así nos va.

Sacamos partido urgente a lo que nos parece rentable e importante en el deambular diario. Otra vez las prisas por llegar. Lo que ocurre, por desgracia, es que hemos cambiado los patrones culturales y educativos, y nos parece relevante lo que sin duda no lo es tanto. Por eso surgen tantas melancolías y frustraciones en nuestras existencias, porque, como dice el protagonista de “El Protegido”, no hacemos lo que querríamos.

Un primer paso es, por ende, qué sepamos lo que queremos hacer. Para tal aprendizaje hemos de empezar por nosotros mismos. Conviene que escuchemos a nuestras conciencias y corazones, y que no queden los sentimientos postergados o escondidos por las dichosas prisas o por éxitos que no nos satisfacen tanto como pensamos, o decimos…

En el mundo de la comunicación, de la saturación, del aprendizaje perpetuo, igualmente de la incomunicación, de las posibilidades de información, el silencio para escuchar a los otros puede ser una base para recuperar una posición más pre-activa en el proceso de intercambio de ideas, de datos y de experiencias. Probemos hoy mismo, que es cuestión de hábitos, de desarrollarlos, claro. Aprender de otras experiencias es la base para rentabilizar el tiempo también, pues, así, podemos sacar partido a los éxitos y a los fracasos de los demás. Recordemos que, de esta guisa, se construyen las sociedades. Seamos valientes, justos, y hasta lógicos, y veamos que el sentido está en que nos escuchemos todos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Apariencias y dichas

Dame esa pasión que nos ha de endulzar la vida con otras apariencias colmadas de dichas.

Nos complaceremos

Pensemos en lo que nos podemos aportar contando lo que somos, lo que nos gustaría ser. Nos complaceremos.

Pensamientos fluctuantes

Juzgamos con unos planteamientos que nos han de procurar un disfrute de pensamientos fluctuantes.

Por el mejor ambiente

Me pides entender lo que sucede con una voluntad que nos ha de conducir por el mejor ambiente.

En sí lo es

Devoramos el tiempo como si fuera infinito. No lo es para nosotros. Lo es en sí.

No será de ese modo

Te diré ese sí que sonará a asentimiento, pero creo que no será de ese modo.

Nos comprendemos

Podemos cambiar algunos cromos, pero no sé si es una buena opción. Nos comprendemos.

Crecimiento periódico

Creemos en el silencio. Hemos servido de testigos para una realidad que ha de volver con un crecimiento periódico.

Peticiones de otros instantes

Me cuentas dónde debo acercarme ahora que no soy capaz de dar con las peticiones de otros instantes.

Disponer otras caricias

Buscamos la noria con la que poder movernos. Iremos a disponer otras caricias.

Nutriente apariencia

Respondes con espacios mínimos que nos hacen vivir el esfuerzo con una nutriente apariencia.

La opción

Te creo. Hemos insistido en vivir con una vuelta de tuerca al amor. No sé si es una buena opción.

Yace el amor

Bajo hacia ese lado en el que nos mostramos aprendizajes con querencias nuevas. Iremos a ver lo que no ocurre. El amor yace.

Algunos aportes

Apuesto por volver a verte. Hemos señalado algunos aportes de amores profundos.

lunes, 24 de agosto de 2009

Comunicación equidistante

Intentemos estar cerca de los otros, incluso de los que menos comprendemos. Todo en su justa medida, en la medida del ser humano, con la referencia de tener en cuenta el bien del conjunto, de la comunidad donde nos hallemos. Decían los griegos que en el término medio está la virtud. Siempre lo he creído. Lo bueno de esta ubicación es que es la posición más equidistante para poder entender actitudes que no tienen por qué comulgar con lo que nosotros pensamos. Pensemos que los extremos andan muy lejos los unos de los otros, y, además, cuando se tocan, es en sus más beligerantes aspectos, lo que condiciona definitivamente los resultados.

Creo, por ello, por lo que digo, en la tarea de tender puentes entre opiniones y situaciones diversas. Esas mismas comunicaciones o conexiones, pese a su verticalidad y horizontalidad, sustentan encuentros que, de otro modo, no se darían. Hemos de poder escuchar a los demás, lo que sienten, lo que padecen, cómo son, pensando, buscando, intentando hacer ese esfuerzo por llegar al que está al lado, que también tiene sus razones, como nosotros. De buenos acuerdos están hechos los períodos de paz, de equilibrio, de consenso, y, asimismo, de justicia.

La comunicación para llegar a esta coyuntura, que hemos de hacer estructural, es fundamental. Sin ella no arribamos a situaciones estables. Hemos de salir del conformismo, de la apatía, del dejar hacer sin intervenir… Podemos acercarnos a otras realidades, pero para eso hemos de educarnos en tomar en consideración a los demás, al tiempo que hemos de empeñarnos en trabajar por los otros, por lo que tienen, por lo que han de tener. El deseo de corresponder en lo espiritual nos ha de mover cada día.

Abrir las manos, estrecharlas, considerar al que viene con sus experiencias e ideas, es el sustento necesario para andar un camino de pensamientos floridos, llenos de nutrientes. La divisa ha de ser la esperanza, conformada con otros ingredientes. No defendemos milagros, sino el milagro cotidiano de andar en y por el mismo camino, aunque no siempre nos podamos entender enteramente. Lo interesante es comunicarnos, sentir que no estamos solos, atender las peticiones y demandas de los convecinos… Lo relevante es vernos como parte solidaria de una carrera donde hemos de quitar los obstáculos.

La faena de tender puentes es siempre a largo plazo. No pensemos en corto. Podemos acercarnos, y estoy convencido de ello, a más compromisos desde el ideal pacífico y sosegado de englobar todas las sensibilidades, que nos aportarán elementos sustanciales, granos de arena necesarios en el poso del devenir diario. Es un esfuerzo que no se ve cotidianamente y, por consiguiente, nos puede agobiar el ver que nos cansamos sin cosechar a corto o medio plazo, pero así es la vida. Recuerdo a mi abuelo cuando me decía que la palmera que disfrutábamos la habían plantado dos o tres generaciones anteriores sabiendo, entonces como ahora, que ellos y ellas no cosecharían tal empeño y quehacer. También es cierto, y no olvidemos, que saboreamos las tareas de otros que nos llegan con el paso del tiempo. Tomar esta perspectiva es síntoma de inteligencia emocional y experimental.

Finalmente, no olvidemos que tender puentes es un regalo que hacemos a los demás, y, en paralelo, a nosotros mismos. En el largo plazo también somos más felices. Probemos. Cuando estamos en conexión nos sabemos parte de un proyecto donde todos recibimos el bien intangible de la amistad, del amor, de la consideración, de las buenas acciones de los demás, y eso es un regalo impagable. Confiemos en los agradables resultados de las obras bien intencionadas.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Pasiones en el vacío

Repartimos. Hemos sentido que las frustraciones vengan en forma de pasiones numeradas en el vacío.

Con mucho amor

Volvemos para sentar las bases de otro sistema que hemos de conjugar con mucho amor.

Emociones sinceras

Nos sentamos a compartir esfuerzos con el empeño de tocar ese amor que nos fecundó de emociones sinceras.

Sensibilidad entusiasmada

Hemos acudido a la voluntad menos sentida, a la sensibilidad más entusiasmada.

Nos pedimos menos

No parecemos. Hemos servido de testigos para adentrarnos en la plaza más querida. Nos pedimos menos.

Por él

Rastreamos las intenciones que nos han de llevar por esos momentos de entendimientos creíbles. Iremos como locos de amor. Por él.

Donde todo será

Verificamos el recorrido del deseo con una entidad que nos ha de colocar donde todo es, o será.

Otra edad

Sigo hacia ti. Nos hemos enamorado de una versión que nos ha de conducir por vericuetos un poco más extraños. Nos asomamos a otra edad.

Las bases de otra claridad

Añadimos un poco más deseo a una voz que nos propone sentar las bases de otra claridad.

Las salidas que fueron

Me voy a adentrar en tus carencias, y te diré todo cuanto pienso ahora que no soy capaz de dar con las salidas que antes fueron.

En la otra medida

Tratamos de pedir un poco más cuando los intereses son los que son. Hemos acertado en la otra medida.

En la otra cara

Resolvemos algunos aspectos con unas intenciones un poco fluctuantes. No somos en la otra cara que tiene todo tipo de monedas.

domingo, 23 de agosto de 2009

Buenos oficios comunicativos

Lo primero es antes, según nos decimos. Hemos de saber elegir para construir lo más grato, complaciente y edificante. Busquemos en la base, en lo bonito, en los hechos que han de sostener lo que anhelamos. Nos debemos ayudar. Necesitamos un contexto para comunicar quiénes somos. Ha pasado el tiempo, y hay muchas cosas, demasiados elementos, que no hemos pintado, o que no hemos sabido. Nos decimos que nos ha faltado tiempo, pero, en realidad, hemos carecido del suficiente valor. Las medidas no nos han salido. Hemos de abrazar el pasado, en unión con el presente y con el posible futuro.

Las pasiones nos han sobrepasado. Las tuvimos, sí, pero no las cultivamos en la modalidad debida. Hemos de ubicar ahora, ya, más colores en las relaciones que antes fueron puras labores de artesanía. Nos necesitamos, pero no siempre lo vemos con la adecuada claridad. Nos hemos montado una diversión con panorámicas renovadas. Nos diremos entre efusivos mensajes.

Apostemos por el respeto, por el conocimiento, por el agradecimiento, por los capítulos agudos, con perspicacia y perspectiva. Podemos superar, por supuesto, las grietas que nos rompen las alegrías cortas. Pongamos alas para llegar más lejos. Apuntemos. Seguro que daremos con las posibilidades que hace tiempo que no hemos visto. Sabemos que están. La administración ha de ser la base para compartir. Los demás serán el espejo brillante donde nos hemos de entregar sin descanso.

Hemos de ir construyendo un escenario que nos proponga salir de posiciones incultas. El quehacer ha de ser el de convivir, dando salida a los afanes que llevamos en el interior. Nos daremos la bienvenida en todo momento sin esperar etapas determinadas. Nosotros pondremos el ritmo. Somos capaces, y también es nuestra obligación. Nos hemos de distinguir sin distribuir a ciegas. Pensemos lo que hacemos y hacia dónde nos dirigimos. Nos hemos de dar a conocer con menciones específicas. Nos concretaremos.

Los gustos han de ser preferentes para conducirnos por lugares distintos. Debemos referir el qué, el cómo, el cuándo, el porqué, y, entre los quiénes, hemos de estar nosotros. Cantemos para dar más brillo y prestancia, y todo irá mejor. Nos hemos de integrar en una comunión especial que haremos importante. No hagamos deducciones, pues no hemos de arriesgarnos a quedarnos solos.

Pongamos las claves para comprender los aspectos que no siempre miramos cuando nos convencemos de las apariencias con las dichas extraordinarias. Nos hemos de encontrar con evoluciones no desgastadas. Acordemos los conciertos musicales que nos sirvieron, en otra era, para patrocinar los mejores momentos, que han de volver. No ayunemos, y tratemos de hacer hoy lo que otros quieren que dejemos para mañana. Nos hemos de promover con comienzos eternos, cíclicos, sin restricciones. Vamos por esa afirmación que nos dará potencia en el día a día. Cambiemos las formas. El proyecto de humanidad saldrá adelante. Todos debemos colaborar para que las intenciones se sustancien en algo más. El punto de referencia ha de ser la alegría, aderezada de las mejores intenciones. Utilicemos los mejores oficios comunicativos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

Intenciones sin crecer

Pesa el amor, aunque no lo veamos. Nos hemos comunicado con esas intenciones que hemos dejado sin crecer.

Posicionados en el amor

Nos adecuamos a otras realidades. Nos venimos con aprovechamientos sin descuidos. Nos iremos con unas intenciones un poco más realistas. Nos debemos posicionar en el amor.

Para no ver

Nos adecuamos a otras realidades. Nos venimos con aprovechamientos sin descuidos. Nos iremos para no ver.

Raíces extrañas

Te devuelvo lo que es mío. Nos hemos sorprendido en la espera. Nos confrontamos a raíces un poco más extrañas. Te diré, siempre te diré.

Regreso a lo ideal

Te espero aunque no sé dónde nos veremos. Hace tiempo que vivo el sueño de un regreso a lo ideal.

Nos damos demasiado

Estudiamos lo que portamos en los corazones, y nos mostramos caminos que hemos de tomar con ayudas variadas. Nos damos demasiado.

Hemos de descansar

Somos comunes. No hace falta que busquemos singularidades en las que no creemos. El tiempo pasa, y hemos de descansar.

Nos inspiramos

No me quedaré atrás. Las impresiones de siempre nos dirán qué podemos hacer. Nos declaramos hacendosos. Nos inspiramos.

No habrá diferencias

Modifico mi ser con una nueva vestimenta. Nos hemos enamorado de los grandes vuelos. No habrá diferencias.

Debemos regresar

Defendemos las comunidades de espíritus e ideas que generamos cuando no veíamos más que el conjunto. Debemos regresar.

Te hallaré

No te olvidaré. Hemos sentido que las cosas se pueden moderar. No será fácil, pero, como te admiro, te hallaré.

No lo eres

Te contaré cómo van las cosas ahora que las ocasiones vienen con entereza. Te muestras ignorante, y no lo eres.

Hacia dónde podemos ir

Respondo a mis anhelos con más intenciones de las que puedo recordar. Te diré hacia dónde podemos ir.

Una experiencia única

Vivimos la experiencia única de aprovechar quiénes somos de verdad. Debemos aprender de otro modo.

Deseos abiertos

Volveré a no decir nada. He consultado todo cuanto soy. Me impresionas. Hemos abierto algunos deseos.

Buenas intenciones

Recuerdo quién fui, y te hallo a ti a mi vera. He aprendido de tus intenciones, siempre buenas.

sábado, 22 de agosto de 2009

Nos volvemos a enamorar

Nos iniciamos en nuevas etapas que han de confluir en caminos de destacada factura. Nos volveremos a enamorar.

Quizá creamos

Generamos más velocidad cuanto no tenemos ninguna prisa. Iremos a comprender lo que nos quieren contar. Quizá creamos.

Más desconocidos

Suspendemos algunas caricias que nos podrían dar coincidencias de facturas enormes. Nos pensamos con explicaciones superiores que nos hacen más desconocidos.

No regresamos

Sistematizamos ciclos que nos regalan culturas de pensamientos fluctuantes. No regresamos.

Consultar algunas cosas

Giramos hacia ese lado que nos hace testigos de pensamientos medio floridos. Iremos a consultar algunas cosas.

No terminamos

Compensamos con unos deseos que nos dejan hambrientos. Nos vamos directos a otra vida. No terminamos.

Intenciones derrotadas

Nos combinamos para ser felices. Hemos podido con imágenes incréibles que antes nos rodearon de intenciones, sólo de ellas, algunas derrotadas.

Amores desconocidos

Asistimos con las invenciones de amores que antes fueron desconocidos y que seguirán siéndolo.

Vidas en una

Divisamos la diversión y el peligro ante la falta de un cariño que puede caracterizar esas vidas que queremos que sean una.

Amistades profundas

Apuesto por una nueva vida que nos ha de permitir ver las cuestiones que nos llegan con amistades profundas.

Sin reducciones posibles

Tenemos el valor de seguir por un costado que nos perfora las ideas de amarnos y de defendernos sin reducciones posibles.

Ya responderás

Te busco en esa dieta que el universo nos repone cuando las cosas vienen de cara. Te pregunto. Ya responderás.

Causas medio nuevas

Precisamos vivir en otra situación: queremos el amor suficiente para adecuarnos a causas medio nuevas.

Afán de superación

Me tomo un poco de descanso para responder a las cautelas que otros nos traen. No somos sin el afán de superación.

En ti

Respondo a tus inquietudes con unas intenciones medio nuevas. Te diré todo lo que pienso. La vida es en ti.

viernes, 21 de agosto de 2009

El estío y la voluntad de comunicarnos

El estío tiene un gracejo especial: es como un don, que se hace presente en una mayor conexión humana. Los días de verano ayudan a comunicarnos más y mejor. El calor, la luz, la impronta de toda la naturaleza seguro que ayudan a que no nos repleguemos sobre nosotros mismos y a que nos contemos nuestras cosas. Siempre lo he pensado. El verano es una etapa de más comunión, de más comunicación, de más convencimientos gracias a que la climatología, entre otras cosas, nos ayuda con su benevolencia, pues es mejor, nos ofrece sugerentes temperaturas y el tiempo parece transcurrir de otro modo, como más plácidamente, como sin prisa, con sosiego, claro.

Salir a la calle a primera hora de la mañana, o de la tarde, cuando el sol es menos implacable y se agradece el fresco que nos llega, aunque sea livianamente, es un placer. Lo es también, si nos gusta el ambiente más tórrido, enfrentarnos al mediodía con su actitud dura de calor, que nos seduce en ocasiones y que hemos de respetar para evitar sustos. Es el verano, con todo por hacer, con muchas valoraciones de lo que fueron los meses pasados, o de cálculos estimados respecto de lo que está por venir.

Abandonamos, en esta época estival, muros y barreras para conocer más gentes, y más a la gente que nos rodea. Hay tiempo para conversar de todo y de nada, que es como más se aprende, aunque parezca mentira. Nos rodeamos de buenas vibraciones, pues ya no vamos tan deprisa. La versión que nos otorgamos nos regala más jovialidad, mejores anhelos, toda una gran oportunidad.

Hay más tiempo para contemplarnos de manera presencial. El teléfono parece que languidece, como si durmiera. No tenemos prisa para que despierte. Ya se hará valer en las otras etapas del año. Lo hace. Ahora, estos meses son nuestros, más nuestros que ningún otro, pues nos contemplamos como somos, o eso pensamos. Nos miramos, nos reímos, nos emocionamos, nos gustamos…

Es el verano, que llega con sus calores, pero también con sus puntos y aparte respecto a locuras cotidianas de insanas incomunicaciones. En estas semanas sí tenemos tiempo para contarnos nuestras cosas, aunque no sean importantes (no tienen por qué serlo). Nos buscamos con prestaciones periódicas de unos empujes que nos han de salvar de experiencias apremiantes, que ahora no surten efecto, gracias, nos decimos, al ritmo que nos imprime el estío, que es así, como a nosotros nos gusta.

La gran pregunta, y eso no nos tiene que llenar de intranquilidad, es por qué asociamos verano a temperaturas altas. Podríamos hacer que lo fuera todo el año, al menos en las posturas y actitudes vitales que mantenemos. Es cuestión de probar. Seguro que nos sorprendemos. Las presencias comunicativas veraniegas se pueden extender mucho más. No colocar barreras es una primera medida para cosechar óptimos resultados. La voluntad de comunicarnos que surge con el calor ha de mantenerse con la suficiente temperatura para que el proceso se siga dando en condiciones durante todo el año. Claro que sí.


Juan TOMÁS FRUTOS.

Experiencias dichosas

Me engancho a ti por esa mirada que tanto me aporta en los tiempos nuevos. Nos hemos señalado muchas cosas. Consumaremos experiencias dichosas. Sabes que será así.

Nuestro deber es amarnos

Reponemos fuerzas ahora que tenemos un momento para el descanso. Nos conformamos. Nuestro deber es amarnos.

Actitud de cariño

Reiteramos espacios y sensaciones con un poco de buen humor, que lo tenemos. Nos mostramos con una sabia actitud de cariño.

De otro modo mejor

Aseguramos algunos espacios que nos hacen sentir que las cosas son de otro modo mejor.

Desde sensaciones nuevas

Iremos a ver todo lo que sucede por un campo abonado desde sensaciones nuevas.

Muy mucho

Bajamos con unas intenciones que nos agasajan con el destino más querido. Nos pensamos muy mucho.

Sólo imaginadas

Nos queda mucho que decir. Iremos a contarnos algunas caricias que sólo imaginamos.

Más tesón

Calculo lo que ha de ser. Nos hemos enamorado de la sabiduría que nos regala más tesón.

Otro sentido

Señalamos los caminos con unas rondas que nos permiten seguir como si todo tuviera otro sentido.

Más carácter

Damos vueltas, y nos mareamos un poco mientras sentimos las garras de un destino que nos imprime más carácter.

Con sus oportunos cambios

Te expones con una intención que promueve algunas lagunas con sus oportunos cambios.

Puede que sea la misma

Insistimos en estar bien, y lo estamos, o eso parece. Nos enganchamos a otra vida, que puede que sea la misma.

Que todo vaya como debe

Subo a las emociones más ingratas con unas reglas que harán que todo vaya como debe.

Será así

Rescatas mi corazón con mucho amor. Ya te lo devolveré. Sabes que será así.

jueves, 20 de agosto de 2009

Sensaciones nuevas

Rastreo por ese amor que nos dejó en soledad. Pedimos sensaciones nuevas.

Almas heladas

Nos enfrascamos en las naturalezas que nos pueden abrigar las almas, ya heladas.

Con naturalidad

Señalamos el camino que nos ha de portar con libertad. Iremos más allá de lo que vemos. La naturalidad nos ha de caracterizar.

Te pretendo

Te recuerdo que debes estar a tiempo, con adelantos claros, y te digo, y te sueño, y te pretendo.

Todo lo que podrá ser

Sabes todo lo que te digo, todo lo que te amo, todo lo que te cuento, y te cuento todo lo que eres, todo lo que podrá ser.

Intensidad de otra motivación

Pienso en la intensidad de otra motivación más querida. Hemos aglutinado muchos esfuerzos.

El rostro y los ojos en los procesos de comunicación

Los flujos comunicativos tienen muchos elementos de interés y de incidencia, como ya hemos contado en otras ocasiones, pero insistamos en que la dimensión de cada día, la que captamos, y la que llevamos en el interior, se percibe a través de los ojos. La mirada, siempre lo he dicho, es lo que más comunica en un ser humano. En los ojos de quien nos cuenta algo, o de quien calla, encontramos mucha información: advertimos su forma de ser, si cree en lo que dice, si está cansado, si es leal, si siente lo que expresa, etc.

Suelo bromear un poco con mis alumnos cuando les recuerdo ese estribillo de una canción popular que decía algo así: “cabeza loca, cabeza loca, que lo que me dicen tus ojos, me lo desmiente tu boca”. Efectivamente, los ojos, la mirada, nos indican mucho de y sobre una persona. Por eso, cuando oralmente señalamos algo en lo que no tenemos mucha confianza se nos nota en los ojos, que no tienen la suficiente expresividad, o que tratan de esconderse, o que brindan la mirada perdida…

Cuando estudiamos la “kinesia”, el llamado lenguaje gestual, siempre hacemos hincapié en el rostro, en lo que éste puede expresar, y, en ese marco, esto es, en la faz de cada cual, lo que descuella son los ojos, que sacan a la luz (nunca mejor dicho) lo que llevamos dentro. Si uno es tímido, o antipático, o alegre, se le nota, a menudo, casi siempre, en los ojos, en lo que éstos son capaces de transmitir.

Por eso en esta etapa nuestra de tantas premuras, de tantas llamadas de teléfono, o de comunicaciones por Internet, hemos renunciado, en exceso, a lo que supone el mirarnos cara a cara y que alguien nos cuente sus impresiones o nos venda algo, o nos consulte sus dudas, lo que fuere… Esta cercanía, también a través de los ojos, es fundamental para el tipo de relaciones que antes se daban y que ahora conviene recuperar, o, cuando menos, refrescar. La intensidad de los ojos no es superada por la voz (puede que en contadas ocasiones sí lo haga, pero en contadas), y, por ende, hemos de demandar su contemplación cada vez que se pueda.

Defendamos la visualización cara a cara, que es la primera, dice la canción, y así podremos decirnos cuáles son nuestros sentimientos e idearios. Seguro que nos demostraremos más cosas de lo que en principio podamos pensar. En la vida tenemos muchos hábitos, unos mejores y otros peores. El de la comunicación presencial, aunque sea para contarnos cosas triviales, es fundamental para recuperar algunas esencias que nos insuflan paz y sosiego en un mundo demasiado golpeado por la prisa para resolver coyunturas que, en demasiadas ocasiones, quedan para mañana. Miremos por favor. Hallaremos más de lo que se advierte con los típicos tópicos. No olvidemos que saber de los demás es conocernos también a nosotros mismos.

Juan Tomás Frutos.

Algunos aspectos nobles

Te ilusionas con lo que pasa, que nos envuelve con su manto de amor. Hemos secuenciado algunos aspectos nobles.

Implicados, sentidos

Nos implicamos. Hemos sentido que las cosas se vayan tan lejos, tan intencionadamente.

Te necesito mucho

Registro en mi interior, y hallo lo mejor de ti. Te doy las gracias, pues te necesito mucho.

Otra vez enamorados

Te convences a ti misma de todo lo que puedes hacer, que es mucho. Nos hemos enamorado otra vez.

Esfuerzo supremo

Recordamos lo que fuimos. Nos reímos con lo que aparece como fruto de un esfuerzo supremo.

Con un poco de entusiasmo

He de expresarte con toda la cautela del mundo mi amor, que es devoción con un poco de entusiasmo.

Como eres

Miramos hacia ese elemento que nos podrá sacar de algunas dudas. Te quiero como eres.

Nos convencemos

Te entrego todo lo que soy, ahora que soy con la verdad por delante. Nos convencemos.

Puro poder glorioso

Te especifico todo lo que debe ser una apariencia con resortes de puro poder glorioso.

Nos congratulamos

Partimos de entendimientos que hemos de fomentar una y otra vez. Nos congratulamos.

Varios anhelos

Me impaciento con esos logros que me ponen en un pedestal nuevo. Hemos contemplado varios anhelos.